salud dental niños

5 alimentos nocivos para los dientes

  • alimentos-nocivos-dientes

Como hemos dicho en otras ocasiones, la dieta es un aspecto fundamental en la salud bucodental de niños y adultos y es importante supervisarla para evitar consumir alimentos que dañan los dientes. Tan solo con tener una información fiable y contrastada sobre los alimentos que debemos evitar, ya sería un paso importante para prevenir afecciones bucodentales tan extendidas como la caries o enfermedades de las encías como la gingivitis.

 

Una dieta rica en fruta, verduras y pescado siempre es más recomendada que una rica en carnes y sin productos vegetales, pero no solo para la salud de los dientes, sino para la salud en general. Sin embargo, sí que hay que tener en cuenta algunos alimentos malos para los dientes y que es preciso eliminar cuanto antes de nuestra dieta.

 

Todo lo que comemos incide en nuestra salud y nuestra evolución física y mental. En el caso de la salud bucodental es uno de los primeros puntos del organismo donde se presentan evidencias de una dieta desequilibrada o una falta de nutrición con la caída de dientes o la aparición de enfermedades importantes. Vamos a ver algunos alimentos que todo el mundo debería alejar de su dieta o, al menos, consumirlos en dosis pequeñas.

 

5 alimentos nocivos para los dientes

 

Los alimentos con azúcares refinados sin duda son los más perjudiciales para la salud bucodental. La mayoría de estos productos pertenecen a la bollería industrial y son los causantes de muchas caries y otro tipo de enfermedades. Este tipo de alimento se puede eliminar fácilmente de nuestra dieta porque, la mayoría de las personas, lo identifican como nocivo para la salud.

 

Sin embargo, el 80% del azúcar que tomamos a diario permanece invisible ante nuestros ojos y no nos damos cuenta de que lo estamos consumiendo. Por ejemplo en ciertas bebidas como zumos y refrescos, en el café y otros alimentos que tienen mucho azúcar y no somos consciente de ellos.

 

Otro elemento muy presente en multitud de alimentos son las grasas saturadas que también son especialmente nocivas para la salud bucodental y para la salud general. Hay muchos alimentos que contienen este tipo de grasas y tampoco somos conscientes de ellos. De hecho, mucha gente las consume de manera habitual y no es consciente del daño que puede causar a su salud. Otros alimentos que, en principio, pueden ser saludables y los incluimos en nuestra dieta, pueden llegar a ser perjudiciales si se abusa de ellos como pueden ser los cítricos o los carbohidratos.

 

Estos son los 5 alimentos nocivos para los dientes y que es recomendable eliminar de la dieta o limitar su consumo lo máximo posible. En caso de consumirlos es importante intensificar la higiene bucodental para eliminar sus restos de encías y dientes.

 

Bollería industrial

 

Quizá sean los alimentos más peligrosos para los dientes debido a sus azúcares refinados. Bollos, pasteles y helados son los más consumidos junto a los caramelos y golosinas. Al contener grandes cantidades de azúcar producen con más facilidad caries e inflamación de las encías. Además, a nivel nutritivo tampoco aportan demasiado a nuestro organismo. En caso de consumirlos es muy importante cepillarse los dientes con rapidez y eliminar cualquier resto que se quede entre los dientes.

 

Bebidas carbonatadas

 

Los refrescos con burbujas y las bebidas energéticas también tienen muchos azúcares refinados y son perjudiciales para nuestra boca. A esto hay que sumarle el ácido fosfórico que contienen, una sustancia que ataca con virulencia el esmalte de los dientes y los convierte en más vulnerables. En el caso de las bebidas isotónicas es importante tomarlas solo cuando se haga deporte y no como bebida habitual en nuestro día a día porque pueden afectar a nuestra salud bucodental.

 

Carbohidratos refinados con almidón

 

Los carbohidratos son necesarios para el organismo porque aportan la energía que necesitamos. Sin embargo, alimentos como las patatas fritas industriales, pastas, panes, galletas o cereales fabricados con harina blanca refinada son carbohidratos que se pueden descomponer en azúcar y provocan la proliferación de bacterias y, por tanto, la aparición de caries en los dientes.

 

Grasas saturadas

 

El llamado “colesterol malo” se forma con este tipo de grasas nada recomendables para nuestro organismo. En cuanto a la salud bucodental, las grasas saturadas pueden inflamar las encías y provocar enfermedades periodontales. Es recomendable evitar este tipo de grasas y consumir grasas insaturadas que se encuentran en el aceite de oliva y determinados tipos de pescados.

 

Zumos y frutas ácidas

 

Hay determinadas frutas que pueden ser perjudiciales para los dientes a pesar de ser alimentos muy beneficiosos para el organismo, sobre todo si se comen en gajos. Estamos hablando de las naranjas, limones, pomelos, limas, etc. El problema de estas frutas es que tienen un pH muy ácido que pueden incidir en el esmalte de los dientes acelerando su destrucción y provocando una hipersensibilidad dentaria. Un consejo muy sencillo es consumir los zumos con pajita para evitar el contacto del líquido directamente con los dientes. También es importante esperar un poco de tiempo antes de cepillarse los dientes después de su consumo para que no se dañen los dientes.

 

Aparte de estos alimentos nocivos para los dientes hay otros hábitos que también influyen negativamente en nuestra salud bucal como el tabaco, por ejemplo. Todos sabemos que las sustancias químicas que contienen los cigarrillos afectan negativamente al esmalte de los dientes y a la salud bucodental, por tanto, lo más recomendable es eliminarlo o al menos reducir en todo lo posible su consumo.

 

Otro hábito negativo para la salud es el alcohol. La ingesta de grandes cantidades de alcohol es muy perjudicial para el organismo y también para la boca. Su efecto puede provocar enfermedades periodontales además de tener más probabilidades de padecer cáncer de lengua y boca. El vino en pequeñas cantidades sí puede ser beneficioso, aunque también puede afectar a la tinción de los dientes.
Como vemos, la dieta es muy importante y lo más recomendable es que sea controlada por un profesional para evitar cualquier tipo de afección bucodental. En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de profesionales que le asesorarán sobre la mejor dieta y los alimentos buenos para los dientes. Pida cita y resuelva todas sus dudas.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

La caries infantil

La succión digital, la succión prolongada del chupete, la respiración oral o la deglución infantil son algunas de los problemas bucodentales que presentan los niños a edades muy tempranas, pero sin duda la caries infantil es una de las afecciones que se suelen dar con más frecuencia. No olvidemos que la caries es la enfermedad que más prevalece en la población mundial tanto en niños como adultos.

Según recientes estudios, en los países desarrollados, la caries es la enfermedad crónica más frecuente, por delante del asma y la diabetes. El 31,15% de niños entre 5 y 6 años tienen caries y en los niños de 3 años, el 20% padece esta enfermedad. La mala noticia es que muchos niños afectados por caries no reciben el tratamiento adecuado. Las familias con menos ingresos y una educación en salud bucal deficiente son los que más casos presentan. 

Las visitas frecuentes a la clínica dental son muy importantes para detectar a tiempo la caries infantil y tratar de neutralizarla cuanto antes. Además, el odontopediatra puede ofrecer algunas recomendaciones a los padres sobre la dieta que puede seguir el niño y la mejor manera de cepillarse los dientes para evitar que vuelva a aparecer la caries.

Causas de la caries infantil

Las bacterias son las encargadas de fermentar los carbohidratos de los alimentos y el ácido resultante provoca una destrucción progresiva de la estructura del diente y sobre todo del esmalte. Normalmente la combinación de una dieta alta en azúcares junto a una higiene bucodental deficiente son las culpables de que aparezcan las caries. De ahí que en los niños sea tan importante comenzar el cepillado de dientes desde la erupción de la primera pieza dental.

¿Por qué se desarrollan las caries?

La principal razón de la formación de una caries es la presencia de azúcares en la boca por espacios de tiempo largos. Esto se suele dar con frecuencia en los niños que toman excesivos productos alimenticios con un alto contenido en azúcar. Si a esto le sumamos una higiene bucal deficiente, como no cepillarse los dientes con el dentífrico correcto, o que tenga la cantidad de flúor adecuada, la caries tendrá las puertas abiertas para su aparición.

Muchos padres creen que el hecho de que aparezcan caries en los dientes de leche no tiene importancia ya que serán sustituidos por la dentición definitiva. Sin embargo, esta conclusión es errónea, ya que las caries en los primeros dientes avanzan mucho más rápido y provocan importantes trastornos como la destrucción de la estructura dental, problemas en la masticación y la generación de focos infecciosos de carácter moderado o severo. Además, el niño sufrirá dolores y alteraciones en su día a día, por tanto, es mucho más recomendable hacer hincapié en la prevención y en la higiene dental de calidad para evitar la aparición de la caries infantil.

Los dientes de leche comienzan su caída a los seis años y las caries que afectan a los niños por debajo de esa edad se denominan caries de la primera infancia. En el caso de las caries que afectan a menores de tres años hay que tratar cada caso con especial atención, ya que suelen ser casos de gravedad. Aquí la caries se denomina de primera infancia severa.

Las primeras muelas comienzan a ser sustituidas por las definitivas a partir de los diez años. Su función no es solo la masticación de alimentos, sino también conseguir un buen desarrollo de los maxilares y mantener los espacios necesarios para las piezas emergentes. Por supuesto también es muy importante la estética dental que proporcionan los nuevos dientes y un desarrollo del lenguaje adecuado.

¿Qué se puede hacer para prevenir la caries?

Las principales acciones para prevenir la caries tienen que ver con la eliminación o control de los principales factores de riesgo descritos anteriormente, como la mala higiene bucodental o el consumo excesivo de azúcares. Los padres son los principales responsables de que el niño tenga una dieta equilibrada y retrase al máximo la edad en la introducción del azúcar en su dieta (lo normal es hasta los dos años). Los productos que más azúcares contienen son los cereales, las galletas y la bollería industrial. El consumo de fruta está más recomendado que el de zumos, que también contienen mucho azúcar. Si se controla el consumo de estos alimentos, se evita en gran medida la aparición de la caries.

En cuanto a la higiene bucal, cuanto más tarde comience el niño a cepillarse los dientes, se desarrolla un mayor riesgo de formación de la placa bacteriana. A la salida del primer diente de leche, el niño ya debería empezar con el cepillado utilizando un cepillo especial y una pasta dentífrica adecuada dos veces al día. La cantidad de dentífrico varía dependiendo de la edad. En los menores de tres años será como un grano de arroz y en los mayores de esa edad será del tamaño de un guisante. 

La utilización de pastas dentífricas supervisadas por el odontopediatra han demostrado ser un protector eficaz contra las bacterias, reduciendo el riesgo de caries o aminorando su gravedad. De ahí que el profesional siempre será el encargado de recomendar la pasta y la cantidad que mejor se adecúa a las necesidades del niño.

La primera visita al odontopediatra debe efectuarse antes del primer año de vida del niño. Será la primera toma de contacto para examinar la boca del bebé y detectar posibles casos de caries para tratarlos lo antes posible.

Tratamientos para combatir la caries infantil

 

Aunque lo recomendable es detectar la caries infantil antes de que se desarrolle, en la práctica, lo normal es que los padres lleven al niño a la clínica cuando tiene dolor, lo que significa que probablemente presente una o varias caries. A menor edad del niño más complicado es el tratamiento a seguir, que puede llegar incluso a necesitar anestesia general para tratar el caso.

Para no llegar a este extremo, recomendamos extremar la prevención, acudir a las citas que marca el odontopediatra para un diagnóstico precoz de las posibles caries y seguir los consejos del pediatra. Si todos los padres siguieran estos pasos se evitarían problemas importantes derivados de las caries en niños muy pequeños. 

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales en odontopediatría para resolver cualquier duda y detectar a tiempo los posibles casos de caries en niños. Pida cita con nosotros.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Qué es la pulpectomía?

Tanto la pulpotomía como la pulpectomía son procedimientos odontológicos que se realizan en niños con dientes temporales. En el caso de la pulpectomía consiste en eliminar en su totalidad la pulpa dental del diente debido a su mal estado por infección u otros factores. No hay que confundirlo con la pulpotomía que es la eliminación parcial de pulpa afectada, conservando el resto.

El especialista decide llevar a cabo la pulpectomía cuando ha habido una caries tan grande que ha llegado hasta el nervio del diente (pulpa) y se encuentra en muy mal estado. Como cuando se valora un caso de periodoncia, el profesional debe examinar si hay posibilidades de conservar el diente natural mediante un estudio previo de la dentadura del paciente mediante exploración y radiografías, de esta manera podrá conocer el alcance de la zona afectada y decidir el tratamiento que mejor se adecúa a sus necesidades.

La pulpectomía se utiliza cuando el daño de la pulpa es ya irreversible y es necesaria la limpieza de los conductos radiculares del diente para evitar su extracción. El procedimiento es el mismo tanto para piezas permanentes como temporales. En primer lugar se limpia bien la caries del diente, después se elimina por completo todo el tejido pulpar que hay dentro del conducto y finalmente se lleva a cabo un sellado para evitar la proliferación de bacterias. En el caso de los dientes permanentes se utiliza un material diferente para proteger la pieza y no irritar los tejidos cercanos al diente.

La pulpectomía en dientes específicos

En los dientes temporales se utilizan materiales que se puedan reabsorber y que no irritan los tejidos adyacentes al diente. Además, y lo más importante, es que la intervención no debe interrumpir la salida del diente permanente, para ello es imprescindible acudir a la clínica cada 6 meses para que el odontólogo compruebe que todo está en orden. Los materiales más reabsorbibles y que se utilizan en las pulpectomías de dientes temporales son la pasta iodomórfica y el oxígeno de zinc-eugenol.

En el caso de la pulpectomía en los dientes anteriores el procedimiento es igual que en otros dientes, sin embargo, al ser estos más visibles, se utiliza un tipo de resina mucho más estético (composite) para sellar el conducto y que no se note demasiado a la vista.

Síntomas de la pulpectomía

Cuando la infección de la pulpa (pulpitis) es irreversible, el profesional toma la decisión de aplicar la técnica de la pulpectomía para restaurar y conservar la pieza dental. Pero antes, el paciente tiene una serie de síntomas derivados de la pulpitis que suelen ir desde el dolor persistente o la hipersensibilidad en la zona afectada, pasando por hemorragias, aspecto pulpar fragmentado o la movilidad dentaria.

El dolor sin duda es el síntoma que más afecta al paciente y la señal inequívoca de que algo no va bien en la pieza dental. Una vez que la persona haya acudido a la clínica dental, el odontólogo tratara de calmar el dolor mediante antiinflamatorios y calmantes. Después, si la pulpectomía es el tratamiento más indicado para el paciente, aplicará anestesia en la zona afectada para poder llevarlo a cabo sin ningún tipo de dolor o molestia. Una vez finalizada la intervención es posible que el paciente sienta algún tipo de molestia que se calmará con los fármacos que indique el profesional. Estas molestias remitirán en uno o dos días como máximo.

Diferencias entre una pulpectomía y una endodoncia

Como hemos dicho, la pulpectomía supone la eliminación total de la pulpa dañada por distintos motivos y es un procedimiento (junto con la pulpotomía) que se da en niños con dientes temporales, sin embargo el procedimiento es similar a la endodoncia que se lleva a cabo en los dientes definitivos. Por tanto, podemos decir que la pulpectomía forma parte del tratamiento de endodoncia, ya que es necesario eliminar la pulpa afectada antes de sellar el conducto radicular (endodoncia) y así culminar la restauración del diente afectado por caries o traumatismo.

El odontólogo decidirá llevar a cabo una pulpectomía cuando, después del examen de la dentadura el paciente detecte una inflamación crónica en el diente del niño, hemorragias, necrosis pulpar, una pulpotomía fallida, reabsorción interna o incluso daños óseos. Estas son las fases del tratamiento:

1- El profesional determinará en qué grado está afectada la pulpa dental mediante radiografías u otros procedimientos de exploración dental. Dependiendo de la profundidad de la caries el procedimiento se llevará a cabo de una u otra manera.

2- La pulpectomía se lleva a cabo mediante anestesia local aislando la muela que se va a tratar.

3- Se elimina completamente la caries y se limpia la muela.

4- Se localizan los conductos y se elimina la pulpa dental dañada.

5- Se sellan los conductos radiculares con material reabsorbible para que no afecte la erupción de la pieza definitiva.

6- Se rehabilita la muela con una corona. Al tratarse de una pieza temporal tan solo se colocará para que el niño pueda masticar los alimentos.

Después de la pulpectomía el paciente puede experimentar sensaciones de hormigueo en la boca. Estos efectos son típicos de la anestesia utilizada durante la intervención y no suelen durar más allá de unas pocas horas. Durante este tiempo es recomendable no ingerir alimentos. El paciente puede experimentar dolor en la zona afectada que será tratado con analgésicos indicados por el odontólogo.

Es muy importante que el niño siga las pautas de higiene bucodental indicadas por su especialista después de la pulpectomía. En general no es necesario un cepillado específico en la muela afectada, pero los primeros días deberá cepillarse con cuidado ya que la zona está todavía dolorida.

Cada 6 meses el odontólogo deberá revisar el estado de la muela intervenida para comprobar si la pulpectomía ha sido un éxito para la recuperación de la pieza y también para que no suponga ningún obstáculo a la hora de la erupción del diente definitivo.

Por supuesto, nuestro consejo es que acuda a su clínica dental de confianza para llevar a cabo la pulpectomía de sus hijos. En nuestra clínica dental en Argüelles disponemos de los mejores profesionales y los medios técnicos más avanzados para este tipo de intervenciones. Como sabe, desde hace más de cuatro décadas velamos por la salud bucodental de su familia. Contacte con nosotros y confíe en su clínica de siempre.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Cómo pueden ayudar los brackets autoligables a tu sonrisa

En la actualidad la ortodoncia ofrece muchas soluciones a los pacientes que necesitan una alineación correcta de sus dientes o que buscan soluciones para cualquier otro tipo de problema relacionado con la forma o el tamaño de las piezas dentales. Alguna de las alternativas que ofrece la ortodoncia actual puede ser la ortodoncia lingual incógnito, sin duda la solución ideal para las personas que quieren disfrutar de un tratamiento de ortodoncia con brackets invisibles que se colocan en la cara posterior de los dientes y no pueden ser detectados.

También existe la ortodoncia invisible para niños que ofrece una solución efectiva para alinear los dientes junto a una estética sobresaliente durante el tratamiento. Por otro lado, los brackets autoligables suponen otra opción muy interesante para los pacientes ya que su sistema respecto a los demás brackets es totalmente diferente, debido a que presenta un nuevo componente capaz de sujetar el arco de los brackets y no se necesita ningún tipo de ligadura para que los dientes lleven a cabo los movimientos necesarios.

Con los brackets autoligables no se necesitan gomas elásticas ya que el bracket y el arco ya están conectados y ejercen la presión necesaria en el diente para colocarlo en la posición correcta. Este tipo de brackets son mucho más higiénicos porque no utilizan las gomas elásticas y se evita la acumulación de placa bacteriana.

Principales ventajas de los brackets autoligables

Los brackets autoligables ofrecen múltiples beneficios tanto a los pacientes como a los propios profesionales a la hora de colocarlos. Estos son algunos de ellos:

  • Reducen la fricción de los brackets con el arco dental
  • Higiene bucodental más fácil y cómoda para el paciente
  • Mejoran la estética respecto a los brackets tradicionales
  • En algunos casos se reduce el tiempo del tratamiento de ortodoncia
  • Disminuyen las consultas en la clínica
  • No hay tinciones relacionadas con el tabaco o el alcohol

Como hemos dicho, los brackets autoligables no tienen ligaduras para sostener los arcos porque disponen de un sistema de clips que se abre o se cierra a la hora de introducir el arco que necesita el paciente en cada fase del tratamiento, esto supone una gran ventaja para los pacientes que tienen hábitos como el tabaco. Pero también hay que saber que no siempre se pueden utilizar brackets autoligables y tiene que ser el ortodoncista el que, después de estudiar la dentadura y el problema del paciente, decida cuál es el tratamiento que mejor se adecúa a sus necesidades.

Puede que haya más de un sistema de ortodoncia que sea compatible con su problema y en ese caso el paciente podrá elegir el que considere más oportuno. Es posible que en algunos casos, la ortodoncia invisible sea la solución más recomendable y quizá en otros unos brackets tradicionales. Habrá ocasiones en que el paciente podrá decidir entre unos brackets autoligables o unos normales y para tomar la decisión deberá tener toda la información posible y la ayuda de su ortodoncista.

Diferencias entre brackets autoligables y tradicionales

En los brackets tradicionales se utilizan gomas elásticas para unir los arcos a los brackets. Éstos están pegados a los dientes y el arco arrastra el bracket para conseguir alinear los dientes. Lo que ocurre es que las ligaduras elásticas producen mucho rozamiento entre el bracket y el alambre y la fuerza debe ser mayor para el movimiento del diente y esto genera más molestias en el paciente.

En los brackets autoligables no hay gomas elásticas y son los cierres metálicos los que propician el movimiento de los dientes, esto permite mayor efectividad en los alambres encargados de alinear los dientes, ya que actúan durante más tiempo y sin hacer ajustes.

Así, el paciente solo tiene que acudir al ortodoncista cada 8 o 10 semanas. Además, con su sistema de cierre, permite un cepillado de dientes mucho más higiénico a la hora de eliminar la placa bacteriana. Aunque todo dependerá de la frecuencia y la técnica que utilice el paciente en su higiene bucodental.

La duración del tratamiento dependerá del grado de corrección que haya que aplicar a cada paciente y de su compromiso con las indicaciones del especialista. Normalmente, un tratamiento de ortodoncia suele tener una duración de entre 18 y 36 meses y con el uso de brackets autoligables se puede reducir respecto a los brackets tradicionales.

La pericia del ortodoncista también es un aspecto a tener en cuenta, ya que no todos los profesionales tienen la cualificación ni la experiencia necesaria para resolver casos complicados o casos que, aparentemente no tienen ninguna dificultad pero pueden surgir imprevistos a los que no sabe hacer frente.

Los pacientes que decidan, junto a su ortodoncista, optar por un tratamiento de brackets autoligables deben saber que no sufrirá dolor, tan solo unas pequeñas molestias en los primeros días después de instalar los brackets y quizá también después de cada revisión del ortodoncista, ya que éste ajusta de nuevo la presión necesaria para que los dientes se desplacen a su posición correcta.

Brackets autoligables: sonrisas perfectas

Sin duda es necesario un periodo de adaptación después de colocar cualquier tipo de bracket, ya que se trata de un elemento extraño en la boca y la persona debe acostumbrarse a comer y hablar con los brackets, además de aprender a cepillarse los dientes con ellos. Pero este periodo no es muy largo y puede durar entre una y dos semanas según cada paciente.

En cuanto a estética, los brackets autoligables ofrecen un alto nivel dependiendo del material con el que estén fabricados. Los de porcelana o zafiro (cristal transparente) consiguen que prácticamente no se note que la persona lleva brackets, aunque en las distancias cortas sí que son perceptibles. El tratamiento de brackets autoligables es un poco más elevado que el de brackets tradicionales, pero sin duda tiene numerosas ventajas que deben ser valoradas por el paciente.

En nuestra clínica dental de Madrid dispone de los mejores ortodoncistas que le asesorarán en todo momento sobre el tratamiento de ortodoncia que más le conviene para solucionar su problema bucodental. Además disponemos de la tecnología más avanzada a la hora de realizar el diagnóstico y las técnicas más vanguardistas para conseguir la mejor sonrisa para usted y los suyos. Contacte con nosotros y consulte cualquier duda sobre tratamientos de ortodoncia.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Niños, cuándo es la primera visita dental

En nuestra clínica dental de Argüelles, muchos padres nos preguntan por la primera vez que sus hijos pequeños deben acudir al dentista, ya que algunos piensan que hasta que no pasan varios años no es necesaria la revisión de un odontólogo. De hecho, antes lo habitual era que hasta que no se completara la primera dentición (los llamados dientes de leche), algo que suele ocurrir sobre los tres años de edad, no se visitaba al dentista.

Sin embargo, nuestros especialistas siempre recomiendan que la primera vez que un niño debe acudir a la clínica dental es al cumplir su primer año de vida y, después, resulta imprescindible que el niño sea revisado una vez al año por el dentista para confirmar que su desarrollo dental se está llevando a cabo con total normalidad.

Recientes estudios han revelado que un 26% de los niños que aún no han cumplido los cuatro años presentan caries y, la mayoría de las veces, se dan en niños que aún no han acudido a su primera consulta odontológica.

De ahí la importancia de acceder a exámenes bucodentales desde el primer año, ya que si el odontólogo detecta cualquier anomalía en la revisión, enseguida podrá poner el tratamiento más adecuado para solucionarla, pero si el niño no es examinado, su afección se agravará y el tratamiento tendrá que ser más agresivo para poder revertir la situación.

¿En qué consiste la primera visita al dentista del niño?

El odontólogo, en su primer examen al niño, comprobará si hay algún tipo de afección periodontal, si tiene la llamada “caries de biberón” (se da en lactantes por su prolongado contacto con alimentos azucarados como la leche), la posición de los dientes y si ha habido algún tipo de alteración del crecimiento. Una vez hecho esto, hará las recomendaciones necesarias a los padres y les instará para que mantengan una higiene bucodental correcta en el niño. De esta forma habrá menos posibilidades de que pueda desarrollar alguna de las afecciones descritas anteriormente.

¿Es importante la higiene bucodental en los niños?

La mayoría de odontólogos recomiendan que se inicie la higiene bucodental en los niños incluso antes de que haga su aparición el primer diente de leche. Los padres deben utilizar una gasa humedecida y limpiar sus encías cada vez que el niño toma el biberón, de esta forma se eliminan los restos de azúcar de la leche que se quedan adheridos y provocan la aparición de bacterias que pueden derivar en caries. También es importante evitar que el niño se quede dormido con el biberón en la boca y se produzca un contacto prolongado de los azúcares en su boca.

Por supuesto, no hay que utilizar ningún tipo de cepillo, ni siquiera el más suave, ya que no es aconsejable hasta que el niño no disponga de sus primeros dientes. El dentífrico tampoco se utilizará hasta los dos años y debe ser específico para ellos, es decir, que no debe tener alto contenido en flúor. En cualquier caso, todas estas recomendaciones serán dadas por el odontólogo a sus padres para que sean los responsables de la higiene y salud bucodental en los primeros años de vida del niño.

El miedo a la clínica dental

Es muy importante evitar el posible miedo que el niño tenga al dentista desde muy pequeño. Inconscientemente, los padres transmiten al niño la idea de que el dentista es alguien que les hará daño cuando es algo totalmente incierto. Muchas veces, se les dice a los niños que no coman esto, o lo otro, porque si no tendrán que ir al dentista a que les arregle los dientes. Aunque parezca una afirmación inofensiva, el niño puede interiorizar la idea de que lo mejor es no acudir al dentista porque es posible que le termine haciendo daño.

Por eso los padres deben intentar transmitir al niño ideas positivas relacionadas con el odontólogo y no contarle sus posibles experiencias negativas en la clínica dental. Su principal tarea es la de iniciar al niño y hacerlo responsable de su propia higiene dental, siempre con la ayuda del odontólogo, por supuesto. Si el niño acude desde el primer año a su revisión con el dentista, acudirá sin ningún miedo a sus revisiones anuales y lo convertirá en un hábito saludable y necesario.

Los padres también pueden examinar los dientes de sus hijos

Aunque es importante que los padres lleven a sus hijos al menos una vez al año al dentista, también pueden hacer un seguimiento de su salud bucodental y examinar de vez en cuando el aspecto de sus dientes. Estos deben presentar un aspecto saludable, con un color blanco y siempre uniforme.

Si se detecta algún tipo de mancha o punto discordante en uno, o varios dientes, no hay que dudar en ningún momento a la hora de adelantar la visita a la clínica dental, ya que, si se trata del inicio de algún tipo de afección bucodental, el odontólogo podrá cogerla a tiempo y decidir el mejor tratamiento para evitar su desarrollo.

Mantener el hábito de higiene dental en los niños

A veces no es fácil que los niños mantengan el hábito diario de cepillarse los dientes, usar el hilo dental y los enjuagues bucales, etc. Por mucho que los padres se empeñen, los niños ven la tarea de lavarse los dientes tres veces al día como una obligación nada divertida y muchas veces hay que hacer un pequeño esfuerzo para ponérselo un poco más fácil.

El hecho de comprar cepillos o pastas dentífricas con la imagen de personajes infantiles que sean de su agrado, instalar algún accesorio divertido en el cuarto de baño, como extensores de grifo infantiles, dispensadores de pasta dental, relojes de arena para marcar el tiempo del cepillado u otro tipo de elementos parecidos, siempre ayudará a que el niño asocie el momento de lavarse los dientes con algo divertido y llegue un momento en que sea él mismo el que vaya sin rechistar al lavabo para su higiene dental diaria.

Visite nuestra clínica dental de Madrid y reciba las mejores recomendaciones y consejos de nuestros especialistas para conseguir una higiene dental óptima para sus hijos. Contacte con nosotros, ya sabe que somos su clínica de confianza desde hace cuatro décadas.

  

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ortodoncia interceptiva, ¿cuándo es necesaria?

La ortodoncia interceptiva es un tipo de ortodoncia que, como su nombre indica, “intercepta” el crecimiento del hueso maxilar evitando así posibles complicaciones o anomalías en el futuro como maloclusiones o problemas de mordida.

La mejor edad para lograr un desarrollo óptimo de los maxilares es entre los 7 y los 11 años, cuando el niño está en fase de crecimiento. Es aquí cuando los padres deben llevar al niño a nuestra consulta dental en Argüelles y cumplir con las revisiones periódicas necesarias para poder corregir a tiempo cualquier problema funcional que pudiera darse.

En ocasiones, será necesario expandir los maxilares y en otras estimular o frenar el crecimiento mandibular dependiendo de cada caso. Los hábitos infantiles como chuparse el dedo o colocar de manera incorrecta la lengua al tragar se pueden solucionar con la ortodoncia interceptiva con más facilidad si se trata a tiempo en edades tempranas, ya que más adelante, el tratamiento se complica mucho más.

En caso de no aplicar la ortodoncia interceptiva a tiempo cada vez será más difícil rectificar los problemas óseos porque la anatomía del paciente ya se ha desarrollado y resulta muy complicado modificarla. Incluso podría darse el caso de ser necesaria la intervención de un cirujano maxilofacial para poder solucionar el problema.

Ventajas de la ortodoncia interceptiva

  • Coordina la posición y el tamaño de los maxilares con la estimulación o el frenado de su crecimiento
  • Equilibra las fuerzas de la masticación para que resulte más eficaz
  • Mejora la estética facial
  • Mejora la el funcionamiento de la articulación temporomandibular
  • Mejora la salud bucodental
  • Protege los dientes de todo tipo de desgastes
  • Evita enfermedades periodontales que afectan a las encías y a los huesos de soporte dental

La ortodoncia interceptiva en niños

La ortodoncia interceptiva solo se lleva a cabo con niños que están en edad de crecimiento y desarrollo porque es el momento de conseguir una colocación óptima de los huesos maxilares. Una vez concluido el tratamiento, normalmente se requiere la colocación de ortodoncia fija con brackets metálicos, o bien ortodoncia lingual u ortodoncia invisible para una colocación perfecta de los dientes y así terminar con los problemas de maloclusión.

Aparatos que se utilizan en la ortodoncia interceptiva

El ortodoncista puede recomendar distintos aparatos al paciente según la corrección que vaya a practicarle. Entre ellos podemos destacar:

  • Máscara de tracción extraoral: se utiliza para solucionar problemas de mordida originados por anomalías en los huesos faciales.
  • Disyuntor dental:  se utiliza en los casos donde el paladar es ojival o hendido. Este tratamiento dura unos pocos meses.

En nuestra clínica somos expertos en ortodoncia en Madrid. No dude en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta que necesite. Somos su clínica de confianza desde hace cuatro décadas.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Pulpotomía en niños

  • pulpotomía en niños

Cuidado de la boca de los niños

En nuestra clínica dental en Madrid llevamos a cabo una técnica llamada pulpotomía, un tratamiento muy frecuente en niños que consiste en eliminar las caries de los dientes de leche manteniendo la pulpa de la raíz y retirando la pulpa dañada. Una vez retirada, el hueco se rellena con un medicamento específico.

La figura del odontopediatra

El odontopediatra es el odontólogo especialista en niños y el único capacitado para llevar a cabo una pulpotomía (eliminación de pulpa parcial) o una pulpectomía (eliminación total de la pulpa). Además, es el encargado de valorar si es necesaria una pulpotomía, ya que su particularidad es que se practica en dientes de leche y debe sopesar si falta mucho para que salga la pieza definitiva. Él sabe mejor que nadie cómo entretener al niño y conseguir que  esté tranquilo durante la exploración y el tratamiento.

Una vez terminado el tratamiento, la pieza dental del niño es más frágil y, en ocasiones, se utiliza el Composite para reconstruirla o también se puede colocar una funda que imite el esmalte para que sea más estética y el niño pueda comer con total normalidad.

Razones por las que se practica una pulpotomía

  • Reducir el dolor y el malestar del niño
  • Prevenir posibles complicaciones en el futuro
  • Mantener la estética dental
  • Restaurar el diente dañado por caries o traumatismo

¿En qué consiste el tratamiento de pulpotomía?

El examen previo del estado de los dientes del niño es muy importante para hacer un diagnóstico correcto y así decidir el tratamiento más adecuado. El examen consta de una historia médica y dental completa, exploración clínica y radiológica y las pruebas que sean necesarias para determinar si es necesaria una pulpotomía en el niño.

El odontopediatra aplica anestesia local para tratar el conducto del diente afectado y eliminar la pulpa en mal estado. Hasta que desaparezcan los efectos de la anestesia, el niño deberá comer dieta blanda. En caso de que necesite el uso de antibióticos, deberá completar las tomas que haya establecido el especialista independientemente de si tiene malestar o no en el diente. La pulpotomía suele durar entre 20 y 30 minutos.

Normalmente, el tratamiento del conducto en dientes temporales es menos complicado que en los permanentes, sin embargo, a menudo necesitan mayor supervisión por parte del especialista dependiendo de cada caso.

Recomendaciones para la salud de los dientes de los niños

Muchos padres nos preguntan por qué no se extrae el diente de leche si tiene algún problema, pero normalmente es mucho mejor conservarlo siempre que sea posible, ya que los dientes temporales tienen funciones tan importantes como mantener el espacio que necesitan las piezas definitivas y guiarlas para su salida. Además, también son importantes para el desarrollo oral del pequeño y, por supuesto, también para comer. Otros tratamientos que se pueden llevar a cabo con éxito son el Invisalign para niños.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores odontopediatras para ofrecer el mejor servicio de salud dental para niños. No dude en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta. Como siempre, su salud es lo primero para nosotros.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Consejos para poner en marcha la salud dental de los niños

LA ODONTOPEDIATRIA EN LA CLINICA GONZALEZ BAQUERO.

La salud dental no se improvisa, se construye con constancia, con dedicación, desde edades muy tempranas. Atender la salud bucodental de nuestros hijos, no sólo les devolverá una boca sana, sino una práctica hecha con esa misma constancia y dedicación con la que ellos se ganarán su propia salud dental.

Pero como todo es empezar, ¿qué tal si dedicas unos minutos a averiguar cómo mejorar la salud dental de tus hijos? Aquí van algunos consejos, tan sencillos como útiles.

– Pasta dental con flúor desde muy pequeños. La caries dental en niños pequeños es una epidemia de nuestro tiempo, o casi. En países muy desarrollados como el nuestro es de cinco a ocho veces más común que el asma. Caries a edades tan tempranas representan una dificultad añadida para el niño, para comer, para dormir, para hablar y hasta para aprender si las molestias le impiden prestar atención en clase. Recuerda que la pasta dental ayuda a remineralizar las piezas dentales que han sido atacadas por los ácidos bacterianos.

 – Visitas regulares al dentista Odontopediatra. Un especialista odontólogo recomienda para cualquier adulto una o dos visitas para revisar su boca. Para los niños pequeños, la misma periodicidad en función de estado de sus piezas y encías. Aún más los niños pequeños deben acudir al dentista hacia el primer año. Algunas estadísticas demuestran que los pequeños que visitaron una clínica dental durante su primer año de vida supusieron para sus padres gastos un 40% inferiores en tratamientos dentales en los siguientes cinco años.

 – Limpiar la boca aún antes de tener dientes. Es así, los niños que incluso aún no han desarrollado siquiera sus dientes de leche, están expuestos a las bacterias que pueden causar afecciones en los pliegues de la lengua, por ejemplo. Los chupetes o el contacto con manos y ropa ofrecen riesgos potenciales para la contaminación de la boca. Hay técnicas de limpieza de bocas para niños pequeños que su odontólogo especializado, sin ir más lejos, el de nuestra clínica dental de Madrid, le ayudará a conocer. Ni que decir tiene también que los niños pequeños han de limpiarse los dientes siempre con supervisión de los adultos. Desde luego, hasta los seis años como mínimo.

 – La técnica es fundamental. El cepillado de los dientes tiene su ciencia. De lo que se trata es de recorrer toda la boca con el cepillo aplicando suaves pasadas circulares por cada una de las zonas. Sin olvidar encías, lengua y resto de la boca. Puede aplicar esa técnica como si fuera un juego para predisponer a los pequeños a participar de su propia higiene, pero sin olvidar la función de aseo dental.

 – Hilo dental para los niños. El hilo dental no sólo se ha hecho para la higiene de la boca de los adultos. Los niños pequeños tienen el mismo problema de acumulación de suciedad en las zonas más escondidas del contacto de dientes y encías. La idea es cepillarles los dientes y luego repasar con mucho cuidado con hilo dental.

 No hay que olvidar que la higiene dental de los hijos a edades tempranas representa una inversión inestimable en salud que se construye cada día.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

El cepillado de dientes con bebidas carbonatadas

Los niños suelen beber demasiadas bebidas carbonatadas con el consiguiente impacto en su salud bucodental. Sus padres deben saber el daño que estos líquidos pueden hacer en sus dientes a la hora de permitirles su ingesta, ya que en muchos casos, ya sea por dejadez o por desconocimiento, no entienden todos los perjuicios que pueden ocasionar en la dentadura del niño y en su evolución.

Cada vez son más los niños que visiten las clínicas dentales de Madrid con multitud de problemas bucales a edades tempranas y, en la mayoría de los casos, tan sólo con una correcta higiene dental supervisada por los padres y dos o tres visitas al año al especialista, son más que suficientes para mantener unos dientes sanos y fuertes.

Pero, a menudo, estas sencillas recomendaciones no se cumplen y hay muchos padres que ni siquiera conocen cómo llevar a cabo unas buenas prácticas de higiene dental para enseñarles a sus hijos, de ahí que en muchos casos, una visita a la clínica dental puede ser vital para evitar que en el futuro, algunos niños desarrollen unos hábitos que pueden ser desoladores para su salud bucodental.

En el caso de las bebidas carbonatadas hemos comprobado cómo algunos padres quieren que sus hijos se cepillen los dientes nada más consumirlas. Algo que según recientes investigaciones se ha comprobado que no es lo más adecuado, porque puede dañarse el esmalte debido a la acidez de estos líquidos. Lo más aconsejable es esperar entre 30 y 60 minutos para hacerlo.

Según los investigadores de la Universidad de Goettingen, si esperamos este tiempo para cepillarse los dientes el efecto erosivo de las bebidas carbonatadas se atenúa y es cinco veces menor para proteger el esmalte dental. Al parecer, si se da un tiempo a que el sistema inmunológico del diente pueda montar su propia defensa contra la acidez, el esmalte puede preservarse mejor ante este tipo de ataque. La saliva es uno de los principales protectores que ayudan a reparar y reconstruir el esmalte dañado por estas bebidas y por tanto esa pequeña espera de media o una hora es de vital importancia para que se genere la saliva necesaria.

Desde nuestra clínica dental de Madrid queremos que todos nuestros pacientes, ya sean niños y adultos, con algún problema de esmalte dental, conozcan algunos pequeños trucos para mantener sus dientes siempre sanos ante cualquier peligro como es el de consumir sustancias potencialmente peligrosas para nuestros dientes.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…