Scroll to top

Causas del desgaste dental

Existen distintos elementos y agentes externos que pueden provocar desgaste dental. Este problema implica que, progresivamente, se va perdiendo una parte de la superficie del diente. Cuidar la salud dental es fundamental para garantizar una buena calidad de vida. Perder dientes afecta a muchos niveles, provoca problemas con las digestiones, afecta al estómago, la estética facial y puede provocar dolores. El principal objetivo de la odontología es preservar los dientes naturales para lograr que el mayor número de ellos sobrevivan toda la vida. En nuestra clínica dental nos preocupa tu salud y por eso hoy te explicamos cuáles son las principales causas que provocan el desgaste de los dientes y que puedes hacer para evitarlas.  

Prevención y cuidado dental 

Realizar una limpieza dental correcta cada día y llevar una alimentación equilibrada, son dos factores determinantes en el estado de tus dientes y encías. Recuerda que tu boca puede influir en muchos otros aspectos de tu salud, por lo que es importante que la cuides y mantengas limpia y sana. También es recomendable que acudas a revisiones dentales con cierta frecuencia para que tu dentista pueda comprobar si existe algún problema. Algunos consejos previos que te ayudarán a evitar el deterioro de tus dientes, consisten en reducir el número de azúcares que ingieres cada día. Como, por ejemplo, las bebidas carbonatadas o los zumos industriales. 

Ten cuidado al llevar a cabo la higiene dental y sigue las indicaciones que te den en tu clínica de confianza para hacerlo de manera adecuada. Influye tanto el cepillo dental que elijas, como la presión que ejerzas. Para evitar problemas, deja trascurrir un tiempo después de comer antes de cepillar tus dientes. De esta forma evitarás que los ácidos de las comidas se expandan y afecten la superficie dental.  

¿En qué casos se produce la pérdida de tejido dental? 

Como ya hemos comentado, la alimentación es uno de los factores que más influyen en el estado de los dientes y encías. Tomar alimentos con altos niveles de acidez y azúcar, provoca el desgaste por erosión del esmalte dental. La superficie de los dientes también puede estropearse debido al proceso de masticación o de rechinamiento de los dientes. Las personas que sufren bruxismo, tienen más probabilidades de sufrir este problema ya que sus dientes están en constante fricción y esos roces afectan a los tejidos. Para tratar este problema el primer paso es acudir a consulta en tu clínica dental y dejar que te revisen. Allí te explicarán el tratamiento y realizarán una férula de descarga para que puedas usarla por la noche y evitar así el rechinamiento continuo.  

Otro de las principales causas de desgaste dental es la abrasión que se produce por acciones que llevamos a cabo de manera mecánica y a las que muchas veces no les damos importancia, como, por ejemplo, morderte las uñas. Un acto que se lleva a cabo sin que te des cuenta y que aún no eres consciente de cómo está afectando a tu salud dental. Morder las uñas de manera continua puede provocar un deterioro que implique la necesidad de llevar a cabo un tratamiento abrasión dental.  

Además, hay que tener en cuenta las infecciones provocadas por la suciedad que se acumula bajo tus uñas y pasa a tu boca. Las bacterias se quedan dentro de tu cavidad bucal y se extienden provocando la aparición de halitosis. Pero no son los únicos problemas que conlleva morderte las uñas, esta acción también potencia la aparición de problemas relacionados con tu mandíbula que pueden provocar dolor al masticar los alimentos. Como ves, una acción mecánica a la que no le dabas importancia, puede ser la principal causa del desgaste que están sufriendo tus dientes.  
 

Otras causas que pueden provocar este problema dental son: 

La aparición de caries. Las bacterias que atacan los dientes hacen que se deteriore la superficie dental y pueden agravarse si no se lleva a cabo un tratamiento adecuado. 

Los golpes y caídas: las causas de un traumatismo dental pueden ir desde deterioro de los dientes hasta la perdida de la pieza dental.  

Periodontitis: las infecciones de las encías que no se tratan a tiempo pueden derivar en esta enfermedad que puede incluso provocar que los dientes se aflojen o se terminen cayendo.  

Las consecuencias de todos estos casos no afectan únicamente a la estética de la boca, también a su funcionalidad. Perder dientes, o sufrir un desgaste de los mismos, influirá en la masticación de los alimentos lo que puede provocar daños en tu salud.  

 ¿Se puede tratar el desgaste dental?  

La odontología conservadora permite reconstruir los dientes para mejorar su estado. Los tratamientos dentales rehabilitadores están orientados a la reconstrucción dental y permiten recuperar tanto la superficie del diente que se ha perdido, como su estética y funciones. Una de las mejores opciones es optar por prótesis que den respuesta a este problema. Pueden ser de varios tipos y se elegirá la más adecuada teniendo en cuenta las necesidades del paciente.  

Los dientes rotos, que han sufrido una lesión provocada por alguna caída, se pueden reconstruir de distintas maneras. Es importante tratar los traumatismos dentales a tiempo. Aunque a simple vista parezca que los daños son superficiales, es necesario realizar una revisión que permita comprobar el alcance y consecuencias tanto en los dientes como en los tejidos que lo rodean. En caso de que la fractura sea parcial y no implique otros problemas, el dentista podrá solucionarlo mediante una reconstrucción.  

Los problemas derivados de las caries se solucionan realizando un empaste dental que también es una reconstrucción del diente. En primer lugar, se realiza una limpieza total de la caries para eliminar todas las bacterias y después se rellena el espacio que ha quedado en el diente, para evitar que se acumulen restos de comida y vuelvan a aparecer infecciones. Algunos de los tratamientos más efectivos y comunes para reconstruir piezas dentales son

Composite. Si se ha producido una fractura parcial del diente, este material permite remodelarlo consiguiendo un resultado natural que imita el tono de la pieza fracturada. También se utiliza para realizar empastes dentales y permite recuperar tanto la estética como la funcionalidad del diente.  

Fundas: son unas prótesis que permiten cubrir toda la superficie del diente para protegerlo y devolverle su forma original. Es un tratamiento adecuado cuando el diente ha sufrido mucho desgaste y necesitamos recuperar su anatomía original.  

Carillas: este procedimiento permite cubrir la parte visible del diente y corregir pequeños desperfectos que afecten a la estética dental.  

La elección de uno u otro tratamiento estará motivada por distintos factores relacionados con el historial clínico del paciente y el estado de su salud dental. Si tienes algún problema dental o has notado molestias en los últimos días, ven a vernos. Nuestro equipo de profesionales pondrá a tu disposición las últimas innovaciones en odontología para identificar la causa del problema y ofrecerte las mejores soluciones.  

Posts relacionados

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *