Scroll to top

¿Qué cuidados necesita un implante dental?

Los implantes dentales son una solución práctica y efectiva que permite a los pacientes que han perdido piezas dentales, recuperar las funciones de su boca. Gracias a este tratamiento de implantología, es posible que estas personas puedan volver a masticar sin problemas evitando así múltiples problemas relacionados con la digestión que pueden provocar dolores e incluso complicaciones de salud. Además, la colocación de un implante dental, mejora la estética de la boca ofreciendo una imagen mucho más cuidado y consiguiendo una sonrisa más bonita. En nuestra clínica dental nos preocupa tu salud y por eso te ofrecemos las mejores técnicas y tratamientos para cuidarla. Vamos a explicarte en qué consiste este tratamiento y las fases de un postoperatorio implante dental para que tengas la tranquilidad de que está controlado.   

¿Para qué sirve un implante dental?  

El principal objetivo de la odontología es mantener los dientes y encías sanos. A través de una serie de procedimientos de carácter conservador que logren mantener todas las piezas dentales en su sitio evitando su pérdida. Un correcto seguimiento en tu clínica dental de confianza, servirá para identificar problemas y poder llevar a cabo los tratamientos necesarios para evitar problemas dentales. Sin embargo, en ocasiones los pacientes pueden sufrir la pérdida de un diente por diferentes motivos: un traumatismo, una caries que no se ha tratado a tiempo y ha llegado a afectar a la raíz y por la existencia de otro tipo de infección que haya dañado el hueso que rodea el diente, afectando a su poder de sujeción.    

El proceso de colocación de un implante permite acabar con los problemas derivados de la pérdida de piezas dentales. Gracias este tratamiento, se recuperan las funciones normales de la boca y el paciente puede recuperar su vida y sus hábitos alimenticios sin problemas.   

Problemas que provoca perder un diente  

El paciente no puede masticar con normalidad lo que afecta a su alimentación y al proceso de digestión llegando a provocar problemas estomacales.  Puede provocar el desplazamiento del resto de dientes que están cerca de la pieza que se ha perdido y que empiezan a moverse para llenar el hueco que ese diente ha dejado.   Afecta a la estética dental lo que puede llegar a influir en el estado de ánimo del paciente que pierde las ganas de sonreír al no querer mostrar los huecos dejados por ese diente.   Al no poder masticar bien, se produce un sobrecargo del lado contrario y pueden aparecer un mayor número de caries y problemas dentales.   

¿Cómo se coloca un implante dental?  

En primer lugar, es importante acudir a la consulta del dentista para que pueda comprobar la situación y analizar el impacto que la pérdida dentaria ha provocado en la estructura de tu boca. Después, te propondrá el tratamiento de implantología más adecuado en tu caso. Existen muchos tipos de implantes dentales distintos por lo que es importante que escuches las recomendaciones profesionales y te dejes guiar sobre el tratamiento que mejor funcionará en tu caso.   

Algunas enfermedades periodontales o los traumatismos que no se tratan a tiempo, provocan que determinados pacientes no tengan la masa ósea necesaria para la colocación correcta de un implante. Antes, estas personas no podían someterse a una intervención de implantología. Sin embargo, el avance de la odontología permite que, mediante un procedimiento de injerto en la zona que tiene esta deficiencia para generar hueso y poder llevar a cabo este tratamiento.   

No debes preocuparte, colocar un implante dental es una intervención que se lleva a cabo con mucha frecuencia y no conlleva riesgos para el paciente. Es necesario utilizar anestesia local para evitar dolor al paciente y después se lleva a cabo un seguimiento para asegurarnos de que todo ha salido bien y no surgen complicaciones.   

Este proceso, suele constar de 3 fases:  

  1. Primero se introduce el implante en el hueso bajo la encía para que comience el proceso denominado “osteointegración” en el que se consigue la unión de ambos.   
  2. Pasado el tiempo correspondiente, se comprueba si el implante está bien integrado en el hueso.  
  3. Se colocan las prótesis sobre el tornillo para conseguir un resultado estético que imita perfectamente el resto de dientes del paciente.   

El proceso de carga inmediata, ha logrado reducir el tiempo tratamiento implante dental y minimizar el impacto de la colocación. Esta técnica permite al paciente tener sus dientes fijos en una sola cita. El procedimiento se lleva a cabo mediante una cirugía guiada por ordenador que ofrece un estudio preliminar de la dentadura del paciente para realizar una correcta planificación de los implantes necesarios y la colocación de los mismos. Gracias al uso de las últimas tecnologías en odontología, se minimizan los riesgos y el margen de error. Además, se trata de una cirugía mínimamente invasiva que evita molestias y complicaciones al paciente.   

Algunos consejos para el postoperatorio de un implante dental  

Al tratarse de una cirugía, es necesario que se produzca una correcta cicatrización para evitar complicaciones y la aparición de infecciones. Para evitarlo, tu dentista te dará algunas claves de cuidado y mantenimiento de la higiene dental durante los días posteriores a la intervención. Es fundamental que le hagas caso, ya que así evitarás que el proceso se prolongue o que aparezcan síntomas rechazo implante dental que no se traten a tiempo. Aunque el procedimiento no tiene que conllevar la aparición de problemas o molestias, te recomendamos que evites realizar esfuerzos físicos como actividades deportivas o coger mucho peso, justo después de la intervención. Intenta descansar y, si quieres retomar tu forma física, consulta con tu dentista para que pueda decirte el plazo que deberías esperar para cada una de las actividades que quieras realizar.   

La inflamación de la zona es normal y no debes preocuparte, desaparecerá al cabo de unos días. También puede aparecer un sangrado de la herida que no debe preocuparte. Simplemente, coloca una gasa limpia sobre la herida y mantén la presión unos minutos. Repite el proceso hasta que deje de sangrar. En cuanto a la alimentación, es importante que esperes unas horas sin ingerir ningún alimento hasta que pase el efecto de la anestesia. Los días posteriores a la intervención, trata de llevar una dieta blanda y no consumir alimentos demasiado calientes para evitar molestias. Es recomendable no consumir alcohol y fumar, al menos durante los días siguientes a la colocación del implante, aunque lo recomendable es que evites estos hábitos nocivos siempre. Si te preguntas qué puedo comer después de un implante dental, habla con tu odontólogo que te dará recomendaciones e ideas.   

Puede que sientas algunas molestias, si son persistentes o si el dolor que aparece es agudo, consulta con tu dentista para que pueda recomendarte si es necesario que tomes antinflamatorios o analgésicos para acabar con el dolor.  Es importante identificar los problemas en implantes dentales a tiempo para que el procedimiento sea un éxito.  La higiene dental siempre es importante y tras una intervención de este tipo, resulta imprescindible. Sigue las indicaciones que te den en la clínica dental que incluirán algunos consejos como evitar cepillar la zona del implante y combinar el cepillado con enjuagues suaves.   

Un implante dental es la solución perfecta para recuperar la estética de tu boca y evitar todos esos problemas que estás experimentando. Si has perdido piezas dentales, es importante que acudas a consulta lo antes posible para que puedan ofrecerte soluciones a tiempo y evitar que el problema se agrave. En nuestra clínica dental estamos siempre dispuestos a ayudarte. Ven a vernos y deja que nuestro equipo de profesionales evalúe tu caso y te ofrezca las mejores soluciones para que vuelvas a sonreír como antes.   

Posts relacionados

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *