tratamientos dentales

Eliminar el sarro dental

El sarro dental es causante de multitud de afecciones bucodentales y se forma por la progresiva acumulación de bacterias en la línea de las encías y los dientes. Eliminar el sarro resulta imprescindible, ya que los dientes con sarro, además de afectar a la estética, también afecta a nuestra salud y para evitar su formación es imprescindible acudir a su clínica dental de confianza cada seis meses para una limpieza profesional.

¿Qué es y cómo se forma el sarro dental?

El sarro dental se forma por la calcificación de la placa bacteriana en los dientes y encías. Esta placa es una película muy fina que se va formando poco a poco por la acumulación de bacterias procedentes de los restos de alimentos y otros agentes externos. Si no se elimina mediante el uso del hilo dental y el cepillado de dientes con sarro a diario, la placa se calcifica y se convierte en sarro, una sustancia dura, de color amarillento o marrón y superficie rugosa, que se adhiere a los dientes y encías y favorece la invasión de los tejidos blandos y las piezas dentales. Una vez formado el sarro es mucho más difícil de eliminar que la placa bacteriana.

Tipos de sarro

Dependiendo de la zona donde se acumule el sarro podemos distinguir dos tipos:

Sarro supragingival

Este tipo de sarro se da cuando la placa bacteriana, ya calcificada, se acumula en la superficie de dientes y encías.

Sarro subgingival

Se da cuando el sarro se acumula por debajo de la línea de las encías. Es el más peligroso ya que favorece la aparición de bolsas periodontales y no se puede detectar a simple vista como el sarro supragingival.

Efectos del sarro dental en la salud bucodental

El primer efecto del sarro es perfectamente visible, ya que afecta a la estética dental de manera importante. Al tener ese tono amarillento, la sonrisa se afea de manera considerable, pero el efecto más importante para nuestra salud es que el sarro es el responsable de importantes afecciones bucodentales como son la caries y las enfermedades periodontales.

La gingivitis y la periodontitis son enfermedades provocadas por bacterias que no se eliminan de manera correcta de la boca. Mientras la gingivitis afecta a los tejidos blandos, con inflamación y sangrado, la periodontitis ataca a la raíz de los dientes y puede afectar incluso a la sujeción de los mismos. Se puede llegar en casos extremos de periodontitis incluso a la pérdida de piezas dentales si no se actúa a tiempo.

Por otro lado, la caries es una enfermedad que afecta al esmalte de los dientes debido al efecto de las bacterias que van penetrando poco a poco hasta la pulpa. En caso de no detener el avance de la placa bacteriana podría llegar a perderse la pieza. Por último, otro efecto del sarro en nuestra boca, quizá menos peligroso pero sí bastante desagradable es la halitosis, o el mal aliento.

Cómo eliminar el sarro

 

La placa bacteriana sí puede eliminarse con el cepillado diario, sin embargo el sarro es mucho más sólido y no se puede eliminar completamente con la higiene oral diaria. Por tanto, la única opción eficaz para eliminar completamente el sarro es acudir a su clínica de confianza donde un higienista llevará a cabo una limpieza profesional, también llamada profilaxis.

Este procedimiento es completamente indoloro. El paciente sólo sentirá una pequeña sensibilidad dental después de la limpieza que desaparecerá en un par de días. Por otro lado, si se ha detectado sarro y bolsas periodontales bajo la línea de las encías, el especialista tendrá que recurrir a un raspado y alisado radicular para limpiar perfectamente toda la zona.


¿Cómo se realiza una limpieza profesional?

 

 1º Se emplean ultrasonidos para eliminar los depósitos: la vibración permite la destrucción de los depósitos de sarro que se acumulan en dientes y encías. Con la ayuda del agua a presión se elimina poco a poco el sarro adherido.

2º Empleo del hilo dental: una vez eliminado el sarro, con el hilo dental nos aseguramos de que no quedan restos entre los dientes y en las zonas más inaccesibles.

¿Se puede prevenir la formación de sarro?

 

Como ya hemos dicho, la higiene bucodental diaria es esencial para prevenir los dientes con sarro, pero mucha gente no sabe realmente cómo debe hacerse un buen cepillado de dientes, vamos a dar unas sencillas recomendaciones:

  • El cepillado debe durar al menos tres minutos con un cepillo que no dañe las encías y aplicando una técnica que permita llegar a todos los rincones de la boca. Debe ser enérgico para tratar de eliminar todos los restos de comida.
  • Se debe usar hilo dental para retirar los restos que se alojan entre los dientes y encías y que el cepillado no puede eliminar.
  • Eliminar las bacterias de la lengua también es importante. Por eso recomendamos utilizar un raspador lingual para limpiar esa zona tan importante de la boca donde se alojan miles de bacterias después de cada comida.
  • El uso de enjuagues bucales también es importante para reforzar el cepillado y conseguir mayor eficacia en la limpieza bucal diaria.
  • Acudir cada seis meses al dentista para realizar una limpieza profesional y que examine el estado de su dentadura. En pacientes con enfermedades periodontales se recomienda visitar la clínica cada tres o cuatro meses.

Quizá esta última recomendación es la más importante. Ya que mucha gente cree que está llevando a cabo una buena higiene bucodental diaria pero no es así y las bacterias se acumulan cada vez más sin que el paciente lo note. Cuando quiere darse cuenta el sarro ha aparecido y avanza peligrosamente a través de las encías. Por eso, si se acude de manera periódica a la clínica, el profesional puede ver el estado bucodental del paciente y si necesita una limpieza profesional para eliminar sarro.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales para velar por su salud bucal. Contacte con nosotros para cualquier tipo de consulta o para resolver cualquier problema que le preocupe. Le esperamos con los brazos abiertos.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Llagas en la boca, cómo curarlas

Prácticamente todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida una afección tan común como las llagas en la boca. Normalmente se debe a algún problema de salud bucodental o de salud en general, pero también es cierto que hay personas con mayor predisposición a padecerlas. Es importante no confundir las llagas con los herpes. Éstos últimos son contagiosos, mientras que las llagas no. Vamos a conocer un poco más sobre la formación y los efectos de una llaga en la boca.

¿Por qué salen llagas en la boca?

Las llagas, también conocidas como aftas bucales, se pueden presentar tanto en adultos como en niños, incluso en bebés. Estas son las principales causas de su aparición:

  • Roce con elementos metálicos: es muy habitual que aparezcan llagas por el roce de los brackets metálicos que se utilizan en la ortodoncia tradicional, ya que estos aparatos llevan ganchos que pueden estar mal colocados y rozar en algún tejido blando.
  • Mordeduras accidentales: sucede muy a menudo que cuando estamos comiendo nos mordemos la parte interna de la mejilla o la lengua. También si mordemos algo externo y se clava por accidente en el interior de la boca puede originar una llaga.
  • Otras enfermedades: cualquier proceso infeccioso que provoque una bajada de nuestras defensas también puede producir llagas en la boca. Por ejemplo, una gripe, una amigdalitis, etc. En el caso de los herpes que salen en los labios es posible que provoquen la aparición de pequeñas úlceras en la boca.
  • Cambios hormonales: las llagas también pueden aparecer en momentos de desequilibrio hormonal en el organismo, como durante la menstruación o la menopausia en las mujeres, momentos de estrés, falta de sueño, etc.
  • Tener un sistema inmunológico débil: cuando nuestro sistema de defensas está debilitado hay más probabilidades de que aparezcan llagas. Aunque hay que distinguir entre la inmunodepresión puntual por circunstancias concretas y la inmunodepresión crónica provocada por alguna enfermedad como el VIH o personas que han recibido un trasplante. En estos casos es normal la aparición de llagas.
  • Personas con enfermedades autoinmunes: este tipo de enfermedades provocadas por el propio sistema inmunitario de la persona, que ataca a las células sanas en vez de defenderlas, pueden producir úlceras en la boca.
  • Falta de vitaminas B y C en el organismo: llevar una dieta equilibrada y saludable es recomendable para evitar todo tipo de enfermedades. Las vitaminas son elementos indispensables en nuestra dieta y, en concreto, la carencia de vitaminas B y C puede provocar la erupción de llagas en la boca. También es cierto que suele darse en casos extremos y sobre todo tiende a producirse en los países en vías de desarrollo. Como siempre recomendamos, es muy importante seguir las indicaciones tanto del médico de familia como del odontólogo que esté tratando al paciente. Ambos le pueden indicar la dieta que mejor se adecúa a las necesidades de la persona durante el tratamiento.

Cómo curar llagas en la boca

Es importante decir que las llagas en la boca no requieren ningún tratamiento específico. El propio organismo las elimina después de unos días. Tan solo hay que esperar y minimizar las posibles molestias, evitando rozar con la lengua las llagas para favorecer su curación. Podemos decir que es un proceso totalmente espontáneo de la zona afectada que regenera el tejido afectado sin ningún tipo de ayuda externa.

Es cierto que hay algunos productos que ayudan a sobrellevar mejor las molestias que producen las úlceras en la boca y así lograr que el proceso de cicatrización sea más rápido. Las pomadas y cremas que contienen ácido hialurónico son las más indicadas, ya que forman una película alrededor de la llaga y la protegen de cualquier contacto que puede resultar molesto o incluso doloroso.

¿Podemos utilizar algún remedio casero para las llagas?

Como ya hemos dicho, las llagas se curan de manera espontánea y lo mejor es esperar unos días hasta que el tejido se haya curado definitivamente. En Internet podemos encontrar numerosos remedios caseros que dicen curar las llagas con rapidez como, por ejemplo, el uso de agua oxigenada o bicarbonato.

Pero hay que decir que este tipo de remedios son poco recomendables y además resultan perjudiciales para la salud bucodental del paciente. No solo no van a curar la herida más rápido, sino que hay muchas probabilidades de que la herida se extienda y el proceso de cicatrización se complique, originando más problemas a los ya existentes.

Por tanto, nuestro consejo es no utilizar ninguno de los remedios caseros que circulan por Internet y, si se quiere, para aliviar las molestias durante la cicatrización, se puede utilizar alguno de los productos que se encuentran en cualquier farmacia con este fin.

Cuando se detecten los primeros síntomas ya se puede aplicar este tipo de cremas para que el proceso sea más corto. Si la herida es todavía pequeña será mucho más fácil su curación y provocará menos molestias a la persona. Lo más importante es esperar con paciencia y tener presente que en pocos días la llaga habrá desaparecido.

¿Cuánto tiempo suele durar el proceso de curación de una llaga en la boca?

Las llagas se encuentran en una zona húmeda como la boca donde continuamente hay contacto con alimentos y bebidas, por tanto, la cicatrización siempre es más lenta que en otros lugares del organismo. Normalmente, si no se utiliza ningún producto para proteger la zona de la llaga, el proceso de curación suele durar entre tres y cinco días. En algunos casos más severos podría alargarse hasta los siete días.

Las principales recomendaciones para el tratamiento de las llagas bucales, además de los ya mencionados, es tratar de tomar una dieta blanda durante el proceso de cicatrización y, sobre todo, evitar en la medida de la posible el contacto de la llaga con la lengua y los dientes, ya que este tipo de contactos ralentiza su curación.

En caso de que el proceso de cicatrización se alargue y no haya ningún indicio de mejora, recomendamos acudir a su clínica de confianza para que un profesional examine la llaga para comprobar su evolución.

En nuestra clínica dental de Madrid estamos a su disposición para cualquier tipo de duda o consulta sobre su salud bucodental. Nuestros profesionales le atenderán, como siempre, con todas las garantías y la profesionalidad que nos caracteriza. Contacte con nosotros, le estamos esperando.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Una muela infectada.  ¿Qué hacer?

En nuestra clínica de Madrid tenemos un gran número de consultas sobre muelas con infección. Sin duda el hecho de tener infección en la muela provoca dolor y molestias que obligan a la persona a acudir a un profesional para un examen y valoración de la pieza afectada.

Por nuestra experiencia, si se acude a la clínica cada seis meses o un año para revisar la dentadura, hay una alta probabilidad de detectar cualquier tipo de problema, entre ellos las muelas infectadas, de ahí que siempre recomendamos visitar periódicamente al dentista y, sobre todo, tener una buena higiene bucodental diaria que incluya cepillado de dientes, uso de hilo dental y enjuagues bucales.

El dolor de muelas típico tiene que ver, en la mayoría de los casos, con muelas infectadas. Muchos dicen que es uno de los peores dolores que puede padecer una persona, dada su intensidad y persistencia. Hasta que se soluciona el problema el dolor se convierte en el centro de la existencia de la persona que lo tiene y es difícil llevar una vida normal.

Pero, aparte de la infección en las muelas, hay dolores de muelas relacionados con otras dolencias como pueden ser las temidas muelas cordales, o también llamadas “muelas del juicio”, que suelen tener falta de espacio cuando erupcionan y originan muchos problemas. La mayoría de las veces es preciso extraerlas y originan dolor y molestias al paciente. Sin embargo, las muelas con infección son la principal causa del dolor de muelas. Vamos a analizar sus causas.

Causas de la infección de una muela

Normalmente una muela se infecta debido a la proliferación de bacterias que consiguen destruir alguna parte de las mismas, incluso pueden llegar a la raíz de la pieza. La existencia de bacterias puede deberse a varias causas:

Caries

Es una de las principales causas de infección de muelas, ya que las bacterias llegan hasta la pulpa de la pieza y si no se trata a tiempo pueden penetrar incluso hasta el hueso. Normalmente se recurre a un empaste o a un tratamiento de endodoncia para reparar los conductos radiculares y devolver la funcionalidad a la muela.

Enfermedades periodontales

La gingivitis (inflamación de las encías) debe tratarse cuanto antes para evitar que la afección se convierta en periodontitis, una enfermedad más seria que requiere un tratamiento complejo. Por tanto, es muy importante que al primer síntoma de inflamación de encías se acuda al especialista para evitar que la periodontitis avance y llegue incluso a afectar el hueso de sujeción de los dientes con la formación de las bolsas periodontales.

Traumatismos

Las bacterias tienen más fácil penetrar en dientes que se han roto o astillado por algún traumatismo. Debido al golpe se crean pequeñas grietas en el diente que permiten el paso de bacterias, por eso es imprescindible, si se ha tenido algún tipo de traumatismo en la dentadura, acudir a un odontólogo que examine la situación de la pieza afectada. De esta forma se podrá actuar con rapidez y evitar la aparición de agentes patógenos externos.

Lesiones con objetos punzantes

Puede suceder que se produzcan heridas en la boca con objetos punzantes, como un tenedor o un cuchillo, un bolígrafo (en caso de mordisquearlo, por ejemplo), o cualquier otro elemento. Cuando se produce una herida en el interior de la cavidad bucal es un buen reclamo para la aparición de bacterias que intentarán colonizarla cuanto antes. De ahí la importancia de acudir a una clínica para que el profesional evite la infección con el tratamiento adecuado.

Síntomas de una muela infectada

El principal síntoma de que una muela está infectada es la aparición de un absceso como consecuencia de una inflamación y acumulación de pus. Además, el paciente nota un dolor muy intenso y persistente en la muela que aumenta cuando se mastican alimentos. También puede ir acompañado de otros síntomas como los siguientes:

  • Sangrado de encías
  • Mal aliento
  • Dolor en el oído
  • Mal sabor de boca
  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Sensibilidad dental, tanto al frío como al calor
  • Mandíbula inflamada
  • Inflamación de ganglios del cuello
  • Mejilla inflamada

Tratamientos para curar muelas infectadas

El tratamiento que decida el odontólogo dependerá del origen de la infección. Para ello, una vez hecho el diagnóstico pertinente, el principal objetivo será controlar cuanto antes la infección para evitar más problemas y, sobre todo, para bajar la inflamación y calmar el dolor del paciente. El dentista recetará los antibióticos que considere necesarios para eliminar la infección.

Es importante recordar que no se deben tomar antibióticos por cuenta del paciente sin haber sido examinado antes por un especialista. Aunque sea un antibiótico recetado en anteriores ocasiones, no tiene por qué ser eficaz en la infección actual, de ahí la importancia de que el fármaco sea prescrito por el odontólogo.

Junto al antibiótico, el dentista también puede considerar necesario pautar un analgésico para rebajar la inflamación o también recomendar algún tipo de enjuague bucal para minimizar el dolor. Si la infección es importante, el profesional siempre optará por salvar el diente y decidirá un tratamiento conservador como endodoncias, empastes o lo que considere necesario.

En caso de que no sea posible, la extracción puede ser otra posibilidad si hablamos de muelas del juicio o si la infección es tan importante que no es posible salvar la muela.

¿Hay remedios caseros para las muelas infectadas?

Como hemos dicho en otras ocasiones, no recomendamos el uso de remedios caseros para calmar el dolor de muelas y mucho menos para tratar una muela infectada. En realidad, se utilizan estos medios para retrasar la visita al dentista o incluso tratar de evitarla a toda costa. Sin embargo, él es el encargado de valorar el estado de la muela, detectar el problema y decidir el tratamiento más efectivo para solucionarlo.

En Internet podemos encontrar remedios cómo colocar clavo en la muela afectada, una aspirina, bicarbonato, alcohol, bolsas de té o incluso agua oxigenada… Muchos de estos componentes pueden quemar los tejidos blandos si se ponen directamente sobre la muela afectada y lo más probable es que originen más problemas de los ya existentes. El ácido acetilsalicílico que contiene la aspirina es especialmente peligroso para las encías y no debe tener contacto en ningún momento con los tejidos blandos de la boca.

En el caso de las bolsas de té o el clavo, aun siendo remedios naturales que no afectan negativamente a la dentadura, solo sirven para aliviar el dolor pero nunca curarán la infección de la muela. El profesional será el encargado de tratar las muelas infectadas y también de recomendar algún remedio casero que pueda beneficiar el proceso de curación.

En nuestra clínica dental de Madrid le trataremos como se merece para tratar una muela infectada o cualquier otro tipo de afección bucodental. No dude en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta relacionada con su problema. Para nosotros, su salud es lo más importante.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Cuál es el precio de Invisalign

La ortodoncia Invisalign es una de las más demandadas por los pacientes debido a las numerosas ventajas que tiene respecto a la ortodoncia tradicional, como por ejemplo que sus alineadores se pueden quitar, su facilidad para la higiene dental diaria o que es un tratamiento completamente indoloro. En primer lugar, vamos a ver las fases del tratamiento Invisalign para que cualquier persona que esté pensando en hacer una ortodoncia sepa todos los pasos que debe seguir.

Fases del tratamiento Invisalign

Primera visita y estudio previo: aquí el ortodoncista examinará la dentadura del paciente para detectar los problemas que pueden ser solucionados mediante ortodoncia y valorará con él los objetivos que desea conseguir con el tratamiento. También le dirá al paciente si es apto para un tratamiento Invisalign y cuál sería el más idóneo para él.

Fabricación de los alineadores: una vez que el paciente se ha decidido por el tratamiento Invisalign más indicado para sus objetivos, se procede, mediante el uso de un escáner intraoral, a la impresión de la dentadura para fabricar las férulas a medida. Además, mediante el software ClinCheck, se puede ver el movimiento de los dientes durante el tratamiento y cómo quedarán cuando finalice. Es un servicio exclusivo que puede disfrutar el paciente solo en tratamientos Invisalign.

Comienzo del tratamiento: en poco más de una semana llegarán los alineadores a la clínica y el paciente deberá llevarlos durante todo el día. Sólo se los quitará para su higiene dental diaria. Cada juego de alineadores se utilizará durante 15 días y después deberá cambiarlos, pero no tiene que acudir a la clínica, ya que todos los juegos disponibles los tendrá en su domicilio y podrá cambiarlos cuando lo haya pautado el especialista. Cada 6 u 8 semanas, el paciente deberá acudir a la clínica para que el ortodoncista supervise que el tratamiento se está llevando a cabo de manera correcta.

Fase de retención: una vez finalizado el tratamiento y se retiran las férulas, los dientes tienden a volver a su lugar original, de ahí que la fase de retención sea muy importante para conseguir una alineación perfecta. Se pueden colocar retenedores fijos o removibles, según lo más indicado para el paciente. El ortodoncista pautará las horas que deberá llevarlo al día y la duración de esta fase.

Tipos de tratamiento Invisalign

Según el problema que hay que corregir se utilizan un número determinado de alineadores u otros. Vamos a verlo con más detalle:

Para maloclusiones leves: se utiliza el tratamiento Invisalign Lite que tiene un máximo de 14 juegos de alineadores transparentes (el que menos férulas utiliza). Este tratamiento está recomendado en apiñamientos y separaciones de dientes leves. Si después de los 14 férulas todavía no se ha corregido en su totalidad el desajuste dental se incluyen alineadores adicionales sin ningún coste. La duración de este tratamiento es de aproximadamente un año.

Para maloclusiones severas: en estos casos se utiliza el tratamiento Invisalign Full. Al tratarse de casos más complicados no hay un número limitado de alineadores. El paciente tendrá todos los que le haga falta y la duración suele ser de unos 18 meses en función del problema que haya que corregir.

Para adolescentes: Invisalign Teen es el tratamiento que se utiliza para corregir alineaciones en niños y adolescentes. Es el mismo que Invisalign Full pero adaptado a las necesidades de los más pequeños. Su principal característica es que los alineadores disponen de un indicador de color azul que indica al ortodoncista el tiempo real que el paciente ha utilizado la férula para saber lo que queda de tratamiento. Además, como los más jóvenes tienden a ser más descuidados, el tratamiento incluye tres juegos de férulas gratis para reponer en caso de pérdida o rotura.

Invisalign precio

El precio de un tratamiento de ortodoncia Invisalign varía según el problema del paciente, ya que algunos deberán llevar los alineadores más tiempo que otros. No es lo mismo corregir un caso de apilamiento o dientes separados que otro de sobremordida, mordida cruzada, abierta, etc. Estos últimos serán más caros que los que tienen que ver sólo con el alineamiento dental.

¿Qué aspectos son importantes para calcular el precio de un tratamiento Invisalign?

Dificultad del problema a tratar: como hemos dicho, según sea el problema del paciente, el tratamiento durará más o menos. Los alineadores se cambian con una frecuencia de unos 15 días. Como cada férula tiene un precio, el importe final dependerá del número de alineadores que se utilicen en el tratamiento. En los casos más complicados donde se requieren más férulas el importe será más alto que en los casos más sencillos.

Seguro médico disponible: dependiendo de la mutua o el seguro médico al que esté adscrito el paciente, es posible que disponga de descuentos para su tratamiento Invisalign, de esta forma el precio final será más barato. Para saberlo, tan solo tiene que preguntar si nuestra clínica tiene acuerdos con su aseguradora en coberturas dentales.

Clínica dental elegida: es otro factor a tener en cuenta, ya que cada clínica tiene sus precios dependiendo de la calidad que ofrezca, su trayectoria, materiales que utilizan, etc. Nuestro consejo, como siempre, es que elija su clínica dental de siempre y desconfíe de las clínicas que ofrecen precios demasiado económicos, ya que normalmente no suelen dar el precio final y su servicio tampoco suele ser el esperado.

¿Cuánto cuesta Invisalign?

El precio del tratamiento Invisalign en nuestra clínica dental de Madrid depende mucho de las necesidades de cada paciente y el problema que se está tratando, pero suele oscilar entre 1.900€ y 5.500€ aproximadamente. El coste puede parecer un poco elevado a priori, pero dadas las numerosas ventajas que ofrece y que se trata de un excelente tratamiento de ortodoncia, realmente es un precio ajustado a la tecnología utilizada y al nivel de cualificación necesario del profesional que va a tratar al paciente.

Por supuesto, nuestros pacientes pueden acogerse a las facilidades de pago que ponemos a su disposición para que el aspecto económico no suponga ningún problema a la hora de abordar un problema de salud bucodental. Encontraremos la mejor fórmula para que pueda pagar el tratamiento con total facilidad, ya sea con una financiación a medida sin intereses, el pago a plazos, etc.

En nuestra clínica dental de Madrid dispone de los mejores profesionales y la mejor forma de pago para que no suponga ningún impedimento a la hora de resolver su problema bucodental. Contacte con nosotros y resuelva todas sus dudas. Estamos a su entera disposición.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Tratamiento para la Periodontitis

La periodontitis es una de las afecciones bucodentales más extendidas entre la población y, al tratarse de una enfermedad crónica, es imprescindible aplicar un tratamiento específico y hacer un seguimiento de manera regular para comprobar su evolución. En caso de no seguir estos pasos, la periodontitis puede ser más virulenta y derivar en otras enfermedades o con la extracción de piezas dentales.

La periodontitis forma parte de las llamadas enfermedades periodontales junto a la gingivitis. Éstas afectan directamente a las encías y se originan por una higiene bucodental deficiente que empieza a formar la placa bacteriana. La proliferación de bacterias consigue penetrar poco a poco en las encías y puede acabar afectando a la raíz del diente.

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad y supone un primer aviso con el  enrojecimiento y sangrado de encías. En caso de no poner remedio, la enfermedad continúa avanzando con rapidez hasta que aparece la periodontitis, mucho más grave que la gingivitis, ya que no solo afecta a las encías, sino también a los dientes y los huesos que sujetan las piezas dentales. Esta es la situación más grave, ya que la pérdida de solidez en la masa ósea puede provocar la caída de piezas dentales. De ahí la importancia de tratar cuanto antes la periodontitis.

Periodontitis tratamiento

Estas son las etapas en las que se basa el tratamiento de la periodontitis para conseguir los mejores resultados:

Primera fase: estudio de la enfermedad

El profesional debe hacer un exhaustivo examen bucodental al paciente mediante radiografías y otras técnicas como la medición del sarro y el estado de las bolsas periodontales que la placa bacteriana ha ido formando a lo largo del tiempo. Mediante este estudio podremos saber el grado de la afección y conocer el pronóstico de los dientes que pueden verse afectados.

Segunda Fase: estudio de las bacterias

En esta fase del tratamiento, el especialista tomará unas muestras de las bolsas periodontales para identificar el tipo de bacteria que ha originado la enfermedad. Después de analizarlas en el laboratorio y saber exactamente el tipo de agente patógeno que ha afectado la encía, estará en disposición de elegir el antibiótico más eficaz para combatir la infección. El paciente tomará el medicamento que le indique el odontólogo y seguirá sus indicaciones el tiempo que sea necesario.

Tercera fase: curetaje y alisado radicular

El raspado o curetaje consiste en limpiar el sarro (placa bacteriana solidificada) que se acumula y penetra por debajo de las encías. En este procedimiento se utilizan unas herramientas llamadas curetas, de ahí el nombre de curetaje. El proceso es totalmente indoloro ya que se utiliza anestesia local o también óxido nitroso.

Normalmente el raspado y alisado radicular se suele hacer en dos sesiones de una hora cada una. Una vez eliminadas las bolsas periodontales, el profesional hará especial hincapié en los hábitos de higiene bucodental que debe llevar el paciente a diario para evitar que se produzca de nueva la formación de placa bacteriana en sus encías. Estas instrucciones de higiene están personalizadas para el paciente y deberá cumplirlas fielmente para que la enfermedad periodontal no vuelva a hacer acto de presencia.

Cuarta Fase: seguimiento

Después de cuatro o cinco semanas, el paciente deberá volver a la clínica para someterse a un nuevo examen, esta vez para supervisar los efectos del tratamiento. De nuevo se llevarán a cabo radiografías y mediciones de sarro en las encías para comparar los registros que se tomaron en el primer examen y comprobar si efectivamente han disminuido los índices de bacterias.

Si efectivamente los resultados indican una erradicación de la periodontitis, es decir, que se ha cumplido con éxito el objetivo inicial, el profesional pautará las revisiones necesarias para mantener este estado óptimo de salud. Normalmente, las visitas se programan cada cinco o seis meses dependiendo de cada caso.

Es de vital importancia que el paciente acuda a las revisiones que ha pautado su especialista, ya que el mantenimiento y seguimiento de la periodontitis es tan importante como su erradicación en la fase de limpieza. Hay pacientes que se olvidan completamente de acudir a las citas y cuando esto sucede, casi con total probabilidad, la periodontitis vuelve a aparecer de nuevo, de tal forma que el paciente tendrá que someterse de nuevo al tratamiento desde la primera fase, con los consiguientes costes y molestias derivados de ello.

Cirugía periodontal

El tratamiento de la periodontitis que hemos descrito es el habitual para solucionar los efectos de la enfermedad en la mayoría de casos. Sin embargo, si los depósitos de sarro se encuentran a una profundidad considerable debido a un avance incontrolado de la enfermedad, no se puede acceder a ellos con el procedimiento de raspado y alisado radicular que se utiliza normalmente y es necesario recurrir a la cirugía.

Esta intervención quirúrgica consiste en retirar con un bisturí un trozo de tejido blando (conocido en la jerga odontológica como “colgajo”) para poder acceder a las bolsas periodontales y poder eliminarlas. El periodoncista utiliza para limpiarlas tanto curetaje como ultrasonidos, de esta forma consigue una limpieza en profundidad de la zona afectada. Cuando se ha llegado a esta fase severa de la enfermedad, lo más probable es que esta intervención sea necesaria en más de una pieza dental.

Además, durante la intervención, si existen daños en los tejidos óseos adyacentes, el especialista también puede realizar injertos de hueso para mejorar la calidad del hueso que sujeta a los dientes y evitar posibles complicaciones. Después de hacer todas las intervenciones que el periodoncista considera necesarias para la rehabilitación de la encía y el diente afectado, vuelve a colocar el trozo de encía en su lugar mediante puntos de sutura y el paciente recupera de nuevo la funcionalidad y la salud en la zona donde la periodontitis ha sido más intensa.

En caso de cirugía, las indicaciones y las revisiones que marca el especialista deben cumplirse con más disciplina si cabe por parte del paciente para evitar de nuevo la formación de placa bacteriana que puede derivar en una periodontitis.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los periodoncistas más experimentados y con el material más avanzado para llevar a cabo cualquier tipo de tratamiento enfocado en erradicar las enfermedades periodontales. Contacte con su clínica de confianza y no se juegue la salud acudiendo a clínicas de dudosa reputación.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Injerto de hueso dental para implantes

El injerto de hueso dental es una técnica cada vez más utilizada en los implantes dentales cuando el paciente no dispone de la masa ósea necesaria. Normalmente esto sucede cuando se ha perdido una pieza dental y con el paso del tiempo el hueso contiguo a las raíces del diente empieza a perder sus propiedades. Esta reabsorción ósea se puede ver agravada por la utilización de prótesis removibles que presionan el hueso.

Otra causa importante de pérdida de hueso son las enfermedades periodontales o los traumatismos dentales donde la fractura del hueso puede originar muchos problemas si no se trata a tiempo.

Tratamientos para la falta de hueso

Antes, la falta de hueso suponía la imposibilidad de colocar implantes dentales en los pacientes, pero ahora existen técnicas muy avanzadas para generar hueso donde sea necesario y así el paciente puede solucionar su problema con los tratamientos adecuados.

El injerto de hueso consiste en implantar un trozo de hueso, normalmente del propio paciente, en la zona del maxilar que tiene deficiencia ósea. Se suele utilizar hueso del mentón o de las zonas posteriores de la mandíbula.

El injerto óseo pretende generar hueso en la cantidad y volumen que necesita el paciente y para ello se utilizan distintos materiales. Estos son los distintos tipos de injertos que se pueden hacer para mejorar la masa ósea dental:

  • Xenoinjerto: es el injerto de hueso de otro origen biológico distinto al paciente, es decir un trozo de hueso de animal.

  • Aloplástico: el injerto de este tipo no tiene un origen animal o humano, sino que trabaja con materiales sintéticos

  • Aloinjerto: se utilizan huesos de la misma especie pero con genética distinta, es decir, estamos hablando de huesos humanos que provienen de bancos. Este tipo de injerto se suele combinar con autoinjertos para obtener los resultados deseados.

Cuando hablamos de implantes dentales, el profesional tiene que evaluar previamente al paciente y establecer si realmente necesita más masa ósea y que sea de la calidad necesaria para la instalación de los implantes.

¿Cuándo es preciso utilizar el injerto de hueso?

Estos son los supuestos en que el profesional utiliza un injerto de hueso

Para preservar los alvéolos

Cuando se pierde un diente o hay una extracción, el espacio que queda vacío se llama alvéolo. Éste, al cicatrizar pierde un importante volumen óseo, tanto a lo alto como a lo ancho. En caso de que haya varias extracciones dentales la pérdida de hueso es mayor y se recomienda proteger los alvéolos con injertos óseos cuando se retiran las raíces de las piezas dentales extraídas.

Para la elevación de senos

Cuando hay alguna pérdida dental los maxilares suelen crecer en volumen y eliminan parte del hueso en el reborde maxilar. Esto puede dificultar la cirugía de los implantes dentales, pero en manos expertas se puede hacer mediante la elevación de los senos maxilares.

Esta operación se hace para injertar el hueso una vez subida la parte inferior del seno, de esta manera se crea el espacio suficiente para la colocación de los implantes. Se trata de un procedimiento contrastado durante décadas y muy predecible para aumentar el hueso maxilar.


Tanto la elevación de los senos como la colocación de los implantes dentales se pueden hacer en una sola consulta siempre que el profesional disponga del hueso suficiente entre el borde del maxilar superior y la base del seno. Si no hay suficiente hueso, la elevación del seno se llevará a cabo en primer lugar y después se dejará madurar durante algunos meses según el material que se haya utilizado. Cuando el profesional considere que es el momento adecuado se procederá a la colocación de los implantes.

En la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal tiene un origen bacteriano y suele acarrear la pérdida de hueso cerca de los dientes. Si la enfermedad continúa adelante se puede dar la movilidad de los dientes y en un paso más avanzado la pérdida de las piezas dentales. Cuando el profesional ya ha tratado la enfermedad y ésta remite, se lleva a cabo un injerto óseo en los dientes afectados para evitar la extracción.

En la periimplantitis

Esto sucede cuando ya se han colocado los implantes dentales y se produce una pérdida de hueso alrededor de los mismos. El paciente puede apreciar síntomas como enrojecimiento, inflamación o hemorragias cerca de los implantes. El injerto de hueso se suele hacer cerca de los implantes que han tenido una importante pérdida ósea.

Regeneración del hueso horizontal o vertical

Si ha habido una reabsorción ósea originada por una pérdida dental prematura el profesional debe proceder a una regeneración de hueso que puede ser horizontal o vertical. Para ello se utilizarán los tipos de injerto óseo más adecuados para recuperar la masa ósea perdida y así colocar los implantes de la mejor forma posible.

Procedimiento del injerto de hueso

Durante la cirugía de injerto de hueso se utiliza anestesia local y, si es necesario, también la sedación consciente, por tanto el paciente no tendrá ningún dolor durante la intervención. Si la pérdida de hueso no es importante se pueden colocar los implantes en la misma sesión que el injerto, sin embargo, en grandes pérdidas de hueso los implantes sólo se podrán colocar después de varios meses, entre 6 y 9.

Postoperatorio

El paciente sentirá algunas molestias en la zona intervenida pero el principal peligro a evitar es una posible infección, de ahí que los injertos de hueso dental no sean recomendables para fumadores. Estos son algunos consejos para que el postoperatorio sea lo mejor posible para el paciente:

Hemorragias: el primer día suele haber sangrado en la zona afectada, no obstante si no cesa después de morder una gasa durante media hora se aconseja acudir a la clínica para que el profesional lo valore.

Hinchazón: durante dos o tres días puede haber hinchazón en la zona del injerto que puede reducirse con hielo o con antiinflamatorios recetados por el odontólogo.

Higiene bucodental: es importante los primeros días cepillarse los dientes de manera muy cuidadosa y con un cepillo especial. También se recomienda utilizar enjuagues bucales siempre bajo supervisión profesional.

Antibióticos: durante una semana el especialista pautará el tipo de antibióticos que debe tomar el paciente y su dosis, de esta manera se evitará una posible infección.

Dolor: si el paciente tiene mucho dolor, el profesional puede prescribir analgésicos y antiinflamatarios dependiendo de la intensidad del dolor.

Los injertos de hueso suponen una técnica muy avanzada en implantología y es importante ponerse en manos de profesionales cualificados y experimentados, ya que en caso de complicación o imprevisto, siempre encontrarán la solución más satisfactoria para el paciente y con todas las garantías.

En nuestra clínica dental de Madrid llevamos más de cuatro décadas ejerciendo la odontología y todas sus especialidades. Nuestro objetivo es velar por la salud bucodental de usted y su familia. Contacte con nosotros, su clínica de confianza.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Consejos para el blanqueamiento dental

  • consejos de blanqueamiento dental

Antes de iniciar cualquier tratamiento de estética dental hay que saber que para conseguir una sonrisa perfecta antes es preciso disponer de una buena salud bucodental, de ahí que un examen odontológico previo, determinará si antes del tratamiento estético es necesario proceder con algún otro tratamiento para corregir cualquier deficiencia, como una endodoncia, ortodoncia o cualquiera que sea necesario.

Una vez que el profesional se cerciora de que la dentadura del paciente está en perfectas condiciones llega el momento de examinar las necesidades estéticas del paciente para personalizar al máximo el tratamiento y elegir la técnica adecuada que le proporcionará la sonrisa que está buscando.

En el caso de una técnica tan utilizada como el blanqueamiento dental es muy importante adaptarla a cada persona, elegir la concentración del producto a utilizar y los tiempos necesarios de aplicación para conseguir los mejores resultados. También es posible que se pueda combinar con otras técnicas como el limado de los dientes.

Algunas personas llegan a obsesionarse con el blanco de sus dientes (un trastorno que se denomina blancorexia), de tal forma que desean unos dientes demasiado blancos, cuando lo que realmente hay que intentar conseguir es el color más natural posible. De ahí la importancia de seguir las recomendaciones y consejos de un profesional de estética dental para que la sonrisa final sea bonita y no exagerada.

Principales consejos para un blanqueamiento dental perfecto

1- Asegúrate que estás en manos de profesionales cualificados. No olvides que el blanqueamiento es un tratamiento odontológico. Desconfía de las clínicas que ofrecen blanqueamientos dentales muy baratos. Acude a tu clínica de confianza.

2- Después de un análisis previo, el especialista determinará el tratamiento para cada paciente, ya sea en la clínica o a domicilio. En el caso del blanqueamiento dental con led, o las carillas dentales, será siempre en la consulta. En el domicilio, el paciente puede autoaplicarse blanqueadores pero siempre bajo la supervisión del profesional cada semana o quince días.

3- Se suele utilizar una combinación de técnicas con sesiones en la clínica, donde se aplica peróxido de hidrógeno y la aplicación de luz fría para activar el producto, y sesiones en casa donde se aplicará peróxido de carbamida durante 15 días (normalmente dos horas al día), mediante una férula hecha a medida de la boca del paciente.

4- El blanqueamiento dental no es en absoluto doloroso, aunque en pacientes con alta sensibilidad dental puede sentir molestias como cuando bebe una bebida demasiado fría. No suele durar mucho (unas 72 horas) y termina de manera espontánea. De todas formas, el profesional puede dar unas pautas para aminorar esta sensibilidad durante el tratamiento.

5- Se recomienda una dieta blanda durante el tratamiento para que sea más efectivo, evitando alimentos que puedan teñir los dientes como es el caso del café o el vino tinto. También se debe evitar el tabaco en la medida de lo posible para que los dientes no se oscurezcan.

6- Los tratamiento de blanqueamiento dental no dañan el esmalte siempre que se utilicen productos de primera calidad, que hayan pasado los más altos estándares de calidad y el paciente siga de manera correcta todas las instrucciones del profesional y acuda a las citas que sean necesarias en la clínica.

7- Es importante no comprar productos blanqueadores por internet. En primer lugar porque si la empresa que vende online está en España es un delito, ya que está terminantemente prohibido vender este tipo de productos por la red y, en segundo lugar, aun comprando de manera legal, está poniendo en serio riesgo su salud bucodental, ya que no tiene la certeza de que esos productos hayan pasado las regulaciones pertinentes y no tiene la supervisión de un profesional durante el tratamiento.

8- Los efectos del blanqueamiento dental suelen durar entre año y medio y dos años, de ahí que sea preciso tomar medidas para mantener el color de los dientes después del tratamiento. Con el paso del tiempo tenderán a oscurecerse, quizá no tanto como para volver al estado inicial de las piezas antes del tratamiento, pero sí un poco, de ahí que el profesional marcará algunas pautas a seguir para que sus dientes siempre luzcan brillantes y sanos.

9- Es imprescindible cumplir con las medidas higiénicas que recomiende el especialista después del tratamiento, ya que si no se siguen puede influir negativamente en el color de los dientes conseguido tras el blanqueamiento. Además, hay que intentar evitar bebidas que manchen demasiado los dientes (como las carbonatadas, por ejemplo) y evitar alimentos con mucho colorante. En caso de tomar este tipo de alimentos, es preciso cepillarse los dientes después de cada ingesta.

10- Como hemos dicho anteriormente, hay que evitar el tabaco durante el tratamiento, pero también después, o al menos bajar las dosis de cigarrillos, ya que el blanqueamiento pierde su eficacia con el paso del tiempo y los dientes tienden a oscurecerse. Si a esto le añadimos una higiene bucodental deficiente, en muy poco tiempo los dientes sometidos al blanqueamiento dental pueden perder su brillo

11- Otros problemas que pueden influir en el cambio de coloración de los dientes pueden ser la toma de ciertos medicamentos, algunas enfermedades generales u otro tipo de afecciones dentales que pueden influir en la pérdida del blanco obtenido con el tratamiento de estética.

12- Los profesionales aconsejan desconfiar de los dentífricos blanqueadores que se pueden obtener prácticamente en cualquier lugar. Se trata de pastas que no blanquean el diente sino que tratan de devolverlo a su color original. Un producto realmente blanqueador no puede comprarse por internet, ni en farmacias, ni en centros comerciales y se debe aplicar de una manera controlada y supervisada siempre por un profesional.

En la actualidad, solo se pueden dispensar pastas blanqueadoras con un contenido de peróxido de hidrógeno inferior al 0,1%, o con una concentración de peróxido de carbamida menor del 0,3%. Estos productos pueden disminuir el tono amarillento de los dientes y favorecen la eliminación de las manchas superficiales.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales en estética dental y materiales de primeras marcas para los tratamientos de blanqueamiento dental. Contacte con nosotros y disfrute de su mejor sonrisa.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Exodoncia, cuidados antes y después

En nuestra clínica dental en Madrid la exodoncia es una de las prácticas habituales que consiste en la extracción de una pieza dental o una parte remanente que se ha quedado en el alveolo. Se trata de una intervención sencilla que se lleva a cabo con anestesia local y no suele tener ninguna complicación salvo las molestias de la hemorragia posterior a la extracción del diente.

Causas de la exodoncia

Las principales causas de la exodoncia son la caries y la enfermedad periodontal. También se aplica en dientes retenidos o mal posicionados, supernumerarios, dientes con tumoración o quistes o dientes temporales. Otro caso probable puede ser que después de varias reendodoncias no haya más remedio que proceder a la extracción.

No es posible practicar una exodoncia si hay una infección previa en el diente a extraer o en el tejido periodontal, tampoco si hay un absceso. Sin embargo, con un examen previo del especialista y un uso adecuado de los antibióticos y la anestesia troncular, se puede llevar a cabo la extracción.

Cuando un paciente se somete a una exodoncia debe seguir las indicaciones del profesional y tener en cuenta una serie de cuidados antes y después de la intervención para evitar cualquier tipo de infección en la herida.

Cuidados antes de la exodoncia

  • Evitar las comidas pesadas y la ingesta de alcohol antes de la exodoncia
  • Es recomendable que el paciente haya dormido lo suficiente y esté descansado
  • Dependiendo el caso, el profesional puede recomendar la toma de antibióticos antes de la intervención para que los gérmenes de la boca no pasen al torrente sanguíneo.
  • Si la operación requiere el uso de mucha anestesia, el paciente no podrá conducir ningún vehículo.
  • El paciente informará al odontólogo sobre la medicación que esté tomando por si puede interferir en la cicatrización y la coagulación sanguínea.

Cuidados después de la exodoncia

  • La reducción de la hemorragia es la primera prioridad después de la exodoncia. El paciente morderá gasas en la zona intervenida y tratará de no rozar la herida con la lengua para evitar su irritación. Una vez transcurridas varias horas de la operación todavía puede continuar el sangrado, aunque mucho más débil.
  • No se recomienda cepillarse los dientes ni usar enjuagues hasta 12 horas después de la intervención. Después, es preferible no tocar con el cepillo la encía intervenida.
  • Hasta después de 24 horas no se recomienda las actividades intensas y tener un buen descanso.
  • El paciente consumirá una dieta con mucho líquido y alimentos blandos.
  • Los analgésicos se pueden tomar antes de que se pasen los efectos de la anestesia. Si la zona afectada está muy inflamada se puede aplicar hielo durante 30 minutos.
  • Es importante acudir al dentista si hay fiebre, si la inflamación aumenta después de tres días, si continúa el sangrado o si los analgésicos no pueden contrarrestar el dolor.

En nuestra clínica dental disponemos de los mejores profesionales y la última innovación tecnológica como la endodoncia con microscopio para este y otros tratamientos dentales. No dude en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Ortodoncia interceptiva, ¿cuándo es necesaria?

La ortodoncia interceptiva es un tipo de ortodoncia que, como su nombre indica, “intercepta” el crecimiento del hueso maxilar evitando así posibles complicaciones o anomalías en el futuro como maloclusiones o problemas de mordida.

La mejor edad para lograr un desarrollo óptimo de los maxilares es entre los 7 y los 11 años, cuando el niño está en fase de crecimiento. Es aquí cuando los padres deben llevar al niño a nuestra consulta dental en Argüelles y cumplir con las revisiones periódicas necesarias para poder corregir a tiempo cualquier problema funcional que pudiera darse.

En ocasiones, será necesario expandir los maxilares y en otras estimular o frenar el crecimiento mandibular dependiendo de cada caso. Los hábitos infantiles como chuparse el dedo o colocar de manera incorrecta la lengua al tragar se pueden solucionar con la ortodoncia interceptiva con más facilidad si se trata a tiempo en edades tempranas, ya que más adelante, el tratamiento se complica mucho más.

En caso de no aplicar la ortodoncia interceptiva a tiempo cada vez será más difícil rectificar los problemas óseos porque la anatomía del paciente ya se ha desarrollado y resulta muy complicado modificarla. Incluso podría darse el caso de ser necesaria la intervención de un cirujano maxilofacial para poder solucionar el problema.

Ventajas de la ortodoncia interceptiva

  • Coordina la posición y el tamaño de los maxilares con la estimulación o el frenado de su crecimiento
  • Equilibra las fuerzas de la masticación para que resulte más eficaz
  • Mejora la estética facial
  • Mejora la el funcionamiento de la articulación temporomandibular
  • Mejora la salud bucodental
  • Protege los dientes de todo tipo de desgastes
  • Evita enfermedades periodontales que afectan a las encías y a los huesos de soporte dental

La ortodoncia interceptiva en niños

La ortodoncia interceptiva solo se lleva a cabo con niños que están en edad de crecimiento y desarrollo porque es el momento de conseguir una colocación óptima de los huesos maxilares. Una vez concluido el tratamiento, normalmente se requiere la colocación de ortodoncia fija con brackets metálicos, o bien ortodoncia lingual u ortodoncia invisible para una colocación perfecta de los dientes y así terminar con los problemas de maloclusión.

Aparatos que se utilizan en la ortodoncia interceptiva

El ortodoncista puede recomendar distintos aparatos al paciente según la corrección que vaya a practicarle. Entre ellos podemos destacar:

  • Máscara de tracción extraoral: se utiliza para solucionar problemas de mordida originados por anomalías en los huesos faciales.
  • Disyuntor dental:  se utiliza en los casos donde el paladar es ojival o hendido. Este tratamiento dura unos pocos meses.

En nuestra clínica somos expertos en ortodoncia en Madrid. No dude en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta que necesite. Somos su clínica de confianza desde hace cuatro décadas.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…