periodontitis

¿En qué consiste el mantenimiento periodontal?

El mantenimiento periodontal es la fase posterior a un tratamiento periodontal y su objetivo es preservar la salud periodontal del paciente y evitar posibles complicaciones. Esta fase es fundamental en el tratamiento de las enfermedades periodontales para minimizar las recidivas, reducir la posibilidad de pérdidas dentales y tratar otras posibles afecciones bucodentales.

Una enfermedad como la periodontitis es importante detectarla en sus primeras fases, de esta manera se puede evitar la posible pérdida de piezas dentales y la estabilización del hueso que las sujeta. En fases muy avanzadas de la enfermedad, cuando el deterioro es demasiado grande, no hay otra alternativa que la extracción de los dientes afectados, pero se pueden evitar estos casos tan extremos si se siguen las pautas marcadas por el especialista en el mantenimiento periodontal. Este tratamiento está basado en un diagnóstico preciso que ponga en marcha cuanto antes un tratamiento efectivo.

Muchos pacientes creen que el mantenimiento periodontal consiste en una profilaxis o limpieza profesional de la boca, pero esto no es cierto. En realidad tiene que ver con un tratamiento médico personalizado para cada paciente con el objetivo de que la periodontitis no vuelva a aparecer. En caso de que el paciente se haya sometido a un tratamiento de implantes dentales, el mantenimiento periodontal favorece el seguimiento del estado de los mismos y puede detectar algún tipo de infección de manera precoz.

En qué consiste el mantenimiento periodontal

Después de la fase del tratamiento periodontal el profesional debe evaluar el estado de salud bucodental y más en concreto el periodontal. Es muy importante identificar factores de riesgo que puedan derivar en una nueva progresión de la enfermedad, lo que se conoce como recidivas.

En el caso de los implantes, en el mantenimiento periodontal se tratará de evitar la inflamación y la infección de los tejidos periimplantarios y de esta forma minimizar en todo lo posible el riesgo de que el implante fracase.

Acciones que se llevan a cabo en el mantenimiento periodontal

 Anamnesis

Consiste en la actualización de la historia clínica del paciente siempre teniendo en cuenta todas las modificaciones durante el tratamiento y las molestias o complicaciones que se ha podido producir. El profesional también revisa y actualiza la medicación que toma el paciente en base a su evolución.

Control de la placa bacteriana

Es un control muy importante para comprobar la evolución de la enfermedad periodontal y, para ello, el especialista debe evaluar mediante medidores si la placa está aumentando o, por el contrario, ha desaparecido. También se comprueba si hay alguna caries, desgaste dental o hipersensibilidad.

Periodontograma

Es la prueba para comprobar la profundidad de las bolsas periodontales, el nivel de inserción clínico y la recesión gingival. También se comprueba la inflamación de las encías y la supuración. Este es un indicador de que la enfermedad periodontal continúa activa. Además, también se comprueba la movilidad de los dientes, ya que es un indicador de la progresión que está llevando la enfermedad, aunque también puede ser por otras causas totalmente diferentes.

El periodontograma también sirve para comprobar las lesiones de furcación donde en las zonas de difícil acceso, la acumulación de placa puede ser más peligrosa. Por ejemplo, en zonas muy sensibles es imprescindible controlar la ausencia de encías queratinizadas. Además del periodontograma también es necesario llevar a cabo un examen radiológico cada dos o tres años donde se pueden observar los cambios en el hueso alveolar, posibles caries y otras patologías a nivel periapical.

¿Qué ocurre si no se sigue un buen mantenimiento periodontal?

Es un hecho que los pacientes que no siguen las directrices del programa de mantenimiento periodontal descuidan su higiene bucodental y en poco tiempo presentan síntomas de deterioro periodontal. Por tanto, es el especialista el encargado de personalizar al paciente las medidas de higiene que debe tomar para revertir la situación.

Es imprescindible seguir un tratamiento para descubrir localizaciones que se han infectado posteriormente al tratamiento. Mediante una tartrectomía se elimina la acumulación de placa supragingival  y subgingival. En el caso de los implantes, en la actualidad hay cepillos diseñados especialmente para permitir un mejor acceso a las prótesis y así evitar la formación de placa. También es recomendable el uso de enjuagues bucales que contengan cloruro de cetilpiridinio y clorhexidina.

Fluorización y pulido

La fluorización es un procedimiento que ayuda a evitar la hipersensibilidad dentinaria en los pacientes con enfermedad periodontal. Esta hipersensibilidad sucede porque este tipo de pacientes tienen más expuestas las raíces de los dientes que una persona sin esta afección. En estos casos, la fluorización es muy eficaz.

En cuanto al proceso de pulido sirve para eliminar las tinciones dentales siempre que la dentina no esté expuesta. Sin embargo, hay que evitar el pulido en las piezas con caries, en dientes con el esmalte demasiado fino, en zonas desmineralizadas, en restauraciones o en implantes.

Visitas a la clínica durante el mantenimiento periodontal

El especialista en periodoncia será el que marque las visitas a la clínica en función de sus exploraciones y del riesgo que vea en la progresión de la enfermedad periodontal. Estos riesgos varían según el paciente y tienen que ver con su estado de salud general, el consumo de sustancias nocivas como el alcohol o el tabaco, influencias genéticas, factores psicológicos, estrés, etc. Normalmente, después de una enfermedad periodontal, el primer año se llevan a cabo visitas de mantenimiento cada 3 o 4 meses y según su evolución el profesional ampliará o reducirá la frecuencia.

A pesar de todos los controles y los tratamientos de mantenimiento, puede suceder que el paciente sufra pérdida de inserción periodontal por muchos factores. Esto puede provocar que se reinicie la enfermedad denominada ahora recidiva periodontal. Las recidivas son frecuentes en pacientes que no desarrollan una técnica de higiene bucodental correcta o no son lo suficientemente constantes. En estos casos se pueden utilizar antisépticos que contengan clorhexidina, ya que tiene efecto antiplaca y actúa contra la gingivitis.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales y los medios técnicos más sofisticados para llevar a cabo un mantenimiento periodontal eficaz para cada paciente. Pida cita con nosotros y resuelva todas sus dudas sobre este importante tratamiento bucodental.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Qué debe garantizar una clínica dental?

El cuidado de nuestra dentadura debe tomarse tan en serio como el cuidado de nuestra salud en general y la visita a la clínica dental debe ser regular para comprobar que nuestra salud bucodental está en perfecto estado. En la clínica están todos los especialistas necesarios para la prevención o el tratamiento de cualquier tipo de afección bucodental, para que el paciente siempre obtenga la mejor atención y una confianza ciega en que su problema será resuelto con todas las garantías.

Depende de la especialidad que necesite cada paciente, la clínica proporcionará el personal y los medios necesarios para devolver a la persona un estado de salud óptimo. No siempre tiene que haber un problema de salud, a lo mejor se trata de un problema estético, en este caso, el profesional experto en esta disciplina recomendará el mejor tratamiento para que la persona recupere su mejor sonrisa, ya sean carillas dentales, blanqueamiento dental o una mezcla de técnicas, como puede ser la ortodoncia y el blanqueamiento.

Una clínica dental que se precie siempre debe garantizar que sus profesionales están capacitados para resolver cualquier problema bucal del paciente y que utilizan materiales de calidad y las técnicas más innovadoras a nivel tecnológico. Pero sobre todo, debe proporcionar al paciente tranquilidad, confort y bienestar en cada una de sus visitas y hacerle comprender que está en buenas manos y cualquier imprevisto o contratiempo será resuelto en el menor tiempo posible y con los mejores resultados.

Principales motivos para acudir a una clínica dental

Desde una ligera molestia en una muela o en las encías, pasando por dolores intensos en los dientes, o casos más graves como periodontitis, traumatismos o fracturas, hay muchos motivos para acudir a la consulta de un profesional de la odontología y cualquiera de ellas debe ser atendida con la mayor profesionalidad por parte de sus especialistas. Para conseguir ofrecer el mejor servicio posible, una clínica dental debe disponer de las siguientes disciplinas:

Ortodoncia

Es uno de los servicios que más demandan los pacientes, no solo por problemas bucodentales serios, sino también por estética dental. Una alineación dental perfecta está al alcance de cualquier persona y la ortodoncia, dado el importante desarrollo tecnológico que ha adquirido en los últimos años, es capaz de ofrecer un servicio magnífico incluso en los casos más extremos.

Estética dental

La ortodoncia también podríamos incluirla dentro de esta disciplina odontológica que engloba otras técnicas muy utilizadas en las clínicas dentales. Sin duda es la disciplina que ha tenido mayor desarrollo y repercusión en los últimos tiempos y la que mayor número de pacientes concentra en las clínicas dentales. La reducción de costes y los excelentes resultados han animado a mucha gente a acudir a la clínica dental para conseguir la mejor de sus sonrisas. Es una rama de la odontología que está en continuo desarrollo, ya que la tecnología cada vez aporta nuevas técnicas con mejores resultados. Las carillas dentales y su precio reducido o el blanqueamiento dental, ya sea en la clínica o en el domicilio, son técnicas cada vez más utilizadas para conseguir unos dientes relucientes.

Periodontitis

Las enfermedades de las encías (gingivitis y periodontitis) son cada vez más frecuentes y una clínica dental debe ofrecer tratamientos de periodoncia eficaces para evitar que la enfermedad siga avanzando y derive en efectos más serios como la pérdida de piezas dentales o pérdida de hueso de la mandíbula. Un buen especialista en periodontitis ofrecerá el mejor tratamiento para cada paciente, totalmente personalizado y con garantías de solucionar su problema.

Implantología dental

Esta es otra de las disciplinas que marca la diferencia entre una clínica dental de calidad y otra que ofrece servicios más deficientes. Se trata de una técnica con mucha complejidad y que no todos los profesionales están capacitadas para ejercer. La implantología permite restaurar una o varias piezas dentales, que se han perdido por distintas razones, mediante la instalación de un tornillo en el hueso maxilar que hará de raíz del diente artificial. Después se atornilla una corona al tornillo que será la parte visible de la nueva pieza dental.

Mediante este tratamiento, no solo se recupera la funcionalidad dental a la hora de comer, o hablar, sino que también se evitan enfermedades periodontales u otro tipo de afecciones peligrosas como la absorción ósea. Además, con la tecnología actual, los tornillos utilizados se fabrican con materiales 100% biocompatibles y un porcentaje mínimo de rechazo.

Endodoncia

Es uno de los tratamientos más solicitados en cualquier clínica dental, también es  conocido popularmente como “empaste”. Es un sencillo procedimiento por el que se limpian los conductos radiculares del diente y se retira la pulpa afectada, normalmente por caries. Una vez saneados los conductos se procede a su sellado para evitar la llegada de agentes patógenos externos. Aunque es uno de los tratamientos más sencillos en odontología, algunos casos pueden resultar más complicados y es imprescindible que el profesional tenga el conocimiento y experiencia necesarios para resolver la situación.

Servicio de odontopediatría

Es un servicio cada vez más demandado por los padres que quieren confiar en un buen dentista para sus hijos desde sus primeros años de vida. La principal labor del odontopediatra es prevenir posibles afecciones de los niños e inculcar buenos hábitos de higiene bucodental a los pequeños. Cuando son bebés su deber es informar a los padres sobre la mejor manera de limpiar su boca, aún cuando todavía no han erupcionado su primera dentición. El objetivo es asegurar una salud bucal óptima desde que aparecen sus primeros dientes y mantener buenos hábitos para que de adultos continúen disfrutando de un buen estado bucodental.

Servicio de odontogeriatría

Esta disciplina se encarga de la prevención y detección de afecciones bucodentales propias de la tercera edad, es decir, adultos de más de 65 años. Es a partir de esta edad cuando aparecen algunas enfermedades crónicas o degenerativas que pueden afectar a la salud bucal, como puede ser la osteoporosis y la pérdida de calidad ósea en los huesos de la mandíbula. Un profesional especializado en la salud de los más mayores, sabrá prevenir y adelantarse a las posibles enfermedades más características de la edad y recomendará tratamientos específicos para revertir las situaciones más complicadas.

Como vemos, en una clínica dental tienen cabida todo tipo de pacientes, con problemas bucodentales de lo más variado y su obligación es ofrecer soluciones personalizadas para cada uno contando con la última tecnología a su alcance y los mejores materiales posibles. En nuestra clínica dental de Madrid le ofrecemos esto y mucho más. Nada menos que cuatro décadas velando por la salud bucodental de miles de pacientes. Contacte con nosotros y le atenderemos de la mejor forma, como siempre hemos hecho.

 

 

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Odontología, el bienestar de los dientes

La odontología se basa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de cualquier tipo de enfermedad de la boca, incluyendo los tejidos blandos y los dientes. El objetivo de la odontología es eliminar el origen del problema que provocó la enfermedad para que no vuelva a aparecer.

La mayoría de la población ha tenido que acudir alguna vez a un dentista en Madrid, o en cualquier otra ciudad, para recibir un tratamiento bucodental, aunque es cierto que muchas personas evitan ir a la clínica dental porque asocian la palabra odontólogo con dolor, ansiedad o agitación. Los que no visitan regularmente una clínica dental creen que visitar al dentista consiste en hacer un empaste, tratar unas encías inflamadas o incluso practicar una extracción y esto no tiene nada que ver con la realidad.

Es cierto que el principal motivo de visita de una clínica dental es porque siente dolor, pero cada vez más acuden personas para mejorar su estética dental y disponer de una sonrisa perfecta. Por tanto, debemos aparcar la idea de que el odontólogo es un profesional al que solo se recurre cuando no hay más remedio y que provoca malestar y dolor en el paciente porque no es cierto.

Nuestro trabajo es mejorar la calidad de vida de las personas empezando por su boca, ya que es uno de los puntos más importantes del cuerpo humano y va a repercutir en el resto del organismo para obtener una salud de mayor calidad.

Cómo trabaja un buen odontólogo

Cuando una persona visita la clínica dental, el primer paso es examinar la boca del paciente para comprobar su estado. El dentista supervisa su estructura dental, el estado de los dientes, encías, huesos y músculos de la boca y la armonía estética del conjunto. El objetivo es comprobar el estado de su salud bucodental y si puede incidir de alguna forma en su salud general. Para ello, el profesional efectuará las pruebas necesarias y utilizará los últimos medios tecnológicos que tenga a su alcance, como por ejemplo el escáner intraoral, para obtener una imagen mucho más nítida de todos los rincones de la boca del paciente.

Además de la exploración bucodental, el dentista también formulará preguntas al paciente sobre sus hábitos alimenticios y otras prácticas que pueden ser perjudiciales para la salud, como el tabaco o el alcohol, ya que todo esto influye directamente en la salud bucal y general de la persona.

Relación entre la salud bucodental y la salud general

Las enfermedades generales afectan a la salud de la boca, al igual que las enfermedades bucodentales afectan a la salud general del paciente. Esta interrelación es muy importante a la hora de diagnosticar y tratar cualquier tipo de afección y el odontólogo lo tiene muy en cuenta para conseguir el mayor bienestar posible en la persona. Vamos a ver con más detalles el impacto de esta interrelación:

Desgaste de los dientes por malos hábitos alimenticios, medicación, enfermedad, etc.

El desgaste prematuro de los dientes puede deberse a una dieta excesivamente ácida, también por la ingesta de medicamentos demasiado agresivos o por algún tipo de trastorno alimentario. Cuando se produce una erosión dentaria, la estructura dental se modifica y se producen cambios en la masticación de alimentos y también a nivel estético, ya que la sonrisa comienza a afearse.

El consumo de alimentos ácidos y bebidas carbonatadas o energéticas incide en la erosión dental y es importante rebajar su consumo o  eliminarlos de la dieta. Los problemas de estómago son otra causa de erosión dental, sobre todo provocada por la acidez, vómitos o reflujo.

En cuanto a los niños es importante que lleven una dieta saludable para evitar la aparición de caries y otras afecciones. No hay que olvidar que su dentadura está formándose y es imprescindible limitar el consumo de bebidas y alimentos demasiado azucarados.

Periodontitis y su relación con la salud general

La buena salud periodontal es imprescindible no solo para mantener la boca en perfectas condiciones, sino también para tener una salud general buena. Si hay una infección en las encías, éstas permanecerán inflamadas, incluso con sangrado, lo que supondrá molestias y mal aliento para el paciente. Hay que incidir en el caso de los fumadores que no notarán estos síntomas porque el tabaco los oculta y esto supone un peligro para el desarrollo de enfermedades que el paciente ignora.

Cuando hay una infección crónica, como el caso de la periodontitis, puede provocar distintas alteraciones en el flujo sanguíneo y derivar en enfermedades vasculares o cardíacas, entre otras. De ahí la importancia de detectar a tiempo cualquier tipo de afección periodontal para erradicarla cuanto antes.

Entre los diabéticos es muy importante mantener las encías sanas ya que si hay infecciones puede haber cambios en los niveles de azúcar y provocar un descontrol en la enfermedad.

Masticación y deglución de alimentos

Cuando hay alteraciones en la mandíbula puede afectar a la hora de masticar y tragar alimentos y también en la frotación de los dientes superiores con los inferiores. Además pueden provocar dolor de cabeza, dolor de espalda o incluso alteraciones en la forma de hablar.

Si las funciones de la mandíbula se desarrollan con normalidad, todos los músculos relacionados con ella funcionan bien e incide en una correcta posición del cráneo, el cuello y la cintura escapular. Otras afecciones que pueden presentarse por problemas de mandíbula son dolores de oído o cara.

Forma de la boca y posición de la lengua

El desarrollo facial se produce en los primeros años de vida pero influye mucho en la salud general de la persona en todas las etapas de la vida. La respiración es uno de los aspectos que más influye en la forma de la cara, ya que si no se respira por la nariz se producen cambios en la lengua, la cara crece de manera más vertical y se genera un paladar más profundo.

Todo esto provoca que la arcada sea más estrecha y los dientes no tengan el suficiente espacio para salir, lo que puede ocasionar cambios de carácter bioquímico, apneas y otros trastornos que afectan al organismo en diferentes niveles.

Como vemos, el buen estado de la dentadura y las encías tiene una influencia muy importante con la salud general, de ahí la importancia de acudir regularmente a la consulta de su dentista en Madrid. Contacte con nosotros para comprobar su estado bucodental. Nuestros especialistas le atenderán con la máxima profesionalidad.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Tratamiento para la Periodontitis

La periodontitis es una de las afecciones bucodentales más extendidas entre la población y, al tratarse de una enfermedad crónica, es imprescindible aplicar un tratamiento específico y hacer un seguimiento de manera regular para comprobar su evolución. En caso de no seguir estos pasos, la periodontitis puede ser más virulenta y derivar en otras enfermedades o con la extracción de piezas dentales.

La periodontitis forma parte de las llamadas enfermedades periodontales junto a la gingivitis. Éstas afectan directamente a las encías y se originan por una higiene bucodental deficiente que empieza a formar la placa bacteriana. La proliferación de bacterias consigue penetrar poco a poco en las encías y puede acabar afectando a la raíz del diente.

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad y supone un primer aviso con el  enrojecimiento y sangrado de encías. En caso de no poner remedio, la enfermedad continúa avanzando con rapidez hasta que aparece la periodontitis, mucho más grave que la gingivitis, ya que no solo afecta a las encías, sino también a los dientes y los huesos que sujetan las piezas dentales. Esta es la situación más grave, ya que la pérdida de solidez en la masa ósea puede provocar la caída de piezas dentales. De ahí la importancia de tratar cuanto antes la periodontitis.

Periodontitis tratamiento

Estas son las etapas en las que se basa el tratamiento de la periodontitis para conseguir los mejores resultados:

Primera fase: estudio de la enfermedad

El profesional debe hacer un exhaustivo examen bucodental al paciente mediante radiografías y otras técnicas como la medición del sarro y el estado de las bolsas periodontales que la placa bacteriana ha ido formando a lo largo del tiempo. Mediante este estudio podremos saber el grado de la afección y conocer el pronóstico de los dientes que pueden verse afectados.

Segunda Fase: estudio de las bacterias

En esta fase del tratamiento, el especialista tomará unas muestras de las bolsas periodontales para identificar el tipo de bacteria que ha originado la enfermedad. Después de analizarlas en el laboratorio y saber exactamente el tipo de agente patógeno que ha afectado la encía, estará en disposición de elegir el antibiótico más eficaz para combatir la infección. El paciente tomará el medicamento que le indique el odontólogo y seguirá sus indicaciones el tiempo que sea necesario.

Tercera fase: curetaje y alisado radicular

El raspado o curetaje consiste en limpiar el sarro (placa bacteriana solidificada) que se acumula y penetra por debajo de las encías. En este procedimiento se utilizan unas herramientas llamadas curetas, de ahí el nombre de curetaje. El proceso es totalmente indoloro ya que se utiliza anestesia local o también óxido nitroso.

Normalmente el raspado y alisado radicular se suele hacer en dos sesiones de una hora cada una. Una vez eliminadas las bolsas periodontales, el profesional hará especial hincapié en los hábitos de higiene bucodental que debe llevar el paciente a diario para evitar que se produzca de nueva la formación de placa bacteriana en sus encías. Estas instrucciones de higiene están personalizadas para el paciente y deberá cumplirlas fielmente para que la enfermedad periodontal no vuelva a hacer acto de presencia.

Cuarta Fase: seguimiento

Después de cuatro o cinco semanas, el paciente deberá volver a la clínica para someterse a un nuevo examen, esta vez para supervisar los efectos del tratamiento. De nuevo se llevarán a cabo radiografías y mediciones de sarro en las encías para comparar los registros que se tomaron en el primer examen y comprobar si efectivamente han disminuido los índices de bacterias.

Si efectivamente los resultados indican una erradicación de la periodontitis, es decir, que se ha cumplido con éxito el objetivo inicial, el profesional pautará las revisiones necesarias para mantener este estado óptimo de salud. Normalmente, las visitas se programan cada cinco o seis meses dependiendo de cada caso.

Es de vital importancia que el paciente acuda a las revisiones que ha pautado su especialista, ya que el mantenimiento y seguimiento de la periodontitis es tan importante como su erradicación en la fase de limpieza. Hay pacientes que se olvidan completamente de acudir a las citas y cuando esto sucede, casi con total probabilidad, la periodontitis vuelve a aparecer de nuevo, de tal forma que el paciente tendrá que someterse de nuevo al tratamiento desde la primera fase, con los consiguientes costes y molestias derivados de ello.

Cirugía periodontal

El tratamiento de la periodontitis que hemos descrito es el habitual para solucionar los efectos de la enfermedad en la mayoría de casos. Sin embargo, si los depósitos de sarro se encuentran a una profundidad considerable debido a un avance incontrolado de la enfermedad, no se puede acceder a ellos con el procedimiento de raspado y alisado radicular que se utiliza normalmente y es necesario recurrir a la cirugía.

Esta intervención quirúrgica consiste en retirar con un bisturí un trozo de tejido blando (conocido en la jerga odontológica como “colgajo”) para poder acceder a las bolsas periodontales y poder eliminarlas. El periodoncista utiliza para limpiarlas tanto curetaje como ultrasonidos, de esta forma consigue una limpieza en profundidad de la zona afectada. Cuando se ha llegado a esta fase severa de la enfermedad, lo más probable es que esta intervención sea necesaria en más de una pieza dental.

Además, durante la intervención, si existen daños en los tejidos óseos adyacentes, el especialista también puede realizar injertos de hueso para mejorar la calidad del hueso que sujeta a los dientes y evitar posibles complicaciones. Después de hacer todas las intervenciones que el periodoncista considera necesarias para la rehabilitación de la encía y el diente afectado, vuelve a colocar el trozo de encía en su lugar mediante puntos de sutura y el paciente recupera de nuevo la funcionalidad y la salud en la zona donde la periodontitis ha sido más intensa.

En caso de cirugía, las indicaciones y las revisiones que marca el especialista deben cumplirse con más disciplina si cabe por parte del paciente para evitar de nuevo la formación de placa bacteriana que puede derivar en una periodontitis.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los periodoncistas más experimentados y con el material más avanzado para llevar a cabo cualquier tipo de tratamiento enfocado en erradicar las enfermedades periodontales. Contacte con su clínica de confianza y no se juegue la salud acudiendo a clínicas de dudosa reputación.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Injerto de encía

Una de las afecciones bucodentales más frecuentes que atendemos en nuestra clínica de Argüelles es la recesión de encías, que afecta tanto a la estética como también a la posible movilidad de las piezas dentales. Cuando la retracción de encías es muy acusada, el profesional puede optar por un tratamiento de injerto para corregir la afección.

Son varias las causas que intervienen en la retracción de las encías. Por un lado las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis), que si no se tratan a tiempo pueden atacar la raíz de los dientes y comprometer su movilidad. Otra causa importante pueden ser los hábitos perjudiciales, como el tabaco o el alcohol y, por último, aunque menos frecuente, un cepillado de dientes muy agresivo durante mucho tiempo. Las encías, también se pueden ver influenciadas por cambios hormonales como por ejemplo, el embarazo.

¿Cómo se produce la retracción de las encías?

Es un proceso gradual donde el paciente no se da cuenta de que sus encías poco a poco van dejando más al descubierto las piezas dentales. Normalmente, el paciente se da cuenta de que algo no va bien con las encías cuando se ha llegado a un estado avanzado en la retracción y aparecen síntomas como la sensibilidad dental al frío o al calor o una estética diferente. En esto casos, el especialista puede considerar un injerto de encía para revertir la situación.

¿En qué consiste el injerto de encía?

El injerto de encía es una microcirugía que recupera la parte de encía dañada para evitar posibles complicaciones en el futuro como puede ser la pérdida dental. La intervención es muy poco invasiva y consiste en extraer tejido de otras zonas de la boca (normalmente del paladar) y después colocarlo en la zona donde la encía se ha retraído y ha dejado desprotegidos los dientes.

Tipos de injerto de encía

Después de un examen exhaustivo por parte del profesional, éste puede decidir efectuar el injerto de una manera o de otra, siempre buscando el mayor beneficio del paciente y evitando problemas que puedan aparecer con el paso del tiempo.

El injerto de encías es un procedimiento que consiste en extraer tejido blando de una zona de la encía próxima a la pieza o piezas dentales que han quedado desprotegidas. La muestra de tejido extraída se conoce con el nombre de pedículo y se injerta en el área alrededor del diente que ha sido afectado.

Puede ocurrir que en determinadas ocasiones no hay suficiente tejido en las encías para llevar a cabo la intervención y es preciso recurrir a tejidos del paladar. Es aquí donde nos encontramos con dos tipos de procedimientos de injerto para corregir el retroceso de encías:

  • Injerto de tejido conectivo: el procedimiento consiste en separar y seleccionar tejido subepitelial con el objetivo de proteger la zona que ha sido dañada. El resto de la muestra que se ha tomado se implantará en el lugar de origen.
  • Injerto gingival libre: se obtiene pare de tejido palatino y se coloca de forma íntegra en la zona afectada para repararla. También se utiliza este procedimiento para para aumentar el grosor de las encías y su capacidad de proteger los dientes.
  • Injerto con tejidos fuera de la boca del paciente: hay ocasiones en que el tejido necesario para reparar la retracción de encías no puede obtenerse de la boca del paciente y es necesario recurrir a un banco de tejidos blandos para reparar la retracción.

¿Cómo es la intervención?

Como hemos dicho, la intervención de injerto de encía es muy poco invasiva y se lleva a cabo con anestesia local para que paciente no note ninguna molestia en lo que dure la cirugía. En determinados casos, el especialista puede recurrir a la sedación consciente, por ejemplo, en pacientes con una odontofobia acusada.

En estos casos, el especialista sabrá cómo tratar a estas personas para que la intervención sea lo más confortable posible. Con la sedación consciente, el paciente permanece en un estado de conciencia parcial durante la cirugía y la sensación de ansiedad y estrés por la operación disminuye considerablemente, de tal forma que prácticamente no se entera del procedimiento.

Recomendaciones en el postoperatorio del injerto de encía

Durante el proceso de cicatrización, el paciente puede notar algunas molestias, pero si sigue las pautas del profesional, serán mínimas y además evitará cualquier tipo de complicación en el futuro. Estas son las principales recomendaciones que se deben seguir en el postoperatorio de injertos de encía:

  • Tomar antiinflamatorios siempre con la pauta que le ha indicado el especialista para reducir las molestias después de la intervención. Normalmente, la pauta que suele marcar tiene una duración de tres o cuatro días después de la cirugía.
  • Aplicar hielo en la zona sobre todo durante las cuatro o cinco horas después de la operación. De esta forma se reduce la inflamación y se evita la posible aparición de traumatismos en la zona afectada.
  • No practicar deportes o cualquier tipo de actividad que suponga esfuerzo físico en la semana siguiente a la intervención para evitar posibles golpes que pueden afectar al injerto de encía.
  • La dieta debe incluir alimentos preferentemente blandos y con temperatura templada o fría. También es preferible evitar comidas que supongan un importante esfuerzo a la hora de masticar.
  • Durante las dos semanas después de la cirugía es recomendable seguir las pautas de higiene bucodental que marque el profesional. Deberá hacerse de manera muy sutil para que el injerto no se vea afectado. Se pueden llevar a cabo enjuagues de clorhexidina.
  • Es importante no abusar del tabaco ni el alcohol, ya que estas sustancias dificultan mucho el proceso de cicatrización del injerto.

Principales beneficios del injerto de encía

  • Ofrece la protección natural de los dientes que estaban expuestos por la retracción de las encías. De esta forma están menos expuestos a la placa, las caries y enfermedades periodontales.
  • El injerto frena la pérdida de tejido y por tanto la posibilidad de que aparezca movilidad en los dientes en un futuro con el consiguiente riesgo de pérdida dental.
  • Reduce la sensibilidad de los dientes y las molestias derivadas de ello.
  • Mejora la estética bucodental del paciente recuperando una sonrisa perfecta.

Lo más importante a la hora de someterse a un tratamiento de injerto de encías es ponerse en manos de los mejores profesionales. En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los últimos medios tecnológicos y los especialistas más experimentados para llevar a cabo esta intervención. Contacte con nosotros para este u otro tipo de problema bucodental. 

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Elevación del seno maxilar

  • Elevación seno maxilar - clínica dental González Baquero

Las cirugías de implantes dentales han aumentado en los últimos años debido a que cada vez más personas se deciden a sustituir sus dientes naturales que se han desgastado por el paso del tiempo, por traumatismo o por cualquier otra razón. La utilización de las últimas innovaciones tecnológicas y la aplicación de técnicas cada vez más contrastadas y con un elevado nivel de éxito, junto con tratamientos accesibles a nivel económico para los pacientes, han conseguido que muchas personas den el paso para sustituir sus dientes y mejorar su funcionalidad y estética.

Causas principales de la pérdida de dientes naturales

Las causas más habituales en la pérdida de piezas dentales suelen ser enfermedades como la periodontitis, caries, traumatismos o un desgaste inadecuado del diente debido al bruxismo o a fuertes traumatismos. En muchas ocasiones, el paciente no advierte el problema que está teniendo y pasa bastante tiempo hasta que el odontólogo hace un estudio de su caso y comprueba que es prácticamente inevitable la pérdida de la pieza dental. Esta pérdida suele ir acompañada por pérdidas en el hueso maxilar.

El hecho de no tratar una periodontitis a tiempo, o no sustituir un diente en el momento adecuado, puede resultar muy perjudicial y es necesario evaluar un nuevo tratamiento para ofrecer una solución al paciente que corrija los problemas ocasionados y le ofrezca ciertas garantías para el futuro. Está claro que cuanto más tiempo pase después de la pérdida de una pieza, habrá más probabilidades de que haya problemas cuando se coloque el implante.

El mejor consejo es que cuanto antes se intente solucionar el problema será mucho mejor para la salud del paciente y también el tratamiento será mucho más barato. De todas formas, hay que decir que, aunque haya pasado un tiempo desde la pérdida dental y se haya producido una reabsorción ósea, se han desarrollado técnicas para una regeneración óptima del hueso dental que puede proporcionar el soporte necesario a la hora de insertar el implante.

¿Cómo funcionan los implantes dentales?

Los implantes dentales son tornillos fabricados en un material especial que se colocan en el hueso maxilar, debajo de las encías, y que pueden reemplazar perfectamente las piezas dentales que el paciente ha perdido. Una vez fijados los implantes, se coloca sobre el tornillo una corona dental para lograr recuperar toda la funcionalidad que tenía el diente reemplazado.

El funcionamiento es idéntico para todos los implantes, pero, dependiendo del material con el que estén fabricados (zirconio o titanio), o también el fabricante, varía el procedimiento de colocación. Según el problema del paciente, puede ser más adecuado un determinado material o un fabricante. De ahí la importancia de hacer un estudio previo al paciente por parte del implantólogo que será el que determine el tipo específico de implante que necesitará el paciente.

Posibles complicaciones de los implantes dentales

Los pacientes que necesitan la colocación de implantes suelen hacer muchas preguntas al profesional que les está tratando porque tienen preocupación por el tipo de tratamiento que van a recibir. Lo que más suelen preguntar es sobre los posibles riesgos o complicaciones que pueden tener en el proceso y, sin duda, una de las principales complicaciones que puede darse cuando se lleva a cabo un tratamiento de implantología es la falta de hueso.

Para evitar esta complicación, el especialista debe hacer un estudio exhaustivo del hueso que va a sujetar los implantes, sobre todo si hay una cantidad suficiente para proceder a insertarlos, o si está demasiado debilitado. Si el implantólogo comprueba que existe alguno de estos problemas, debe optar por un tratamiento de regeneración ósea o una elevación del seno maxilar.

¿En qué consiste la elevación del seno maxilar?

Se trata de una técnica quirúrgica que se utiliza en implantología dental con pacientes que no tienen un volumen suficiente de hueso o la altura ósea necesaria en la zona posterior del maxilar superior. Mediante la elevación del seno, se aumenta la cantidad de hueso en las zonas donde el paciente tiene más carencia ósea y de esta manera se permite la sujeción de los implantes.

Las personas que tienen este tipo de problemas en su hueso maxilar, pueden someterse sin problemas a la intervención quirúrgica que requieren los implantes. También aumenta la efectividad de los implantes en la zona posterior del maxilar superior, ya que esta es la zona donde más suelen fracasar.

Estos fracasos, normalmente suelen venir por una pérdida de piezas dentales demasiado pronto o por una enfermedad periodontal. Esto provoca una pérdida progresiva de hueso y que éste vaya perdiendo altura ósea para que la fijación de los implantes se lleve a cabo con un mínimo de posibilidades de éxito. A veces se pueden colocar los implantes nada más efectuar el injerto óseo, pero otras veces es preciso esperar hasta seis meses.

La elevación del seno maxilar es un tratamiento muy efectivo y seguro, pero antes, el profesional debe asegurarse que es lo más adecuado para el paciente. El procedimiento consiste en injertar hueso dental en la zona posterior del maxilar superior, es decir, donde se sitúan los molares y premolares.

Pasos de la elevación del seno maxilar

1- Mediante anestesia local se insensibiliza la zona

2- Se crea el acceso al seno maxilar

3- Se sube el seno para conseguir el espacio que se necesita para injertar el hueso  

4- Se injerta el hueso

5- Se cierra la herida

Dependiendo de cada caso, se podrán insertar los implantes inmediatamente (siempre que el paciente cuente con 4 mm de altura de hueso) o habrá que esperar a que el injerto sea reabsorbido por las células del hueso del paciente. Para la colocación de implantes es necesario contar con 10 mm de altura del hueso, por eso se eleva unos milímetros el seno, para conseguir la altura mínima para la colocación óptima de los implantes.

Postoperatorio

Después de la intervención quirúrgica para elevar el seno maxilar, normalmente se presenta una inflamación en la zona intervenida que puede molestar al paciente durante las primeras 48 horas, pero con el tratamiento adecuado prescrito por su especialista, en pocos días remitirá. Las principales recomendaciones para una recuperación rápida son:

  • No enjuagarse la boca hasta pasados uno o dos días
  • No cepillarse los dientes hasta un día después de la intervención y evitar la zona dañada.
  • No comer hasta pasadas al menos dos horas de la intervención
  • Aplicar hielo en la zona intervenida durante las dos horas después de la operación
  • Seguir una dieta blanda el día de la operación
  • Reducir el consumo de tabaco y alcohol durante el postoperatorio

Con estas sencillas recomendaciones la elevación del seno será todo un éxito y el paciente podrá disfrutar de unos implantes sin complicaciones. En nuestra clínica dental de Argüelles dispone de los mejores profesionales en implantología y otras disciplinas odontológicas para solucionar cualquier problema bucodental que tenga. Somos su clínica de confianza durante cuatro décadas y velamos por su salud. Contacte con nosotros.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (5 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Gingivectomía, ¿en qué casos es necesaria?

La gingivectomía está muy relacionada con afecciones como la gingivitis, la periodontitis, o incluso con la pulpitis y consiste en un tipo de cirugía que extirpa el tejido gingival por diferentes razones, entre ellas, la formación de bolsas periodontales. Estas bolsas se forman entre el diente y la encía por la acumulación de placa bacteriana y es imprescindible eliminarlas para evitar la destrucción de los huesos de la mandíbula. Mediante una gingivectomía se lleva a cabo esta eliminación para devolver la salud al tejido gingival.

También se puede hacer por motivos estéticos, por ejemplo para reducir el tamaño de una encía. En este sentido se combina con otro procedimiento que es la gingivoplastia, que remodela el borde de las encías para mejorar la estética y el contorno de los dientes.

Hay que tener en cuenta que la gingivectomía no siempre es una buena solución, porque si el paciente tiene poco tejido gingival y las bolsas periodontales han aumentado de tamaño, la intervención puede suponer un inconveniente importante. El periodoncista examinará  de manera exhaustiva al paciente y decidirá el mejor tratamiento para resolver el problema presentado.

¿Cómo se lleva a cabo una gingivectomía?

Es una intervención sencilla con anestesia local y normalmente sin complicaciones. Estas, con nulas consecuencias para el paciente, pueden suceder durante el transcurso de la cirugía por el normal desarrollo de la intervención, como hemorragias o pequeñas heridas en las encías, y otras, en el postoperatorio, como posibles infecciones que se tratarían inmediatamente con antibióticos.

La gingivectomía se realiza con un bisturí eléctrico para conseguir la máxima precisión y un sangrado mínimo en las encías. El procedimiento es indoloro debido a la anestesia local aplicada y consigue algo a tener muy en cuenta, es decir, evitar que la encía retorne a la posición anterior a la intervención.

En cuanto a los puntos de sutura utilizados son muy sutiles y se retirarán después de una semana. El periodoncista puede considerar que es necesario no solo el recontorneado de la encía, sino también del hueso, si cree que la encía puede volver a su posición anterior. Con un recorte de 2 milímetros se conseguirán unos resultados permanentes.

¿Para qué se hace la gingivectomía?

Está especialmente indicada para tratar la enfermedad periodontal con pacientes que tienen bolsas periodontales de más de 3 mm de profundidad y disponen de un tejido gingival con unas dimensiones mínimas. También se utiliza cuando hay pérdida ósea y en tratamientos estéticos donde es preciso eliminar una parte de la encía para asegurar un resultado final óptimo.

La gingivectomía se aplica también para tratar distintas patologías relacionadas con las encías como pueden ser la hiperplasia, la fibrosis, el crecimiento de la encía por la ingesta de medicamentos, bolsas periodontales de difícil acceso o para un mejor acceso en tratamientos de restauración dental.

Gingivectomía en tratamientos de estética dental

Cuando algunas personas sonríen pueden mostrar encías que difieren en tamaño y resultan antiestéticas. Los dientes parecen más pequeños y las encías más grandes. En estos casos, se utiliza la gingivectomía, para reducir el tejido gingival que rodea el diente y conseguir una sonrisa perfecta.

Mediante ese pequeño recorte que se realiza alrededor de los dientes, se consiguen unas proporciones más estéticas entre el diente y la encía y el efecto de la sonrisa es más natural, con los dientes más largos y grandes y con una forma menos cuadriculada. Lo más importante sobre la gingivectomía con fines estéticos es que se realiza de manera rápida, indolora y perfectamente previsible, con resultados excelentes y sobre todo visibles desde el primer momento.

Casos en los que se lleva a cabo la gingivectomía estética

La gingivectomía se lleva a cabo cuando la encía ha crecido de manera desproporcionada debido a los siguientes supuestos:

Crecimiento mediante erupción pasiva alterada

Este trastorno se da cuando los dientes crecen de manera natural. Normalmente, este proceso termina cuando el paciente cumple los 16 años. Es aquí cuando la erupción de los dientes provoca que las encías no se retiren la distancia suficiente y cubren una buena parte del esmalte dental.

Cuando el maxilar superior crece demasiado

El crecimiento alterado de los huesos maxilares es otro de los motivos de que las encías ocupen espacios dentales. Suele ir acompañada por erupciones pasivas alteradas de menor consideración. Como hemos dicho, la gingivectomía consigue equilibrar el tejido gingival y ofrecer una sonrisa con proporciones más armónicas y mucho más estéticas.

Sin embargo, hay veces que la gingivectomía no es suficiente y es preciso recurrir a otro tipo de intervención quirúrgica como es la cirugía ortognática. Esta se utiliza en los casos que hay un crecimiento óseo mucho mayor de lo normal y la encía también crece de manera desmesurada. Mediante este tipo de cirugía, el cirujano maxilofacial reduce el hueso para que la encía también retroceda.

Este tipo de cirugía se suele combinar con la ortodoncia para que los dientes se alineen en la posición correcta. Cuando el maxilar superior ha crecido demasiado, los dientes superiores también están más adelantados de la normal y gracias a la ortodoncia se consigue un posicionamiento perfecto de todas las piezas dentales superiores.

Bruxismo

Los pacientes con bruxismo tienen a apretar con fuerza los dientes produciendo un desgaste importante en el esmalte. Si esta afección continua en el tiempo, los dientes terminan erosionándose y reduciendo su tamaño. De esta forma, la encía gana terreno al diente. Además, los dientes de la arcada superior tienden a buscar los de la arcada inferior y, como los dientes superiores son de menor tamaño, tienden a una erupción que atrae consigo el tejido gingival. En estos casos de desgaste importante de los dientes, es necesario utilizar carillas dentales o coronas para cubrir las piezas.

Postoperatorio de la gingivectomía

Pasado un día de la intervención, el paciente puede cepillarse los dientes con un cepillo específico que le ayudará a disolver el coágulo de sangre que se forma en el margen gingival. Aunque pueda parecer doloroso, las pequeñas molestias que tiene el paciente se alivian con un analgésico, por tanto, en absoluto estamos hablando de un postoperatorio complejo. En menos de una semana, el paciente notará cómo la inflamación de las encías desaparece y en dos semanas, o incluso menos, las encías se habrán recuperado totalmente de la intervención.

En nuestra clínica dental de Argüelles contamos con los mejores expertos en periodoncia capaces de realizar gingivectomías en todo tipo de casos, ya sea por patologías o por tratamientos estéticos. Contacte con nosotros para resolver cualquier duda o consulta y no dude en contar con nosotros para solucionar cualquier problema de salud bucodental. Somos su clínica de confianza.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Cirugía periodontal

La caries y las enfermedades periodontales (gingivitis y periodoncia), junto a la pulpitis y otras afecciones, suelen ser los problemas de salud bucodental que más tratamos en nuestra clínica dental de Madrid. Según el SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), 8 de cada 10 personas mayores de 35 años, padece algún tipo de enfermedad relacionada con las encías.

Además, es importante saber que a medida que pasan los años aumenta la probabilidad de padecer enfermedades periodontales, de tal forma que a partir de los 65 años, nueve de cada diez personas sufren alguna de estas dolencias. Son datos muy esclarecedores de lo importante que es tener en cuenta la incidencia de este tipo de afecciones para tratar de atajar la principal causa que las provocan que no es otra que una higiene bucal deficiente. Sin embargo, no es la única causa a tener en cuenta, ya que hay otro tipo de factores que inciden directamente en nuestros dientes y encías, como pueden ser adicciones nocivas (consumo excesivo de alcohol y tabaco, por ejemplo) o incluso aspectos genéticos.

La higiene bucodental es muy importante para tener unas encías sanas

Siempre hacemos hincapié en este aspecto, pero nunca es suficiente. Si tenemos unos dientes y encías limpios y sanos evitaremos la proliferación de la placa bacteriana que es la principal causante de enfermedades como la gingivitis y periodontitis. No olvidemos que estas afecciones, si no se tratan a tiempo, pueden derivar en enfermedades más serias que necesitarán tratamientos más agresivos.

El sangrado de las encías que se da en la gingivitis puede combatirse una manera más sencilla siguiendo las recomendaciones de higiene bucodental del especialista. Es posible que el cepillado de dientes se lleve a cabo con un cepillo específico y que aumenten las medidas de higiene como por ejemplo, usando el hilo de dental y enjuagues al final del cepillado, en caso de que el paciente no tenga el hábito de utilizar estos elementos de limpieza.

Si no se trata adecuadamente la gingivitis, puede desarrollarse una periodontitis que es mucho más grave y con daños más complicados de solucionar. La periodoncia produce retracción de las encías y ataca la raíz del diente si no se toman las medidas oportunas. El resultado es la movilidad de los dientes e incluso su caída. Además, la periodontitis también puede afectar a la salud general del paciente, ya que las bacterias de la boca pueden llegar a otros lugares del organismo a través del sistema circulatorio. Enfermedades como la diabetes o afecciones como el infarto de miocardio o los partos prematuros están muy relacionados con la periodoncia.

Como vemos, la periodontitis es una enfermedad bucodental que debemos vigilar de una manera firme y siempre con un profesional cualificado y experimentado, ya que es posible que, en determinados casos, la cirugía sea la única solución.

¿Cómo saber si es necesaria la cirugía en una periodontitis?

Cuando un paciente tiene síntomas de periodontitis, el profesional realizará un examen bucodental para determinar si padece esta enfermedad. Si el diagnóstico es positivo resulta imprescindible saber la fase periodontal en la que se encuentra mediante distintas pruebas como radiografías, escáner intraoral o sondaje. Esta prueba consiste en medir a qué profundidad se encuentra el sarro que se ha ido acumulando en las encías, ya que si está demasiado profundo se forman las bolsas periodontales y hay que actuar con la máxima rapidez para evitar pérdida ósea.

El tratamiento básico que se utiliza en las primeras fases de la periodontitis consiste en un raspado y alisado radicular (también llamado curetaje), sin embargo, en los casos donde la enfermedad está muy avanzada, no es suficiente con este tratamiento y es preciso aplicar la cirugía periodontal. Normalmente es necesaria para tratar las bolsas periodontales profundas (más de seis milímetros), ya que el tratamiento básico no las puede eliminar.

La cirugía periodontal consiste en separar y levantar la mucosa que rodea al hueso de la pieza dental, de esta forma, el especialista puede retirar todo el sarro acumulado y desinfectar la zona de la mejor manera posible. Después procederá a una sutura para evitar la entrada de bacterias y seguidamente el paciente comienza el postoperatorio.

¿Cómo es el postoperatorio de una cirugía periodontal?

Dependiendo de cada caso, el especialista proporcionará unas indicaciones específicas al paciente para conseguir una recuperación óptima. En general, hay una serie de recomendaciones que son inherentes a todos los pacientes. Son las siguientes:

  • Uso de enjuagues bucales específicos que llevan clorhexidina para evitar una posible infección. Se suelen utilizar entre dos y tres semanas después de la cirugía.
  • Se tomarán analgésicos o antiinflamatorios si el paciente los necesita, pero siempre bajo la supervisión del profesional que será quien indique el medicamento y la dosis que mejor se adecúa a sus necesidades médicas.
  • La sutura normalmente se retira una semana después de la cirugía y en este intervalo de tiempo es imprescindible utilizar un cepillo de dientes quirúrgico y evitar el cepillado en la zona donde se ha intervenido. Después de quitar la sutura, el paciente podrá volver a utilizar el cepillo de dientes que utilizaba anteriormente.
  • Es imprescindible acudir a todas las revisiones que ha programado el periodoncista y seguir las indicaciones relacionadas con el mantenimiento periodontal. De esta forma evitaremos que la enfermedad vuelva a activarse, algo que puede suceder si no se llevan a cabo las medidas oportunas que considere el odontólogo especialista.

Acuda siempre a una clínica de confianza

 

La periodontitis es una enfermedad bucodental que puede provocar daños importantes en dientes y encías y es preciso una supervisión continua y un trabajo de prevención para evitar su desarrollo. De ahí que la principal recomendación a todos los pacientes es mantener la mejor higiene bucal posible y, en caso de advertir síntomas de una posible gingivitis, (por ejemplo si comprobamos que nos sangran las encías con facilidad durante el cepillado de dientes), acudir al odontólogo para que revise nuestra dentadura y nos aconseje convenientemente.

Mire nuestra clínica dental y descubra todo lo que podemos hacer por usted en casos de gingivitis o periodontitis, o en cualquier otra afección bucodental. Somos su clínica de confianza desde hace cuatro décadas y nuestra experiencia y la satisfacción de nuestros pacientes son el mejor aval posible.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…