Scroll to top

Sedación consciente en tratamientos odontológicos

En nuestra clínica dental intentamos ofrecer el mejor servicio bucodental a nuestros pacientes con las técnicas y procedimientos más innovadores del momento. Nuestro objetivo es que cualquier persona, independientemente de su problema bucodental, se sienta confiada y tranquila en nuestras instalaciones porque será atendida por los mejores especialistas en cualquier rama odontológica.

Nuestros profesionales atienden cada día a pacientes que experimentan alteraciones importantes cuando visitan una clínica dental. La odontofobia, o miedo al dentista, es una afección que sufre un 15%  de la población, con distintos grados. Su origen puede estar en experiencias negativas previas o en otro tipo de trastornos, pero lo cierto es que estos pacientes requieren una atención específica y aplicar procedimientos que ayuden a reducir su nerviosismo.

El procedimiento más utilizado para proporcionar el confort y bienestar en muchos tratamientos es la sedación consciente. Una técnica que solo se aplica en las mejores clínicas dentales que apuestan firmemente por ofrecer los mejores servicios y garantías a sus pacientes.

Aunque hemos citado el caso de los pacientes que experimentan temor al dentista, la sedación consciente se aplica principalmente en tratamientos complejos, como las cirugías (por ejemplo en la instalación de implantes dentales), o para cualquier tipo de tratamiento donde el profesional compruebe que el paciente puede estar incómodo o alterado.

A veces, el tratamiento no es complicado pero el paciente tiene un nivel alto de ansiedad y es necesario aplicar la sedación para conseguir la mayor tranquilidad posible durante la intervención. En nuestra larga trayectoria profesional podemos afirmar sin temor a equivocarnos que los resultados de la sedación consciente son excelentes y permiten que ciertos tratamientos sean mucho más llevaderos para los pacientes.

¿Cuáles son los efectos de la sedación consciente?

El principal efecto de la sedación consciente es inducir al paciente a un estado de bienestar y relajación antes de recibir un tratamiento dental. Los pacientes que sufren odontofobia sufren niveles de ansiedad y estrés tan altos que el profesional no puede aplicar el tratamiento a la persona debido a esa alteración. Sin embargo, la sedación consciente soluciona este problema y supone una alternativa muy eficaz, tanto para el paciente como para el profesional. El paciente entra en un estado de relajación y tranquilidad, pero, a la vez, se mantiene consciente.

Tipos de sedación consciente

Los especialistas utilizan dos tipos de sedación consciente dependiendo de la intervención quirúrgica, el tipo de tratamiento que se esté llevando a cabo y las condiciones del paciente. Vamos a verlas con más detalle:

Sedación consciente inhalatoria

Con esta técnica, el paciente se coloca una mascarilla que contiene óxido nitroso y oxígeno (el popularmente llamado “gas de la risa). Este gas es muy seguro y se administra por un profesional cualificado. Cuando la persona inhala el gas empieza a notar una sensación de bienestar y confort y su ansiedad desaparece. Esto sucede porque el óxido nitroso actúa como analgésico y provoca una relajación en el sistema nervioso central, sin ningún tipo de efecto secundario a nivel cardiovascular, respiratorio o en las mucosas. Se utiliza en tratamientos que no son demasiado largos ni complejos y permite la relajación de pacientes con odontofobia. Cuando el profesional ha terminado su trabajo, la persona recupera en pocos minutos la normalidad.

Sedación consciente intravenosa

Este procedimiento se utiliza en cirugías y tratamientos largos y complejos. Lo lleva a cabo un anestesista cualificado que administrará un componente inductor del sueño vía intravenosa. Este profesional calculará la dosis exacta que necesita el paciente además de controlar el pulso cardiaco durante la intervención. Una vez terminado el proceso, el paciente se sentirá como si despertara de un sueño profundo y puede tardar entre 1 y 3 horas en recuperar la actividad normal. Para este tipo de sedación se recomienda que el paciente acuda con alguien a la clínica y permanezca acompañado unas horas después de la cirugía.

¿Todas las personas pueden recibir la sedación consciente?

Hay personas que nos piden la administración de la sedación consciente porque sienten una gran agitación cuando visitan la clínica. En los casos de cirugía, es el profesional quien informa al paciente de que se le administrará la sedación para que se sienta cómodo durante el tratamiento.

En cualquier caso, antes de proceder con cualquiera de las dos formas de sedación, el especialista evaluará al paciente para ver si puede aplicarlas. Le hará varias preguntas sobre su salud general y las pruebas médicas que considere necesarias hasta comprobar que es apto para recibir la sedación consciente.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los dos tipos de sedación consciente para que nuestros pacientes tengan una experiencia agradable en cualquier tipo de tratamiento y, sobre todo, en cirugías y procedimientos que pueden incomodarlos.

Si necesita aclarar dudas o hacernos llegar cualquier consulta, no dude en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarle. Y recuerde que está en las mejores manos y que nuestros profesionales tienen la mejor cualificación y experiencia para velar por su salud bucodental y la de sus seres queridos.

Related posts