Canino en el paladar

El canino en el paladar se suele dar en un 1,7% de los pacientes que acuden a nuestra clínica dental en Argüelles y es el factor genético uno de los aspectos que más influye cuando se da este tipo de dolencia que puede estar asociada con la ausencia de dientes definitivos, dientes que están fuera de su sitio natural o retrasos en la erupción.

Cuando el paciente es un niño o un adolescente normalmente se opta por colocar el diente en su sitio mediante tracción ortodóntica. En el caso de los adultos, el profesional deberá decidir entre colocar el diente en la arcada mediante ortodoncia o poner en su lugar una prótesis.

No es aconsejable dejar el diente en el paladar por un tiempo indefinido, ya que este puede desplazarse lentamente e incidir en las raíces de los demás dientes e incluso provocar un quiste de retención. Por otro lado, la instalación de un implante dental implica la colocación de un tornillo en el hueso y luego la corona encima en un espacio que suele ser menor del normal, por lo que es posible que la prótesis se vea más pequeña.

¿Cómo se soluciona?

Los especialistas, después de examinar detalladamente cada caso, suelen decantarse por colocar el diente canino en su sitio mediante tracción ortodóntica. En ocasiones, podría ser recomendable extraer el diente incluido en el paladar si está ubicado en una posición muy desfavorable, ya que si hay un excesivo desgaste de las raíces de los dientes contiguos, el el desplazamiento del diente podría incrementar este factor.

También está indicada la extracción cuando el primer premolar puede ocupar el lugar del diente canino en la arcada y cumple con sus funciones o si presenta importantes anomalías. Por último, cuando se vaya a llevar a cabo una rehabilitación protésica casi completa

Tratamiento de ortodoncia

1- Colocación de brackets

El objetivo es crear el espacio necesario en la arcada y traccionar el diente canino. En adultos se colocan los brackets en todos las piezas de la arcada superior y en el caso de los niños, el canino de leche se deja en su lugar hasta que se tracciona el diente. Esto se hace por cuestiones meramente estéticas. Una vez que el canino está cerca de su posición se extrae el diente de leche. En caso de utilizar ortodoncia lingual, cuando se extrae el canino de leche se disimulará su ausencia mediante un laminado de composite que se colocará en el primer premolar.

2- Intervención quirúrgica

Se lleva a cabo con anestesia local y consiste en realizar una pequeña incisión para acceder al canino y colocar un pasador sobre el diente para iniciar la tracción y devolverlo a su lugar.

3- Tracción del diente a su posición

El movimiento del canino hacia su ubicación es lento y requiere entre 18 y 24 meses de tratamiento, según cada caso e independientemente de la edad del paciente. En los pacientes donde no se puede llevar a cabo la tracción del canino, éste se podría extraer y colocar en su lugar un implante dental. En este caso cabe la posibilidad de que se pueda instalar el mismo día de la extracción y también efectuar una regeneración del hueso en la zona del implante, así se acorta de manera notable el tiempo que el paciente va a estar sin la pieza y se evita una segunda intervención.

En nuestra clínica dental disponemos de los profesionales más cualificados y experimentados para llevar a cabo el tratamiento de canino en el paladar que se ajusta perfectamente a las necesidades de cada paciente. Visítanos y nuestro equipo se encargará de examinar con detalle tu dentadura para darte la solución que necesitas.