La periodontitis es una de las afecciones bucodentales más extendidas entre la población y, al tratarse de una enfermedad crónica, es imprescindible aplicar un tratamiento específico y hacer un seguimiento de manera regular para comprobar su evolución. En caso de no seguir estos pasos, la periodontitis puede ser más virulenta y derivar en otras enfermedades o con la extracción de piezas dentales.

La periodontitis forma parte de las llamadas enfermedades periodontales junto a la gingivitis. Éstas afectan directamente a las encías y se originan por una higiene bucodental deficiente que empieza a formar la placa bacteriana. La proliferación de bacterias consigue penetrar poco a poco en las encías y puede acabar afectando a la raíz del diente.

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad y supone un primer aviso con el  enrojecimiento y sangrado de encías. En caso de no poner remedio, la enfermedad continúa avanzando con rapidez hasta que aparece la periodontitis, mucho más grave que la gingivitis, ya que no solo afecta a las encías, sino también a los dientes y los huesos que sujetan las piezas dentales. Esta es la situación más grave, ya que la pérdida de solidez en la masa ósea puede provocar la caída de piezas dentales. De ahí la importancia de tratar cuanto antes la periodontitis.

Periodontitis tratamiento

Estas son las etapas en las que se basa el tratamiento de la periodontitis para conseguir los mejores resultados:

Primera fase: estudio de la enfermedad

El profesional debe hacer un exhaustivo examen bucodental al paciente mediante radiografías y otras técnicas como la medición del sarro y el estado de las bolsas periodontales que la placa bacteriana ha ido formando a lo largo del tiempo. Mediante este estudio podremos saber el grado de la afección y conocer el pronóstico de los dientes que pueden verse afectados.

Segunda Fase: estudio de las bacterias

En esta fase del tratamiento, el especialista tomará unas muestras de las bolsas periodontales para identificar el tipo de bacteria que ha originado la enfermedad. Después de analizarlas en el laboratorio y saber exactamente el tipo de agente patógeno que ha afectado la encía, estará en disposición de elegir el antibiótico más eficaz para combatir la infección. El paciente tomará el medicamento que le indique el odontólogo y seguirá sus indicaciones el tiempo que sea necesario.

Tercera fase: curetaje y alisado radicular

El raspado o curetaje consiste en limpiar el sarro (placa bacteriana solidificada) que se acumula y penetra por debajo de las encías. En este procedimiento se utilizan unas herramientas llamadas curetas, de ahí el nombre de curetaje. El proceso es totalmente indoloro ya que se utiliza anestesia local o también óxido nitroso.

Normalmente el raspado y alisado radicular se suele hacer en dos sesiones de una hora cada una. Una vez eliminadas las bolsas periodontales, el profesional hará especial hincapié en los hábitos de higiene bucodental que debe llevar el paciente a diario para evitar que se produzca de nueva la formación de placa bacteriana en sus encías. Estas instrucciones de higiene están personalizadas para el paciente y deberá cumplirlas fielmente para que la enfermedad periodontal no vuelva a hacer acto de presencia.

Cuarta Fase: seguimiento

Después de cuatro o cinco semanas, el paciente deberá volver a la clínica para someterse a un nuevo examen, esta vez para supervisar los efectos del tratamiento. De nuevo se llevarán a cabo radiografías y mediciones de sarro en las encías para comparar los registros que se tomaron en el primer examen y comprobar si efectivamente han disminuido los índices de bacterias.

Si efectivamente los resultados indican una erradicación de la periodontitis, es decir, que se ha cumplido con éxito el objetivo inicial, el profesional pautará las revisiones necesarias para mantener este estado óptimo de salud. Normalmente, las visitas se programan cada cinco o seis meses dependiendo de cada caso.

Es de vital importancia que el paciente acuda a las revisiones que ha pautado su especialista, ya que el mantenimiento y seguimiento de la periodontitis es tan importante como su erradicación en la fase de limpieza. Hay pacientes que se olvidan completamente de acudir a las citas y cuando esto sucede, casi con total probabilidad, la periodontitis vuelve a aparecer de nuevo, de tal forma que el paciente tendrá que someterse de nuevo al tratamiento desde la primera fase, con los consiguientes costes y molestias derivados de ello.

Cirugía periodontal

El tratamiento de la periodontitis que hemos descrito es el habitual para solucionar los efectos de la enfermedad en la mayoría de casos. Sin embargo, si los depósitos de sarro se encuentran a una profundidad considerable debido a un avance incontrolado de la enfermedad, no se puede acceder a ellos con el procedimiento de raspado y alisado radicular que se utiliza normalmente y es necesario recurrir a la cirugía.

Esta intervención quirúrgica consiste en retirar con un bisturí un trozo de tejido blando (conocido en la jerga odontológica como “colgajo”) para poder acceder a las bolsas periodontales y poder eliminarlas. El periodoncista utiliza para limpiarlas tanto curetaje como ultrasonidos, de esta forma consigue una limpieza en profundidad de la zona afectada. Cuando se ha llegado a esta fase severa de la enfermedad, lo más probable es que esta intervención sea necesaria en más de una pieza dental.

Además, durante la intervención, si existen daños en los tejidos óseos adyacentes, el especialista también puede realizar injertos de hueso para mejorar la calidad del hueso que sujeta a los dientes y evitar posibles complicaciones. Después de hacer todas las intervenciones que el periodoncista considera necesarias para la rehabilitación de la encía y el diente afectado, vuelve a colocar el trozo de encía en su lugar mediante puntos de sutura y el paciente recupera de nuevo la funcionalidad y la salud en la zona donde la periodontitis ha sido más intensa.

En caso de cirugía, las indicaciones y las revisiones que marca el especialista deben cumplirse con más disciplina si cabe por parte del paciente para evitar de nuevo la formación de placa bacteriana que puede derivar en una periodontitis.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los periodoncistas más experimentados y con el material más avanzado para llevar a cabo cualquier tipo de tratamiento enfocado en erradicar las enfermedades periodontales. Contacte con su clínica de confianza y no se juegue la salud acudiendo a clínicas de dudosa reputación.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…