La gingivectomía está muy relacionada con afecciones como la gingivitis, la periodontitis, o incluso con la pulpitis y consiste en un tipo de cirugía que extirpa el tejido gingival por diferentes razones, entre ellas, la formación de bolsas periodontales. Estas bolsas se forman entre el diente y la encía por la acumulación de placa bacteriana y es imprescindible eliminarlas para evitar la destrucción de los huesos de la mandíbula. Mediante una gingivectomía se lleva a cabo esta eliminación para devolver la salud al tejido gingival.

También se puede hacer por motivos estéticos, por ejemplo para reducir el tamaño de una encía. En este sentido se combina con otro procedimiento que es la gingivoplastia, que remodela el borde de las encías para mejorar la estética y el contorno de los dientes.

Hay que tener en cuenta que la gingivectomía no siempre es una buena solución, porque si el paciente tiene poco tejido gingival y las bolsas periodontales han aumentado de tamaño, la intervención puede suponer un inconveniente importante. El periodoncista examinará  de manera exhaustiva al paciente y decidirá el mejor tratamiento para resolver el problema presentado.

¿Cómo se lleva a cabo una gingivectomía?

Es una intervención sencilla con anestesia local y normalmente sin complicaciones. Estas, con nulas consecuencias para el paciente, pueden suceder durante el transcurso de la cirugía por el normal desarrollo de la intervención, como hemorragias o pequeñas heridas en las encías, y otras, en el postoperatorio, como posibles infecciones que se tratarían inmediatamente con antibióticos.

La gingivectomía se realiza con un bisturí eléctrico para conseguir la máxima precisión y un sangrado mínimo en las encías. El procedimiento es indoloro debido a la anestesia local aplicada y consigue algo a tener muy en cuenta, es decir, evitar que la encía retorne a la posición anterior a la intervención.

En cuanto a los puntos de sutura utilizados son muy sutiles y se retirarán después de una semana. El periodoncista puede considerar que es necesario no solo el recontorneado de la encía, sino también del hueso, si cree que la encía puede volver a su posición anterior. Con un recorte de 2 milímetros se conseguirán unos resultados permanentes.

¿Para qué se hace la gingivectomía?

Está especialmente indicada para tratar la enfermedad periodontal con pacientes que tienen bolsas periodontales de más de 3 mm de profundidad y disponen de un tejido gingival con unas dimensiones mínimas. También se utiliza cuando hay pérdida ósea y en tratamientos estéticos donde es preciso eliminar una parte de la encía para asegurar un resultado final óptimo.

La gingivectomía se aplica también para tratar distintas patologías relacionadas con las encías como pueden ser la hiperplasia, la fibrosis, el crecimiento de la encía por la ingesta de medicamentos, bolsas periodontales de difícil acceso o para un mejor acceso en tratamientos de restauración dental.

Gingivectomía en tratamientos de estética dental

Cuando algunas personas sonríen pueden mostrar encías que difieren en tamaño y resultan antiestéticas. Los dientes parecen más pequeños y las encías más grandes. En estos casos, se utiliza la gingivectomía, para reducir el tejido gingival que rodea el diente y conseguir una sonrisa perfecta.

Mediante ese pequeño recorte que se realiza alrededor de los dientes, se consiguen unas proporciones más estéticas entre el diente y la encía y el efecto de la sonrisa es más natural, con los dientes más largos y grandes y con una forma menos cuadriculada. Lo más importante sobre la gingivectomía con fines estéticos es que se realiza de manera rápida, indolora y perfectamente previsible, con resultados excelentes y sobre todo visibles desde el primer momento.

Casos en los que se lleva a cabo la gingivectomía estética

La gingivectomía se lleva a cabo cuando la encía ha crecido de manera desproporcionada debido a los siguientes supuestos:

Crecimiento mediante erupción pasiva alterada

Este trastorno se da cuando los dientes crecen de manera natural. Normalmente, este proceso termina cuando el paciente cumple los 16 años. Es aquí cuando la erupción de los dientes provoca que las encías no se retiren la distancia suficiente y cubren una buena parte del esmalte dental.

Cuando el maxilar superior crece demasiado

El crecimiento alterado de los huesos maxilares es otro de los motivos de que las encías ocupen espacios dentales. Suele ir acompañada por erupciones pasivas alteradas de menor consideración. Como hemos dicho, la gingivectomía consigue equilibrar el tejido gingival y ofrecer una sonrisa con proporciones más armónicas y mucho más estéticas.

Sin embargo, hay veces que la gingivectomía no es suficiente y es preciso recurrir a otro tipo de intervención quirúrgica como es la cirugía ortognática. Esta se utiliza en los casos que hay un crecimiento óseo mucho mayor de lo normal y la encía también crece de manera desmesurada. Mediante este tipo de cirugía, el cirujano maxilofacial reduce el hueso para que la encía también retroceda.

Este tipo de cirugía se suele combinar con la ortodoncia para que los dientes se alineen en la posición correcta. Cuando el maxilar superior ha crecido demasiado, los dientes superiores también están más adelantados de la normal y gracias a la ortodoncia se consigue un posicionamiento perfecto de todas las piezas dentales superiores.

Bruxismo

Los pacientes con bruxismo tienen a apretar con fuerza los dientes produciendo un desgaste importante en el esmalte. Si esta afección continua en el tiempo, los dientes terminan erosionándose y reduciendo su tamaño. De esta forma, la encía gana terreno al diente. Además, los dientes de la arcada superior tienden a buscar los de la arcada inferior y, como los dientes superiores son de menor tamaño, tienden a una erupción que atrae consigo el tejido gingival. En estos casos de desgaste importante de los dientes, es necesario utilizar carillas dentales o coronas para cubrir las piezas.

Postoperatorio de la gingivectomía

Pasado un día de la intervención, el paciente puede cepillarse los dientes con un cepillo específico que le ayudará a disolver el coágulo de sangre que se forma en el margen gingival. Aunque pueda parecer doloroso, las pequeñas molestias que tiene el paciente se alivian con un analgésico, por tanto, en absoluto estamos hablando de un postoperatorio complejo. En menos de una semana, el paciente notará cómo la inflamación de las encías desaparece y en dos semanas, o incluso menos, las encías se habrán recuperado totalmente de la intervención.

En nuestra clínica dental de Argüelles contamos con los mejores expertos en periodoncia capaces de realizar gingivectomías en todo tipo de casos, ya sea por patologías o por tratamientos estéticos. Contacte con nosotros para resolver cualquier duda o consulta y no dude en contar con nosotros para solucionar cualquier problema de salud bucodental. Somos su clínica de confianza.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…