Muchos pacientes se hacen la misma pregunta cuando se miran al espejo: ¿cómo blanquear los dientes con un procedimiento sencillo y eficaz? Hay numerosos métodos para conseguir unos dientes relucientes, todo dependerá del estado de la dentadura del paciente y sus necesidades estéticas. Por eso es tan importante el examen previo del profesional, que le recomendará el mejor tratamiento estético para conseguir la sonrisa más favorecedora.

Los tratamientos de estética dental que ofrecen las mejores clínicas dentales están encaminados a conseguir el mejor efecto posible y además ajustarse a los recursos del paciente, ya sean económicos o de tiempo. Vamos a ver algunos procedimientos que mucha gente emplea al margen de los profesionales y que, en muchos casos, no son decisiones muy acertadas.

¿Blanquear los dientes con bicarbonato es efectivo?

El bicarbonato es un procedimiento cada vez más extendido a la hora de blanquear los dientes, ya que es un material fácil de encontrar y barato. Sin embargo ¿es realmente efectiva esta técnica? Y, lo más importante, ¿es peligrosa para los dientes? Aunque es cierto que puede ser un producto medianamente efectivo para disimular manchas en la superficie de los dientes, como blanqueador se desaconseja su uso por su importante efecto abrasivo con el esmalte. Si se utiliza de manera continuada, sin duda el esmalte perderá su brillo y terminará dañado.

Por tanto, el resultado será el contrario al que el paciente desea, ya que cuando al esmalte pierde sus propiedades se torna amarillento o gris y el efecto blanqueante que se persigue quedará cada vez más lejos. Incluso si dejamos al lado los peligros del uso de bicarbonato en el esmalte, su efecto blanqueante es muy limitado y prácticamente inexistente si lo comparamos con un tratamiento practicado en una clínica. Con bicarbonato se puede blanquear un par de tonos y en la clínica el efecto final puede llegar a diez tonos.

En Internet podemos encontrar numerosos “remedios caseros” que supuestamente favorecen el blanqueamiento dental, aunque la mayoría de ellos no son nada recomendables. Si hablamos de productos que se pueden adquirir en farmacias, la concentración que tienen de sustancias blanqueantes es muy baja y no tienen ningún efecto a largo plazo. Y también tenemos otro tipo de procedimientos que pertenecen a la cultura popular que, por supuesto, tampoco tienen ningún efecto estético sobre los dientes del paciente. De hecho, lo más probable es que incidan negativamente sobre ellos.

Un ejemplo es la utilización de agua oxigenada para blanquear los dientes que puede dañar seriamente el esmalte, el uso de carbón activo o limón o de férulas fabricadas con papel de aluminio. Los profesionales desaconsejan tajantemente cualquiera de estas prácticas que pueden derivar en algún tipo de afección bucal como puede ser la sensibilidad dental, abrasión del esmalte, irritación o quemadura de las mucosas y muchas otras.

Cómo blanquear los dientes en casa correctamente

Sin embargo, aunque la mayoría de remedios caseros no son aconsejables para el blanqueamiento dental, sí que pueden llevarse a cabo en el domicilio procedimientos para conseguir un blanqueador dental siempre supervisado por un profesional. Para ello se utilizan férulas fabricadas a medida del paciente donde se introduce el producto blanqueador mediante unas jeringas. El paciente debe llevar las férulas un mínimo de 5 horas al día durante un mes. Vamos a verlo paso a paso.

1º Paso: acude a tu clínica dental de confianza

El especialista examinará y valorará el estado de la dentadura del paciente, si tiene algún tipo de enfermedad periodontal y su calidad estética para decidir el tratamiento estético que mejor se adecúa a su circunstancias, ya que hay procedimientos que no son eficaces dependiendo del tipo de tinción de los dientes.

2º Paso: fabricación de férulas

Una vez elegido el tratamiento, se tomarán impresiones de la boca del paciente para fabricar las férulas a medida de su dentadura. Los laboratorios enviarán las férulas a la clínica y el paciente recibirá su primer kit ambulatorio para llevar a cabo el tratamiento en su casa.

3º Paso: tratamiento blanqueante en casa

El paciente recibe las férulas, el producto blanqueador y las jeringas para aplicarlo. Es importante cumplir todas las indicaciones del profesional a la hora de colocar las férulas y la aplicación del agente blanqueador. Normalmente, las férulas suelen colocarse durante las horas de sueño, pero cada paciente puede tener instrucciones diferentes.

4º Paso: supervisión del tratamiento

A los 15 días el paciente acudirá a la clínica para que el especialista supervise el tratamiento y compruebe si se está desarrollando con total normalidad. Además, entregará al paciente el segundo kit ambulatorio con todo lo necesario para continuar el tratamiento los siguientes 15 días.

Principales ventajas del blanqueamiento dental en casa

Estos son los principales beneficios que cualquier paciente obtendrá de un tratamiento blanqueante en su domicilio:

  • Es un procedimiento seguro y sin ningún peligro para los dientes.
  • El tratamiento es muy efectivo si se siguen las recomendaciones del profesional.
  • Rapidez y efectos duraderos en tan solo 4 semanas de tratamiento.
  • Se reducen los tiempos de espera en la consulta.

Posibles desventajas del tratamiento blanqueante en casa

Puede ser que en determinados casos surja algún tipo de problema durante el tratamiento, aunque lo normal, si se siguen las indicaciones del especialista y se cumplen los plazos estipulados, es que el procedimiento tenga unos resultados excelentes. La sensibilidad dental es uno de los pequeños inconvenientes de este tratamiento debido a que el producto blanqueador puede penetrar a través del esmalte y llegar a la dentina. Este aspecto remitirá cuando concluya el tratamiento y no es en absoluto peligroso.

Otro aspecto a tener en cuenta es que un tratamiento combinado de férulas en casa y aplicación de lámpara en la clínica puede ser más efectivo en determinados casos. De ahí que muchos profesionales aconsejen más este tipo de procedimiento a algunos pacientes para conseguir mejores resultados, ya que la aplicación de la lámpara fría potencia el efecto blanqueador del producto aplicado por el paciente en su domicilio.

Como vemos, los tratamientos de blanqueamiento dental ofrecen muchas alternativas al paciente, pero lo más importante es acudir a una clínica con los profesionales más cualificados y que desarrolle las última innovación tecnológica en la materia. En nuestra clínica dental de Madrid tendrá todas las garantías que necesita. Contacte con nosotros y consiga la sonrisa que se merece.

 

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…