Nuestro equipo de dentistas en Argüelles trata todo tipo de afecciones de la pulpa dental, un tejido que se encuentra en el interior de los dientes con la particularidad de que está dentro de un espacio limitado, y al no poder expandirse, cualquier afección provocada por las bacterias suele estar asociada a la necrosis, es decir, que es necesario eliminar la pulpa afectada para evitar lesiones más importantes.

La pulpa, por tanto, es un tejido muy sensible y laxo con dos tipos de fibras nerviosas que son las que transmiten el dolor para avisar de que algo no va bien en el interior del diente. Unas fibras transmiten el primer dolor agudo y localizado de menor duración y otras transmiten un dolor agudo más continuado propio de la pulpitis.

El esmalte y la dentina protegen la pulpa, el problema viene cuando estos tejidos se resienten y se pierde esa barrera defensiva. La pulpa entonces se ve expuesta a los agentes patógenos que pueden colonizar con más facilidad la cámara pulpar. Es en ese momento cuando comienza una inflamación del tejido provocando una vasodilatación que favorece los edemas y las filtraciones de la zona. La gingivitis puede ser el inicio de una afección relacionada con la pulpa dental.

Causas más importantes de las afecciones de la pulpa dental

Estas son las afecciones más frecuentes sufridas por la pulpa dental:

  • Infección: la placa bacteriana puede acceder a la cámara pulpar aunque no haya una comunicación directa entre la pulpa y el exterior del diente. Si hay una caries, una fisura o una fractura, las bacterias pueden acceder más fácilmente. También en el caso de bolsas periodontales, caries radicular o por el flujo sanguíneo. Lo más habitual es que las bacterias lleguen a la pulpa a través de una caries.
  • Causas físicas: son muchos los aspectos de este tipo que pueden causar algún tipo de afección pulpar, desde traumatismos dentales, pasando por bruscos cambios de temperatura en el diente, radiaciones originadas por la radioterapia, descargas eléctricas provocadas por la presencia de metales en la cavidad bucal o por variaciones de presión. En este caso, si viajamos en avión, cuando el aparato asciende se pueden producir pulpitis en dientes que hayan sufrido alguna obturación reciente y cuando el avión desciende puede producirse dolor intenso en dientes con pulpa necrótica.
  • Causas químicas: pueden aparecer por un sellado deficiente de un diente o por filtraciones de materiales utilizados en otros tratamientos, como pueden ser empastes o composite. También afecta a la pulpa dental las intoxicaciones tanto externas, como plomo o mercurio, o intoxicaciones del propio organismo como en el caso de la diabetes. Todas estas causas pueden provocar un tipo de lesión en la pulpa dental que varía según la intensidad en que haya sido atacada.

Principales lesiones de la pulpa dental

Pulpitis reversible

Es el tipo de lesión menos grave ya que consiste en una inflamación superficial de la pulpa que puede ser reparada. La inflamación del tejido se produce debido al ataque de bacterias que penetran a través de una caries, fisuras por tallados protésicos, traumatismos u obturaciones con ajustes deficientes.

En la gran mayoría de las pulpitis reversibles el paciente no tiene ningún síntoma, o si los hay, suelen ser de dolor cuando hay estímulos externos en el diente como líquidos fríos, alimentos muy dulces o ácidos o con un roce intenso. El dolor siempre es provocado y suele desaparecer cuando cesa el estímulo.

Tratamiento de la pulpitis reversible: el especialista deberá tratar la causa que provocó la inflamación de la pulpa. Si, por ejemplo, es una caries poco profunda, se restaura la zona afectada y la pulpa volverá a su estado normal.

Pulpitis irreversible

Se produce cuando la pulpa se inflama de tal forma que no es posible recuperarla. Suele darse la mayoría de las veces por una pulpitis reversible que no recibe el tratamiento adecuado y deriva en un tejido parcialmente inservible por la actuación de las bacterias.

Hay un tipo de pulpitis irreversible con síntomas de dolor intenso, ya sea provocado o espontáneo y que puede durar varios minutos. El frío suele calmar el dolor del paciente por la contracción de los vasos sanguíneos de la zona.

La pulpitis irreversible asintomática es la que se produce de manera previa a los dolores intensos a los que nos hemos referido anteriormente. Cuando el paciente acude a la clínica, normalmente es cuando siente dolor en la zona afectada y el especialista será el encargado de dilucidar cuál es el tratamiento más adecuado. En la pulpitis irreversible se debe eliminar la pulpa afectada de los conductos dentarios. Este procedimiento se conoce como endodoncia.

Necrosis pulpar

Este es el máximo grado de afección de una pulpa dental y suele darse cuando no se ha dado un tratamiento adecuado a la pulpitis irreversible. Cuando se llega a este estado, se produce la destrucción del tejido pulpar, las fibras nerviosas y el sistema vascular y linfático. La causa más habitual es la proliferación de bacterias en la cámara pulpar, pero también puede darse por fractura del diente.

En este caso no hay entrada de bacterias y es la propia fractura, que afecta a la arteriola de la pulpa, la causante de la necrosis. Como síntoma relacionado podemos observar cómo el diente se va oscureciendo poco a poco. Sin embargo, podemos afirmar que, en la mayoría de los casos, la necrosis pulpar es asintomática y el tratamiento más efectivo es la endodoncia progresiva.

Soluciones para la pulpitis: endodoncia

Si no se trata a tiempo la pulpitis, la infección puede afectar a los tejidos cercanos al diente, incluso puede llegar al hueso maxilar. Para evitar esto, se lleva a cabo la endodoncia, que consiste en la eliminación de los tejidos destruidos por la infección y en sellar los conductos dentarios para evitar el acceso de microorganismos patógenos. Estas son las fases del tratamiento:

  • Primera consulta: se limpian los conductos radiculares y se eliminan los tejidos pulpares necróticos. El endodoncista suele recetar antibiótico para la infección y se hace un sellado temporal.
  • Segunda consulta: el especialista sustituye el empaste temporal por otro definitivo.
  • Tercera y última consulta: si es necesario, según los daños sufridos por el diente, se puede colocar una corona o, si no hay problemas de los implantes dentales, también se puede recurrir a ellos para recuperar la funcionalidad perdida.

Como vemos, la pulpitis dental puede producirse por traumatismos y otro tipo de lesiones, pero la mayoría de las veces es consecuencia de una higiene bucal deficiente, por tanto, nuestra primera recomendación es mantener una buena higiene y visitar al odontólogo cada seis meses para comprobar el estado de su dentadura. No dude en contactar con nosotros para cualquier duda. Para nosotros su salud bucodental es lo primero.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…