Scroll to top

Periimplantitis: Síntomas, causas y tratamiento

A la hora de proceder a realizarnos un tratamiento dental, lo más importante es contar con profesionales reputados que sean capaces de realizar correctamente el procedimiento. Especialmente cuando se trata de una intervención delicada como son los implantes dentales. Aunque es un procedimiento común, pueden producirse complicaciones futuras como es la periimplantitis. En el post de hoy vamos a contaros todo lo que necesitas saber sobre esta patología y su tratamiento

¿Qué es la periimplantitis?

Denominamos periimplantitis a los procesos inflamatorios que afectan al tejido que rodea el implante. Como consecuencia de la misma puede producirse la pérdida del hueso de soporte. Dentro de las enfermedades periimplantarias podemos diferenciar dos patologías: 

  • Mucotitis periimplantaria: afección consistente en la inflamación de la mucosa, es decir, de la mucosa que rodea el implante. El efecto de la misma es reversible y no implica pérdida de masa ósea. 
  • Periimplantitis: en el caso de la periimplantitis, la inflamación no solo afecta a los tejidos blandos, sino que supone la pérdida progresiva del hueso que soporta el implante. Otra de las posibles consecuencias y, por lo que es importante presentar a la periimplantitis una solución rápidamente, es la retracción dental

Causas y factores de riesgo

Tras habernos realizado un implante, hay una serie de elementos que pueden afectar a la correcta evolución del mismo. Algunas de las posibles causas y hábitos que ayudan a la aparición de la misma son los siguientes: 

  • Sobrecarga oclusal. Esto puede ocurrir debido a la masticación natural, bruxismo, estrés en la cavidad bucal, etc. En este sentido, otro factor de riesgo es que la inclinación de los implantes no se haya realizado correctamente. 
  • Microbiología bacteriana. El estado de la flora bacteriana y la tipología de la misma es determinante para la formación de la microbiota tras la realización del implante. Un buen diagnóstico y limpieza dental previa son cruciales en este punto. 
  • Contaminación bacteriana durante la colocación del implante.
  • Haber sufrido periodontitis
  • Factores genéticos
  • Mala higiene bucodental del paciente. 
  • Tabaco y alcohol

Síntomas 

Tras someternos a una intervención dental, es muy importante hacer un seguimiento del mismo. Ya no solo acudir a las citas programadas por el dentista, sino también mantener una buena higiene bucodental. También hay que estar muy pendientes de cómo evoluciona el implante en cuestión, si hay dolor, inflamación o placa en la zona. 

En función del tipo de enfermedad preiimplantaria a la que nos enfrentemos, vamos a encontrar unos síntomas u otros. 

Mucositis Periimplantaria

Entre los síntomas que podemos encontrar dentro de esta patología se encuentran los siguientes y en diversos grados de gravedad

  • Enrojecimiento del tejido blando o periodontal. 
  • Inflamación de la encía. 
  • Sangrado y/o supuración de pus
  • Presencia de placa bacteriana y cálculos.

 Periimplantitis

Al ser una patología más complicada que la anterior, va a presentar una serie de síntomas adicionales y que en ocasiones solo son detectados por el odontólogo

  • Enrojecimiento e inflamación del tejido periodontal. 
  • Dolor al apretar los dientes. 
  • Sangrado en el sondaje
  • Movilidad del implante
  • Sangrado y supuración
  • Destrucción ósea vertical
  • Aumento de la profundidad de la bolsa preimplantaria.

Tratamiento

Para tratar la periimplantitis lo primero que tenemos que hacer es acudir a un centro dental especializado y que nos ofrezca todas las garantías, como la Clínica Dental González Baquero. En la periimplantitis los tratamientos están pensados para frenar el daño que la enfermedad está provocando en la boca del paciente además de suplir las carencias provocadas por la misma. 

En función del avance que presente la enfermedad periimplantaria y las enajenaciones de la boca, el odontólogo puede realizar dos tipos de tratamientos

Tratamiento con antibióticos

Los antibióticos tienen que ser recetados por el odontólogo que, en función de lo que detecte en la cavidad oral, recomienda uno o por otro. Además, a la hora de realizar este tipo de tratamientos se pueden realizar de dos formas.

  • Vía oral.  
  • Dispositivos de liberación local. Mediante la inserción en la bolsa preimplantaria. 

Tratamiento con cirugía

Se efectúan habitualmente cuando ha habido una pérdida sustancial de masa ósea en torno al implante. Son intervenciones quirúrgicas tanto regenerativas, resertivas como combinadas. El primer paso es la realización de una cirugía de acceso y limpieza de la zona afectada. 

En las cirugías regenerativas se recupera la integridad de la masa ósea mediante la utilización de injertos de hueso y/o membranas de barrera

Por su parte, las cirugías resertivas, tienen como objetivo reducir la bolsa preimplantaria. Para ello se modifica tanto la masa ósea como los tejidos blandos. 

En conclusión, lo más importante a la hora de tratar una enfermedad en la cavidad bucodental es la prevención y un buen diagnóstico. Por eso tenemos que asegurarnos de acudir siempre a profesionales reconocidos. Por eso en la Clínica Dental González Baquero trabajamos con los mejores médicos, odontólogos, dentistas y anestesistas. Porque queremos ofrecer lo mejor a nuestros pacientes con tratamientos especializados y atención personalizada

Posts relacionados

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *