Las investigaciones con células madre abren una ventana importante en el campo de la implantología dental ya que, según los experimentos realizados hasta ahora, este tipo de células permiten una regeneración rápida y eficaz del hueso en casos complejos donde la carencia de tejido óseo puede ser un hándicap importante o en casos de periimplantitis donde la colocación correcta de los implantes puede ser un problema.

Innovación en implantes dentales

Según los últimos estudios se ha demostrado que el cultivo de células madre procedentes de la pulpa dental, tanto humanas como de animales, ha permitido la formación de tejido óseo y de dentina, es decir, la parte interna de los dientes. También han resultado eficaces en la regeneración de hueso en injertos. De esta forma, la utilización de células madre y los biomateriales compatibles pueden suplir la carencia de hueso cuando se desarrolla un tratamiento de implantología odontológica.

Cuando ha habido una extracción dental se produce una pérdida importante de hueso en altura y anchura que puede dificultar la colocación de un implante dental posterior. Hasta ahora, se recurría al relleno de los alveolos con materiales osteoconductivos después de la extracción, sin embargo, la utilización de células madre para conseguir la regeneración del hueso ha demostrado mejores resultados, incluso para la regeneración alveolar, elevación del seno maxilar y la periimplantitis.

La extracción de las células madre dentales se produce en los tejidos dentarios o peridentarios, en la pulpa, folículo dental, papila o periodonto. Después se procesan en el laboratorio para diferenciarlas mediantes unos marcadores y así obtener la concentración suficiente para su utilización en los implantes dentales.

Implantación de células madre

Para implantar las células madres es necesario el trabajo de un cirujano oral y maxilofacial experto, ya que se necesita una gran precisión y la utilización de técnicas muy específicas que no todos conocen. Si no se hace correctamente, la división del diente puede provocar la contaminación de los tejidos e imposibilitar la obtención de células.

En los laboratorios se necesita un trabajo multidisciplinar de profesionales especializados en implantología a la hora de extraer células madres de las piezas dentales. Los dientes de leche de un niño cuando se caen o las llamadas “muelas del juicio” cuando se extraen son elementos utilizados para la extracción de células madre.

En la actualidad existen distintos bancos de células madre dentales para suplir hueso o tejidos de otras partes del cuerpo para el tratamiento de todo tipo de enfermedades. Aún continúan las investigaciones con este tipo de células para su utilización en la implantología. Aunque todavía no son una realidad y no pueden utilizarse como tratamiento en las clínicas dentales, no dudamos de su inclusión en un futuro no muy lejano.

En nuestra clínica dental de Madrid estamos informados de los últimos avances tecnológicos relacionados con implantología o cualquier rama de la odontología. Nuestros profesionales están familiarizados con todos estos avances para ofrecerlos a nuestros pacientes en el momento que sea posible. No dude en consultarnos cualquier duda que tenga al respecto.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…