La pérdida de encía es una consecuencia de enfermedades como la gingivitis o la periodontitis. Un tratamiento inadecuado de estas afecciones puede propiciar la pérdida de tejidos importantes para la sujeción del diente. Por tanto, el cuidado de las encías resulta vital para evitar la pérdida de piezas dentales. A continuación detallamos una serie de recomendaciones para el cuidado de las encías:

  • Prevención en casa: la higiene diaria es fundamental para evitar la aparición de enfermedades periodontales, por ello, se deben cepillar los dientes tres veces al día, mínimo dos minutos por sesión, con un dentífrico específico, además de usar el hilo dental al menos una vez al día, o en su defecto cepillos interdentales o portahilos. También se recomienda el empleo de enjuagues antibacterianos para combatir la placa bacteriana, uno de los principales responsables del deterioro de las encías. En ningún caso el uso del enjuague bucal sustituye al cepillado o al uso del hilo dental.
  • Alimentación: debemos llevar una dieta sana y equilibrada y eliminar el exceso de azúcar e hidratos de carbono, ya que contribuyen a la proliferación de la placa bacteriana. El consumo de vitamina A y C, al tratarse de antioxidantes, previenen la periodontitis.
  • Restringir el tabaco: los cigarrillos y sus derivados aumentan la inflamación de las encías y la aparición de gingivitis y periodontitis. Nuestra recomendación es evitar su uso por completo si es posible.
  • Visitar su clínica de confianza: las visitas al odontólogo deben convertirse en un hábito y en una estrategia preventiva para preservar su salud bucodental. Como mínimo debe acudir al dentista una vez al año, aunque lo ideal es cada seis meses. El profesional dispone de los elementos necesarios para eliminar el sarro, que es el principal responsable de la periodontitis y la pérdida de encías. El sarro se adhiere e introduce en la encía provocando problemas en el ajuste del diente.

Cuando visite a su odontólogo revisará sus encías para comprobar que no existen bolsas periodontales, sangrados ni problemas de sujeción. En caso de detectar alguna anomalía, se encargará de tratarlo inmediatamente. Si se acude regularmente a la consulta será más fácil el tratamiento en una fase temprana, como una gingivitis, que no en fases más avanzadas como la periodontitis, donde es necesaria una mayor inversión de tiempo y recursos.

El profesional, además de revisar el estado de la boca del paciente, incluidas las encías, también puede dar pautas de higiene si comprueba que hay algún problema con ellas. A veces pensamos que nuestra higiene es buena y no es así.

Por ejemplo, hay personas que tienen el hábito de cepillarse de manera muy enérgica. Si además utiliza un cepillo de cerdas duras, puede provocar poco a poco un retroceso de las encías que puede derivar en otras afecciones más serias. Si el odontólogo comprueba este aspecto recomendará una serie de técnicas de limpieza y prevención que se ajusten a las necesidades del paciente para evitar problemas en el futuro.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales que le aconsejarán lo que necesite en cada momento para preservar su salud bucodental. No dude en visitarnos para cualquier consulta, estamos a su disposición. Aprovechamos para desearle unas Felices Fiestas.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…