Scroll to top

Invisalign, la ortodoncia invisible en la sobremordida

Invisalign es el mejor aliado de los problemas de maloclusión

La sobremordida es un problema de maloclusión caracterizado porque los dientes superiores se encuentran por delante de los inferiores. En muchas ocasiones es un problema que prácticamente no se aprecia, pero en otros es imprescindible el uso de un tratamiento dental, en este caso la ortodoncia.

La sobremordida no afecta solo a la estética dental, sino que también puede generar afecciones orales e incidir en la manera de hablar. En la mayoría de los casos se trata de un problema genético. Si a esto unimos unos hábitos poco saludables, podremos comprobar que el problema se incrementará aún más. El especialista dental, mediante un TAC, puede determinar el grado de sobremordida del paciente.

En los casos en que sea menor, no será necesaria una corrección, pero hay casos que es preciso corregir el problema mediante el uso de alineadores. En este aspecto, la utilización de la ortodoncia invisible Invisalign es muy recomendable, ya que los alineadores pasan totalmente inadvertidos y su eficacia es muy alta frente a los brackets tradicionales que producen muchas molestias en el paciente y el tiempo del tratamiento es mucho mayor.

Las ventajas de Invisalign en los tratamientos dentales

Los alineadores Invisalign se fabrican a la medida del paciente y se cambian cada dos semanas para hacer un seguimiento exhaustivo del tratamiento. El paciente podrá extraer los alineadores siempre que sea preciso, sobre todo a la hora de cepillarse los dientes y al tratarse de un material nada invasivo, no tendrá rozaduras ni molestias cuando los lleve puestos.

Un porcentaje muy pequeño de casos de sobremordida es de tipo esquelética y necesita intervención quirúrgica con el objetivo de mover hacia adelante la mandíbula inferior o hacia atrás la superior. Este tipo de operación solo podrá llevarse a cabo cuando la mandíbula se haya desarrollado completamente, es decir, más o menos cuando el paciente haya cumplido los 20 años de edad.

Es muy importante visitar al odontólogo cuando se detecte el más mínimo síntoma de maloclusión, ya que, en el caso de los niños y adolescentes es un problema mucho más fácil de tratar que en edades más avanzadas y con tratamientos mucho más sencillos. Una vez corregido el problema es importante hacer un seguimiento continuado en la clínica dental para comprobar que todo está perfectamente. El ortodoncista, una vez examinado el paciente, podrá decidir si es necesario usar un retenedor ortodóntico fijo o removible para evitar que los dientes se muevan nuevamente.

En nuestra clínica dental de Madrid contamos con los mejores especialistas en ortodoncia que le informarán de su problema y el tratamiento más aconsejable para su solución. No dude en preguntarnos si tiene cualquier duda o desea transmitirnos cualquier consulta que considere oportuno. Le esperamos con la mejor de las sonrisas.

Posts relacionados