salud bucodental

Mantenedor de espacio: cómo conservar el espacio de los dientes permanentes de los niños.

  • espacio de los dientes

Un mantenedor de espacio es un aparato fijo o removible que se utiliza en odontología, y más concreto en odontopediatría, para conservar el espacio de los dientes permanentes de los niños. Es un procedimiento habitual ya que cuando se caen los dientes de leche resulta imprescindible mantener el espacio para la dentición definitiva.

Lo natural es que los dientes de leche se caigan empujados por la erupción de los dientes permanentes, pero también puede ser que desaparezcan por cualquier tipo de traumatismo o caries. Cuando esto sucede, los especialistas recomiendan la utilización de un mantenedor de espacio para evitar problemas futuros.

Es muy importante la presencia de los dientes de leche en los niños porque cumplen funciones esenciales para el desarrollo bucodental de los niños, como por ejemplo la formación de músculos y maxilares y también que suponen una referencia para la erupción de los dientes definitivos.

Además, el mantenedor no interfiere en el desarrollo de los huesos de la mandíbula y permite el restablecimiento de las funciones de la dentición temporal, como es la masticación, la deglución y la fonación.

¿Qué ocurre cuando un diente de leche se cae?

Cuando un diente de leche cae por diferentes razones, el resto de las piezas dentales empiezan a moverse hacia el espacio que ha dejado el diente caído. Sin embargo, el diente definitivo que está más cerca es el que erupciona, aunque no sea su sitio. Este hecho provoca el bloqueo del diente que debía aparecer en el lugar correcto y origina un problema en la dentadura que deberá tratarse con ortodoncia más adelante.

¿Cómo ayuda un mantenedor de espacio?

Este aparato evita que los dientes definitivos erupcionen en el lugar incorrecto, ya que su función es mantener el espacio que deja un diente de leche que se cae y evitar movimientos de los dientes cercanos. De esta manera, la dentición definitiva se va colocando en las posiciones correctas cuando vayan a erupcionar y se evita la utilización de ortodoncia para corregir la alineación dental. La sustitución de los dientes de leche por la dentición definitiva es una etapa clave para la salud bucodental de los más pequeños y es necesario acudir a la clínica para revisar su desarrollo.

Recomendaciones sobre el mantenedor de espacio

Es importante que los padres sepan cómo utilizar el mantenedor de espacio para comunicárselo a sus hijos y así evitar posibles contratiempos durante el tratamiento. En primer lugar es importante no tocar el mantenedor con los dedos y no empujarlo o presionarlo. Por supuesto, no está indicado comer productos pegajosos, como los caramelos, por ejemplo, ni tampoco masticar chicles ya que podría estropear el contenedor y evitar que cumpla su función. Por último, es importante mantener una buena higiene bucodental, tanto de los dientes como del mantenedor y también acudir a las revisiones del odontopediatra para comprobar la evolución del tratamiento.

¿Por qué utilizar un mantenedor de espacio?

  • Se evitan apiñamientos
  • Se permite la oclusión de los molares
  • Se mantienen las funciones básicas de las piezas dentales en caso de muchas pérdidas
  • Se consigue una guía de los dientes definitivos en los sectores laterales
  • Se evita la aparición de hábitos que pueden originar problemas como interponer la lengua entre los maxilares al tragar
  • Para evitar alteraciones estructurales en el esmalte
  • Contrarresta la fuerza de los dientes posteriores que es mayor en la arcada inferior

Tipos de mantenedores

Los mantenedores pueden ser de dos tipos: fijos o removibles.

Mantenedores fijos

Son metálicos y se colocan en los dientes que se encuentran adyacentes al espacio que ha dejado el diente de leche caído. Normalmente, mantienen el espacio de un solo diente y no reestablecen funciones dentales. La estética que proporcionan no es demasiado buena, aunque no precisa ningún tipo de colaboración por parte del paciente y requieren una vigilancia del odontopediatra menor. Por otro lado, los mantenedores fijos pueden dificultar la higiene bucodental del niño.

Se suelen emplear cuando se caen caninos, incisivos y molares o cuando se va a instalar una corona para restaurar un diente que se va a utilizar como pilar. Los pacientes que utilizan estos mantenedores son de corta edad y cuando son alérgicos a la resina.

Mantenedores removibles   

Se fabrican en un laboratorio con resina y se colocan en la boca mediante unos ganchos en los dientes. Están indicados para recuperar el espacio de varios dientes y sus funciones. También se pueden añadir otros elementos externos como resortes o tornillos para recuperar el espacio dejado por un diente.

Este tipo de mantenedor necesita más controles por parte del odontopediatra para ajustar los ganchos a medida que erupciona el diente definitivo. Su higiene es más fácil y el paciente tiene que poner de su parte para que el tratamiento funcione bien. Se utilizan para pérdidas dentales múltiples o para reemplazar molares o incisivos y sus funciones. Su estética es buena y está indicada en pacientes con propensión a las caries.

Estos aparatos mantienen la lengua en el sitio adecuado y facilitan la masticación, el habla y la deglución. Se ejerce menos fuerza en los dientes de apoyo debido a la participación de la mucosa y a la distribución más uniforme de fuerzas. Por contra, este tipo de mantenedor se rompe con más facilidad que el fijo y hay más propensión a la irritación de los tejidos blandos en caso de que la higiene sea deficiente.

Casos concretos

Hay algunos casos en los que el mantenedor hace un trabajo valioso, como por ejemplo cuando ya no hay segundos molares temporales pero sí los primeros molares definitivos. En este caso es importante mantener el espacio para los segundos molares una vez que han erupcionado los primeros.

También es importante utilizar los mantenedores cuando se pierden muchas piezas dentarias. En este caso, antes de la erupción de los primeros molares definitivos se colocará una placa removible que sustituya a los dientes que se han caído, junto a elementos adicionales de retención.

Cuando ya han erupcionado los primeros molares definitivos se coloca una placa que sustituye a los dientes perdidos con un anclaje en los molares que ya han salido, junto a un arco lingual pasivo y una barra transpalatina.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales en odontopediatría para examinar la salud bucodental de sus hijos. Contacte con nosotros para resolver cualquier duda, le esperamos.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Qué son las incrustaciones dentales y cuáles son las diferencias con las coronas?

En nuestra clínica dental de Madrid atendemos numerosos casos de incrustaciones dentales. Este tipo de tratamiento consiste en la restauración dental del paciente cuando necesita una estética perfecta o cuando hay daños en la estructura dental y se opta por una alternativa a las coronas dentales. Podríamos decir que las incrustaciones dentales son empastes que se llevan a cabo en el laboratorio y que encajan en la pieza dental perfectamente respetando la armonía y la anatomía de la dentadura del paciente.

La incrustación dental supone un importante avance en la odontología conservadora por sus numerosas ventajas, como su resistencia mecánica, sus propiedades estéticas, biocompatibilidad y la posibilidad de reemplazar coronas dentales cuando la pieza dispone de suficiente estructura dental.

Pasos a seguir en las incrustaciones dentales

Se requieren dos sesiones en la clínica dental para proceder con el tratamiento de incrustaciones dentales. Vamos a verlo con más detalle:

Primera sesión

Es la que se emplea para la fabricación de las incrustaciones dentales provisionales. Se lleva a cabo la impresión de las piezas dentales mediante moldes y se envían al laboratorio para fabricar las incrustaciones dentales con el material más apropiado para el caso en cuestión.

Segunda sesión

En la segunda cita, una vez recibidas las incrustaciones del laboratorio, se prueban en la dentadura del paciente y se procede a la cimentación para fijarlas definitivamente y comprobar que a nivel estético se consigue un aspecto perfecto entre la pieza o piezas con incrustación y el resto de los dientes.

Principales ventajas de las incrustaciones

Estas son los principales beneficios que obtiene el paciente con el tratamiento de incrustaciones dentales: 

  • Reconstruyen a la perfección el tamaño, color y brillo del diente original
  • Proporcionan una gran estética dental y resultan casi invisibles
  • Se reducen las filtraciones de caries
  • Se controla mejor el contorno y el contacto entre los dientes
  • Apenas hay sensibilidad dental después de instalar la incrustación
  • La estructura remanente del diente queda protegida
  • Refuerzan el diente hasta un 75%, incluidos los endodonciados
  • Requieren menos desgaste dental que una restauración directa con composite

Diferencias entre las incrustaciones y coronas dentales

Las coronas dentales son unas fundas que tienen forma de diente y que se colocan sobre la pieza natural cubriéndola totalmente. Se utiliza un cemento especial para fijar la corona al diente natural y, de esta forma, se recupera el tamaño, la forma y la funcionalidad del diente.

Las incrustaciones dentales se suelen utilizar más que las coronas dentales en zonas de la boca donde la estética dental resulta necesaria. También en los márgenes supragingivales, en piezas con endodoncia, en restauraciones con prótesis dentales y en pacientes con pocas caries dentales.

Por el contrario, las coronas dentales se recomiendan en caries avanzadas, dientes desgastados, fracturas o implantes dentales. La principal diferencia entre una incrustación y una corona dental es que la primera proporciona mayor estética cuando se necesita y se restablece con más garantías la función de masticación. Además, a diferencia de las coronas dentales, no se necesita llevar a cabo el tallado de toda la superficie del diente y se puede preservar la estructura sana del diente.

Las incrustaciones disminuyen el riesgo de desgaste y fractura dental que sí existe en los dientes reconstruidos. El material de fabricación es otra diferencia importante. La incrustación suele ser de resina o cerámica, sin embargo las coronas tienen una amplia variedad de materiales como la porcelana, el zirconio, metal, composite o aleaciones de oro.

Tipos de incrustaciones

Hay tres tipos de incrustaciones (inlay, onlay y overlay) que se utilizan para la reparación de dientes posteriores con endodoncia o que han sufrido una importante destrucción por la caries. También sirven para la restauración de dientes fracturados o agrietados y siempre que no sea necesaria la utilización de una corona dental.

La incrustación inlay no alcanza ninguna cúspide dental. La incrustación onlay alcanza al menos una cúspide dental y la incrustación overlay cubre todas las cúspides. Cada una de ellas se instalan utilizando técnicas diferentes.

Para la instalación de una incrustación inlay se utiliza la técnica directa, indicada en restauraciones preventivas y con tamaños dentales pequeños y medios. Con una cita es suficiente para llevarla a cabo.

En la incrustación onlay se utiliza la técnica semidirecta, un procedimiento que se puede hacer de manera intraoral como extraoral y está indicada para restauraciones cementadas con tamaños medios o grandes. Se requieren dos citas en la clínica para llevarla a cabo.

En la técnica indirecta, utilizada en la incrustación overlay, se requieren varias citas en la clínica y debe intervenir el laboratorio en su elaboración. Se aplica en restauraciones de un tamaño muy grande.

Incrustaciones de composite

Este tipo de incrustación se realiza cuando la contracción de polimerización ya está controlada y se utiliza en restauraciones donde se pueden mejorar ampliamente las propiedades físico-mecánicas de las piezas dentales. Es una técnica con mejores resultados respecto a las técnicas de polimerización convencionales. El composite dispone de una resistencia muy alta a las fracturas, la torsión, tracción y compresión y además se desgasta menos que otros materiales.

Incrustaciones de oro

Este procedimiento restaurador consiste en la colocación y cementación de oro en la pieza dental. Están indicadas para las grandes cavidades, la protección de molares y premolares con endodoncia o aumentar el diámetro y la altura de molares que no llegan al plano oclusal.

Este tipo de incrustación es muy sólida y puede llegar a durar en un mínimo de 20 años, aunque también es más costosa. Se requieren varias visitas a la clínica porque es necesario conseguir impresiones muy detalladas para enviar al laboratorio.

Incrustaciones de zirconio

Se trata de un tipo de incrustación que ofrece una gran naturalidad porque no se utiliza ningún tipo de metal para su fabricación. De esta forma, proporciona una estética perfecta gracias a su integración con el color del diente original. El paciente puede seleccionar el tono que desea para que sea lo más parecido posible a las piezas contiguas y así se consigue la armonía en toda la dentadura.  Como no tienen metal, en caso de desgaste excesivo o fractura dental, es muy difícil que tengan que ser sustituidas por coronas dentales.

Si tiene cualquier duda sobre las incrustaciones dentales, pida cita con nosotros, estaremos encantados de atenderle.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Qué es la parestesia facial y cómo tratarla

La tecnología ha avanzado de manera exponencial en los últimos años y la odontología no ha sido una excepción. En la mayoría de sus disciplinas, la tecnología juega un papel muy importante y en la actualidad se utilizan técnicas poco invasivas para el paciente y materiales de última generación que mejoran los resultados y proporcionan al paciente el confort y bienestar que necesita en sus visitas a la clínica dental.

Pero, como siempre decimos, no basta con utilizar los mejores materiales, también es necesario disponer de profesionales con la cualificación y experiencia necesaria que garanticen al paciente una solución a sus problemas y unos resultados acordes a sus expectativas. Hay clínicas que ofrecen tratamientos muy baratos para conseguir más pacientes, pero por nuestra experiencia, sabemos que no disponen de profesionales lo suficientemente formados para llevar a cabo técnicas complicadas. 

En la actualidad, hay un fenómeno que se da de manera habitual en las clínicas y que tiene que ver con la falta de buenos profesionales en las distintas disciplinas odontológicas. Nos estamos refiriendo a la parestesia. En nuestra clínica recibimos numerosas visitas de pacientes que han recibido un tratamiento deficiente en otras clínicas y necesitan la intervención de verdaderos profesionales en odontología para reparar el daño.

¿Qué es la parestesia?

En odontología, la parestesia son los efectos secundarios que sufre un paciente derivados de un tratamiento dental que se ha realizado de manera errónea o deficiente. Suele ser una sensación de hormigueo o picor en la cara después de haberse sometido a un tratamiento bucodental. También tiene que ver con el entumecimiento o falta de sensibilidad en las zonas de la cara donde se ha llevado a cabo el tratamiento. La parestesia se produce porque el nervio que controla los músculos faciales sufre algún trastorno debido al tratamiento dental que ha recibido el paciente.

Causas de la parestesia facial

No solo la parestesia se puede producir por la mala praxis en tratamientos dentales, también pueden influir otras causas ajenas a la salud bucodental, como por ejemplo:

  • Fracturas de huesos faciales como los nasales
  • Enfermedades como la esclerosis múltiple o las migrañas
  • Cambios hormonales como la menopausia en las mujeres

En el caso de tratamientos dentales normalmente se producen, como hemos dicho antes por la presión del nervio, por operaciones de cirugía dental cerca del nervio y, en algunas ocasiones, porque el paciente sufre algún tipo de intolerancia relacionado con la anestesia recibida o los medicamentos recetados.

Los profesionales deben ejercer muy bien las siguientes tareas para evitar la parestesia facial:

  • Examinar cuidadosamente la zona que se va a tratar
  • Ser preciso durante la extracción de piezas dentales para evitar daños en el nervio
  • En caso de existir intervención quirúrgica, planificarla bien
  • Disponer de la experiencia y formación profesional adecuada 

¿Qué tratamientos dentales provocan la parestesia facial?

La extracción de una pieza dental, como pueden ser las muelas del juicio, puede dar lugar al hormigueo en la zona típico de la parestesia. Las raíces de la muela, al ser extraída, pueden incidir en el conducto que protege el nervio y verse afectado.

Sin embargo, si el profesional que va a realizar la extracción de la muela es avezado y tiene la experiencia necesaria puede evitar que el nervio termine dañado procediendo con pericia y cuidado.

La aplicación de anestesia local también puede ser un detonante para la aparición de parestesia. Sin embargo, esto puede evitarse si el profesional lleva a cabo un diagnóstico previo eficaz. Los índices de intolerancia de la anestesia en pacientes son muy bajos, por tanto, con un mínimo control por parte del odontólogo antes de aplicarla es suficiente para prevenir posibles complicaciones.

El tratamiento de implantes dentales es otro de los procedimientos que puede provocar parestesia facial, ya que durante la instalación de las prótesis se puede producir una lesión del nervio dentario inferior. Esto puede suceder si el implante presiona demasiado el hueso y esta presión termina comprimiendo el nervio, apareciendo así la parestesia facial en el paciente.

Esta circunstancia se puede dar en el caso de que el implantólogo no ha planeado de manera adecuada el tratamiento de implantología o no ha utilizado las técnicas a su alcance de manera correcta. Si el nervio solo ha sido afectado de manera parcial, los efectos de la parestesia serán temporales, pero si el nervio se ha visto afectado por una lesión más grave, los efectos pueden prolongarse en el tiempo o incluso ser permanentes.

Tratamientos contra la parestesia facial

La prevención sin duda es el mejor tratamiento para la parestesia facial y para ponerla en práctica, lo más importante es contar con profesionales con la cualificación y experiencia necesaria. Es imprescindible disponer de una buena preparación y los conocimientos adecuados para minimizar o eliminar completamente los efectos secundarios que se pueden producir después de un implante o una extracción.

En el caso de los implantes, por ejemplo, si el especialista comprueba que las prótesis están presionando el nervio, deberá actuar cuanto antes y reemplazar los tornillos por unos más cortos. De esta forma, el paciente dejará de notar el hormigueo o la falta de sensibilidad en la zona de los implantes.

En la actualidad hay numerosos avances tecnológicos que permiten descubrir con fiabilidad si se está dañando el nervio con alguno de los tratamientos dentales aplicados. Uno de ellos es el escáner intraoral que permite al odontólogo acceder a la dentadura del paciente y obtener radiografías panorámicas en 3D al instante para comprobar si efectivamente el nervio se está viendo afectado.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperar la sensibilidad facial?

Cuando ha ocurrido un cuadro de parestesia, la media de tiempo de recuperación de la zona oscila entre los 2 y los 6 meses. Estamos hablando de una parestesia normal. Si se trata de una dolencia más permanente, el tiempo de recuperación se puede prolongar. Sin embargo, lo normal es que las molestias desaparezcan por completo con el tiempo, incluso las que se han producido por tratamientos dentales muy complejos.

En nuestra clínica dental de Madrid, nuestros profesionales disponen de la formación y la experiencia necesaria para garantizar cualquier tratamiento dental. No olvide que nuestra clínica lleva más de cuatro décadas ofreciendo el mejor servicio a los pacientes y que sus resultados son nuestro mejor aval. Pida cita con nosotros si quiere disfrutar de la mejor salud bucodental.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Conseguir unos dientes perfectos

En la actualidad, conseguir unos dientes perfectos está al alcance de cualquier persona. La innovación tecnológica y las nuevas técnicas de estética dental como el blanqueador dental o las carillas dentales son más eficaces y más asequibles a todos los bolsillos. Está comprobado que si se quiere disponer de una sonrisa perfecta es indispensable tener también una buena salud bucodental. Además, sonreír sin ningún complejo aumenta la autoestima de la persona y le permite sentirse mucho más seguro de sí mismo en su día a día.

La sonrisa es nuestra carta de presentación en la vida social de cualquier persona y por eso merece la mejor de las atenciones. Para conseguir una buena sonrisa, en primer lugar la dentadura debe estar libre de enfermedades bucodentales y en segundo lugar debe tener la mejor estética posible, de ahí que los especialistas evalúen previamente la salud bucodental del paciente y recomienden algún tratamiento para corregir las afecciones detectadas. Por ejemplo, un tratamiento de ortodoncia para alinear las piezas dentales suele realizarse previamente al blanqueador de dientes.

¿Cómo se consigue una dentadura perfecta?

Dentro de la estética dental, cada persona tiene un ideal de cómo serían sus dientes perfectos, ya que la subjetividad en este aspecto es el elemento predominante. Sin embargo, sí que hay unas directrices que se aplican de manera recurrente en estética dental para conseguir unos dientes prácticamente perfectos.

En primer lugar, como hemos dicho, la salud debe prevalecer para conseguir unos dientes relucientes. Por eso el paciente debe tener en cuenta que la higiene bucal diaria y las revisiones periódicas en su clínica dental son muy importantes para conservar una dentadura en unas condiciones estéticas óptimas, pero hay otros aspectos que van a marcar claramente unos dientes bellos de otros que no lo son tanto. Vamos a verlos:

El color de los dientes

Sin duda es un aspecto muy importante para determinar si una sonrisa es bonita o no. Con el paso del tiempo, la dentadura va perdiendo su color blanco original, ya sea por una higiene oral deficiente, por hábitos perjudiciales (tabaco, alcohol, café, etc), ingesta de medicamentos agresivos o una dieta poco recomendable. El especialista le dará las pautas más saludables en su día a día para recuperar el tono adecuado para su dentadura.

Mantener una encías en perfecto estado

No solo los dientes marcan una sonrisa perfecta, también las encías son importantes para mostrar una dentadura hermosa. Por eso las encías deben tener un aspecto perfecto, sin ningún indicio de enfermedad periodontal, como gingivitis o periodontitis, retracción de encías o cualquier otra afección que afecte a la estética dental. Normalmente, para tener una sonrisa perfecta, solo debe mostrarse 2mm de encías y la línea de los dientes incisivos debe estar a la misma altura que la de los dientes caninos. En el caso de los dientes incisivos laterales, su línea debe ser un poco más baja.

 

Alineación dental perfecta

La alineación dental es otro aspecto indispensable para tener unos dientes perfectos. De ahí que el apiñamiento dental, espacio interdental o cualquier otro tipo de irregularidad de los dientes debe ser corregida con el tratamiento indicado. Una vez que los dientes tienen la alineación adecuada, embellecerlos es mucho más fácil.

Dientes de la misma forma y tamaño

Es otro defecto que resulta imprescindible corregir para lograr la mejor sonrisa. Muchas personas tienen los dientes más visibles con diferente tamaño o forma y afean mucho la sonrisa. Por tanto, antes de someterse a cualquier tratamiento de estética es necesario conseguir la mejor simetría posible en la dentadura de la persona.

 

¿Cómo diseñar la mejor sonrisa?

Lo más importante es entender que la mejor sonrisa para cada persona debe ser totalmente personalizada, ya que los dientes, labios, encías y los rasgos faciales de cada individuo son únicos y todo debe funcionar en armonía y belleza.

Los profesionales de una clínica deben trabajar en equipo y aportar su conocimiento en las distintas disciplinas para conseguir esa armonía aplicando los tratamientos necesarios, no solo estéticos. Con este objetivo, llevarán a cabo un estudio exhaustivo previo de la dentadura del paciente y así tomar las mejores decisiones en base a los posibles problemas que tenga.

Tratamientos que se utilizan para conseguir dientes perfectos

Estos son los principales tratamientos que se utilizan en las clínicas dentales para conseguir el objetivo final que no es otro que conseguir la mejor sonrisa del paciente:

Tratamiento de ortodoncia

Conseguir una alineación perfecta es el paso principal antes de lograr unos dientes blancos y bellos. El ortodoncista recomendará el mejor tratamiento, ya sean brackets tradicionales, la llamada ortodoncia invisible (Invisalign), ortodoncia lingual, etc. La tecnología es la gran aliada en estos tratamientos que están pensados para que el paciente disfrute del máximo confort durante el proceso y cuidando de su estética.

 

Gingivectomía

Junto a la ortodoncia, este procedimiento es muy importante para que las encías y los dientes proporcionen la armonía perfecta a la hora de sonreír. Con la gingivectomía se procede a un pequeño recorte en la encía si hay un exceso de la misma, o también para modificar su forma y aumentar la estética dental. Es una intervención quirúrgica muy sencilla que se realiza con anestesia local y los resultados son excelentes, logrando una sonrisa prácticamente perfecta.

 

Blanqueamiento dental

 

Es el tratamiento estético que más demandan los pacientes y se utiliza para conseguir la tonalidad perfecta para cada dentadura. El procedimiento es muy sencillo y se puede realizar en la clínica o en el domicilio del paciente. Mediante unas férulas que contienen un agente blanqueador y que se aplican directamente sobre los dientes, se consigue una importante mejora en la tonalidad de la dentadura. Los resultados son realmente sorprendentes y los pacientes quedan encantados con su nueva sonrisa. 

 

Carillas dentales

 

Es otro procedimiento estético muy demandado en nuestra clínica, ya que supone un tratamiento muy sencillo y con resultados estéticos excelentes. Se pueden utilizar carillas de porcelana, de composite, de disilicato de Litio o carillas Lumineers. El objetivo de todas ellas es reparar cualquier tipo de daño estético de la cara visible de los dientes. Las finísimas láminas, totalmente personalizadas en color y forma, se adhieren a los dientes y corrigen al instante cualquier irregularidad de forma o tamaño al instante.

 

Hoy en día, conseguir unos dientes perfectos está al alcance de todo el mundo, pero nuestro consejo es que acuda a su clínica de confianza. En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales y los materiales y técnicas más avanzadas para que pueda disfrutar de la sonrisa soñada. Contacte con nosotros y disfrute de una dentadura perfecta. Queremos verle sonreír.

 

 

 

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Odontología, el bienestar de los dientes

La odontología se basa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de cualquier tipo de enfermedad de la boca, incluyendo los tejidos blandos y los dientes. El objetivo de la odontología es eliminar el origen del problema que provocó la enfermedad para que no vuelva a aparecer.

La mayoría de la población ha tenido que acudir alguna vez a un dentista en Madrid, o en cualquier otra ciudad, para recibir un tratamiento bucodental, aunque es cierto que muchas personas evitan ir a la clínica dental porque asocian la palabra odontólogo con dolor, ansiedad o agitación. Los que no visitan regularmente una clínica dental creen que visitar al dentista consiste en hacer un empaste, tratar unas encías inflamadas o incluso practicar una extracción y esto no tiene nada que ver con la realidad.

Es cierto que el principal motivo de visita de una clínica dental es porque siente dolor, pero cada vez más acuden personas para mejorar su estética dental y disponer de una sonrisa perfecta. Por tanto, debemos aparcar la idea de que el odontólogo es un profesional al que solo se recurre cuando no hay más remedio y que provoca malestar y dolor en el paciente porque no es cierto.

Nuestro trabajo es mejorar la calidad de vida de las personas empezando por su boca, ya que es uno de los puntos más importantes del cuerpo humano y va a repercutir en el resto del organismo para obtener una salud de mayor calidad.

Cómo trabaja un buen odontólogo

Cuando una persona visita la clínica dental, el primer paso es examinar la boca del paciente para comprobar su estado. El dentista supervisa su estructura dental, el estado de los dientes, encías, huesos y músculos de la boca y la armonía estética del conjunto. El objetivo es comprobar el estado de su salud bucodental y si puede incidir de alguna forma en su salud general. Para ello, el profesional efectuará las pruebas necesarias y utilizará los últimos medios tecnológicos que tenga a su alcance, como por ejemplo el escáner intraoral, para obtener una imagen mucho más nítida de todos los rincones de la boca del paciente.

Además de la exploración bucodental, el dentista también formulará preguntas al paciente sobre sus hábitos alimenticios y otras prácticas que pueden ser perjudiciales para la salud, como el tabaco o el alcohol, ya que todo esto influye directamente en la salud bucal y general de la persona.

Relación entre la salud bucodental y la salud general

Las enfermedades generales afectan a la salud de la boca, al igual que las enfermedades bucodentales afectan a la salud general del paciente. Esta interrelación es muy importante a la hora de diagnosticar y tratar cualquier tipo de afección y el odontólogo lo tiene muy en cuenta para conseguir el mayor bienestar posible en la persona. Vamos a ver con más detalles el impacto de esta interrelación:

Desgaste de los dientes por malos hábitos alimenticios, medicación, enfermedad, etc.

El desgaste prematuro de los dientes puede deberse a una dieta excesivamente ácida, también por la ingesta de medicamentos demasiado agresivos o por algún tipo de trastorno alimentario. Cuando se produce una erosión dentaria, la estructura dental se modifica y se producen cambios en la masticación de alimentos y también a nivel estético, ya que la sonrisa comienza a afearse.

El consumo de alimentos ácidos y bebidas carbonatadas o energéticas incide en la erosión dental y es importante rebajar su consumo o  eliminarlos de la dieta. Los problemas de estómago son otra causa de erosión dental, sobre todo provocada por la acidez, vómitos o reflujo.

En cuanto a los niños es importante que lleven una dieta saludable para evitar la aparición de caries y otras afecciones. No hay que olvidar que su dentadura está formándose y es imprescindible limitar el consumo de bebidas y alimentos demasiado azucarados.

Periodontitis y su relación con la salud general

La buena salud periodontal es imprescindible no solo para mantener la boca en perfectas condiciones, sino también para tener una salud general buena. Si hay una infección en las encías, éstas permanecerán inflamadas, incluso con sangrado, lo que supondrá molestias y mal aliento para el paciente. Hay que incidir en el caso de los fumadores que no notarán estos síntomas porque el tabaco los oculta y esto supone un peligro para el desarrollo de enfermedades que el paciente ignora.

Cuando hay una infección crónica, como el caso de la periodontitis, puede provocar distintas alteraciones en el flujo sanguíneo y derivar en enfermedades vasculares o cardíacas, entre otras. De ahí la importancia de detectar a tiempo cualquier tipo de afección periodontal para erradicarla cuanto antes.

Entre los diabéticos es muy importante mantener las encías sanas ya que si hay infecciones puede haber cambios en los niveles de azúcar y provocar un descontrol en la enfermedad.

Masticación y deglución de alimentos

Cuando hay alteraciones en la mandíbula puede afectar a la hora de masticar y tragar alimentos y también en la frotación de los dientes superiores con los inferiores. Además pueden provocar dolor de cabeza, dolor de espalda o incluso alteraciones en la forma de hablar.

Si las funciones de la mandíbula se desarrollan con normalidad, todos los músculos relacionados con ella funcionan bien e incide en una correcta posición del cráneo, el cuello y la cintura escapular. Otras afecciones que pueden presentarse por problemas de mandíbula son dolores de oído o cara.

Forma de la boca y posición de la lengua

El desarrollo facial se produce en los primeros años de vida pero influye mucho en la salud general de la persona en todas las etapas de la vida. La respiración es uno de los aspectos que más influye en la forma de la cara, ya que si no se respira por la nariz se producen cambios en la lengua, la cara crece de manera más vertical y se genera un paladar más profundo.

Todo esto provoca que la arcada sea más estrecha y los dientes no tengan el suficiente espacio para salir, lo que puede ocasionar cambios de carácter bioquímico, apneas y otros trastornos que afectan al organismo en diferentes niveles.

Como vemos, el buen estado de la dentadura y las encías tiene una influencia muy importante con la salud general, de ahí la importancia de acudir regularmente a la consulta de su dentista en Madrid. Contacte con nosotros para comprobar su estado bucodental. Nuestros especialistas le atenderán con la máxima profesionalidad.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Cómo curar las boqueras?

Las boqueras, o también llamadas en términos médicos queilitis angular, son pequeñas heridas que aparecen en la comisura de los labios y provocan escozor, irritación y molestias a la hora de abrir la boca, sonreír o ingerir alimentos. Suelen presentarse en forma de grieta o fisura en una de las esquinas de la boca o en las dos. Según las estadísticas, las boqueras suelen aparecer con más frecuencia en niños y personas mayores, aunque cualquiera puede sufrir esta afección. Aunque no son peligrosas, sí requieren algún tipo de cuidado para que desaparezcan. Vamos a ver con más amplitud todo lo relacionado con este dolencia.

¿Por qué salen boqueras?

Los principales síntomas de las boqueras, en su fase inicial, son un ligero enrojecimiento de la zona afectada y una descamación de la piel. En la segunda fase aparecen unas erosiones o fisuras en las comisuras de los labios que adquieren un color blanco o amarillo.

En esta fase, el paciente nota cierta tirantez en cada movimiento de la boca, sobre todo a la hora de comer, hablar, sonreír o bostezar. Si las fisuras son muy profundas puede producirse incluso un sangrado cuando se produce un movimiento brusco de la boca. Los principales factores que favorecen la aparición de las boqueras suelen ser locales, aunque hay otros elementos que también inciden como los siguientes:

  • Cuando se acumula saliva en los labios: esto suele ocurrir en personas de edad avanzada debido a las arrugas o también en niños que salivan demasiado por la erupción de los dientes. Cuando hay mucha acumulación de saliva se produce un riesgo más alto de proliferación de bacterias o de hongos.
  • Cuando la persona tiene los labios muy secos y deshidratados.
  • Cuando el sistema inmunológico está debilitado las bacterias penetran en la piel con más facilidad.
  • Cuando a una persona le faltan piezas dentales: este aspecto, llamado edentulismo, puede producir heridas en los labios porque cambia la fisonomía de la cara en el paciente.
  • Falta de ciertos nutrientes: la falta de vitaminas A, B o C, el zinc o  el hierro puede provocar la aparición de boqueras.
  • Pacientes con enfermedades como el VIH o diabetes.
  • Otros aspectos como implantes dentales mal ajustados, alergias, estrés, utilizar un maquillaje muy abrasivo para la piel o causas ambientales como el exceso de frío, también pueden provocar la aparición de heridas en la boca.

Cómo curar las boqueras

Cuando un paciente tiene los primeros síntomas de la queilitis angular y le produce muchas molestias, debe acudir a su clínica dental para que un odontólogo lo examine y pueda comprobar de primera mano el grado de la lesión. Además, investigará las causas para elegir el tratamiento más efectivo a la hora de curar las boqueras, ya que no es lo mismo que aparezcan por una enfermedad crónica del paciente, por una colonización de bacterias o por otro tipo de patología.

En ocasiones serán necesarias algunas pruebas médicas como análisis de sangre o investigar el agente patógeno responsable de la infección para saber con precisión la causa de la queilitis. Cuando el especialista ya tiene todos los datos que necesita determinará el mejor tratamiento posible para curar las boqueras con total eficacia.

Tratamientos para la queilitis angular

Como hemos dicho, el tratamiento elegido dependerá del origen de la queilitis y siempre tendrá el objetivo de eliminarlo de raíz. Estos son los más habituales:

  • En caso de déficit nutricional, el especialista podrá recetar algún tipo de complejo vitamínico o introducir cambios en la dieta del paciente para cubrir sus carencias nutricionales.
  • En caso de infección, el tratamiento a seguir consistirá en la aplicación de pomadas antifúngicas o antibióticas.
  • En caso de implantes dentales mal ajustados, éstos serán revisados para ajustarlos convenientemente y así evitar que se repita el problema.
  • En caso de otras enfermedades, el tratamiento intentará reducir el impacto de las mismas en la salud bucodental del paciente.

Aparte de los tratamientos marcados por el odontólogo, también hay una serie de recomendaciones que mejorarán el proceso de curación de las boqueras y que inciden en los hábitos diarios del paciente como, por ejemplo, evitar rozar la herida con la lengua o tocarla con los dedos, no aplicar cremas para disimularla, ya que puede afectar negativamente y ralentizar el proceso de cicatrización, reducir la ingesta de alimentos demasiado picantes, ácidos o picantes o tratar de abrir la boca de manera comedida para no entorpecer el proceso de cicatrización de las fisuras.

Además, también se recomienda desinfectar la herida a diario, si es muy profunda, evitar la acumulación de saliva en la zona y no aplicar productos abrasivos en la herida como puede ser espuma de afeitar, pintalabios o cualquier crema que no haya sido recetada por el especialista.

Por otro lado, si el odontólogo lo estima oportuno, se pueden aplicar algunos regeneradores naturales en la herida como el aloe vera, el propóleo o el aceite de rosa mosqueta, que ayudarán a a la curación de las boqueras y acelerarán el proceso de cicatrización.

¿Las boqueras son contagiosas?

Cuando la queilitis angular se ha adquirido mediante un proceso infeccioso causado por hongos o bacterias sí que es probable el contagio mediante contacto, es decir, que no se recomienda que la persona afectada bese a otra o comparta sus cubiertos o su vaso a la hora de la comida.

Aunque, en la mayoría de los casos, el proceso de curación de las boqueras es espontáneo y suelen curarse en una semana o diez días, es cierto que algunas lesiones pueden ser más severas y provocar muchas molestias al paciente. En estos casos es conveniente acudir a la consulta de un especialista para que valore el origen y la gravedad de la herida. De esta forma se aplicarán los medios necesarios para revertir cuanto antes la situación.

En nuestra clínica dental de Madrid dispone de los mejores profesionales y los medios más avanzados para tratar cualquier tipo de afección bucodental. No dude en visitarnos y consultar cualquier problema que tenga. Contacte con nosotros. No olvide que velamos por la salud bucal de usted y los suyos.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Eliminar el sarro dental

El sarro dental es causante de multitud de afecciones bucodentales y se forma por la progresiva acumulación de bacterias en la línea de las encías y los dientes. Eliminar el sarro resulta imprescindible, ya que los dientes con sarro, además de afectar a la estética, también afecta a nuestra salud y para evitar su formación es imprescindible acudir a su clínica dental de confianza cada seis meses para una limpieza profesional.

¿Qué es y cómo se forma el sarro dental?

El sarro dental se forma por la calcificación de la placa bacteriana en los dientes y encías. Esta placa es una película muy fina que se va formando poco a poco por la acumulación de bacterias procedentes de los restos de alimentos y otros agentes externos. Si no se elimina mediante el uso del hilo dental y el cepillado de dientes con sarro a diario, la placa se calcifica y se convierte en sarro, una sustancia dura, de color amarillento o marrón y superficie rugosa, que se adhiere a los dientes y encías y favorece la invasión de los tejidos blandos y las piezas dentales. Una vez formado el sarro es mucho más difícil de eliminar que la placa bacteriana.

Tipos de sarro

Dependiendo de la zona donde se acumule el sarro podemos distinguir dos tipos:

Sarro supragingival

Este tipo de sarro se da cuando la placa bacteriana, ya calcificada, se acumula en la superficie de dientes y encías.

Sarro subgingival

Se da cuando el sarro se acumula por debajo de la línea de las encías. Es el más peligroso ya que favorece la aparición de bolsas periodontales y no se puede detectar a simple vista como el sarro supragingival.

Efectos del sarro dental en la salud bucodental

El primer efecto del sarro es perfectamente visible, ya que afecta a la estética dental de manera importante. Al tener ese tono amarillento, la sonrisa se afea de manera considerable, pero el efecto más importante para nuestra salud es que el sarro es el responsable de importantes afecciones bucodentales como son la caries y las enfermedades periodontales.

La gingivitis y la periodontitis son enfermedades provocadas por bacterias que no se eliminan de manera correcta de la boca. Mientras la gingivitis afecta a los tejidos blandos, con inflamación y sangrado, la periodontitis ataca a la raíz de los dientes y puede afectar incluso a la sujeción de los mismos. Se puede llegar en casos extremos de periodontitis incluso a la pérdida de piezas dentales si no se actúa a tiempo.

Por otro lado, la caries es una enfermedad que afecta al esmalte de los dientes debido al efecto de las bacterias que van penetrando poco a poco hasta la pulpa. En caso de no detener el avance de la placa bacteriana podría llegar a perderse la pieza. Por último, otro efecto del sarro en nuestra boca, quizá menos peligroso pero sí bastante desagradable es la halitosis, o el mal aliento.

Cómo eliminar el sarro

 

La placa bacteriana sí puede eliminarse con el cepillado diario, sin embargo el sarro es mucho más sólido y no se puede eliminar completamente con la higiene oral diaria. Por tanto, la única opción eficaz para eliminar completamente el sarro es acudir a su clínica de confianza donde un higienista llevará a cabo una limpieza profesional, también llamada profilaxis.

Este procedimiento es completamente indoloro. El paciente sólo sentirá una pequeña sensibilidad dental después de la limpieza que desaparecerá en un par de días. Por otro lado, si se ha detectado sarro y bolsas periodontales bajo la línea de las encías, el especialista tendrá que recurrir a un raspado y alisado radicular para limpiar perfectamente toda la zona.


¿Cómo se realiza una limpieza profesional?

 

 1º Se emplean ultrasonidos para eliminar los depósitos: la vibración permite la destrucción de los depósitos de sarro que se acumulan en dientes y encías. Con la ayuda del agua a presión se elimina poco a poco el sarro adherido.

2º Empleo del hilo dental: una vez eliminado el sarro, con el hilo dental nos aseguramos de que no quedan restos entre los dientes y en las zonas más inaccesibles.

¿Se puede prevenir la formación de sarro?

 

Como ya hemos dicho, la higiene bucodental diaria es esencial para prevenir los dientes con sarro, pero mucha gente no sabe realmente cómo debe hacerse un buen cepillado de dientes, vamos a dar unas sencillas recomendaciones:

  • El cepillado debe durar al menos tres minutos con un cepillo que no dañe las encías y aplicando una técnica que permita llegar a todos los rincones de la boca. Debe ser enérgico para tratar de eliminar todos los restos de comida.
  • Se debe usar hilo dental para retirar los restos que se alojan entre los dientes y encías y que el cepillado no puede eliminar.
  • Eliminar las bacterias de la lengua también es importante. Por eso recomendamos utilizar un raspador lingual para limpiar esa zona tan importante de la boca donde se alojan miles de bacterias después de cada comida.
  • El uso de enjuagues bucales también es importante para reforzar el cepillado y conseguir mayor eficacia en la limpieza bucal diaria.
  • Acudir cada seis meses al dentista para realizar una limpieza profesional y que examine el estado de su dentadura. En pacientes con enfermedades periodontales se recomienda visitar la clínica cada tres o cuatro meses.

Quizá esta última recomendación es la más importante. Ya que mucha gente cree que está llevando a cabo una buena higiene bucodental diaria pero no es así y las bacterias se acumulan cada vez más sin que el paciente lo note. Cuando quiere darse cuenta el sarro ha aparecido y avanza peligrosamente a través de las encías. Por eso, si se acude de manera periódica a la clínica, el profesional puede ver el estado bucodental del paciente y si necesita una limpieza profesional para eliminar sarro.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales para velar por su salud bucal. Contacte con nosotros para cualquier tipo de consulta o para resolver cualquier problema que le preocupe. Le esperamos con los brazos abiertos.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Elevación del seno maxilar

  • Elevación seno maxilar - clínica dental González Baquero

Las cirugías de implantes dentales han aumentado en los últimos años debido a que cada vez más personas se deciden a sustituir sus dientes naturales que se han desgastado por el paso del tiempo, por traumatismo o por cualquier otra razón. La utilización de las últimas innovaciones tecnológicas y la aplicación de técnicas cada vez más contrastadas y con un elevado nivel de éxito, junto con tratamientos accesibles a nivel económico para los pacientes, han conseguido que muchas personas den el paso para sustituir sus dientes y mejorar su funcionalidad y estética.

Causas principales de la pérdida de dientes naturales

Las causas más habituales en la pérdida de piezas dentales suelen ser enfermedades como la periodontitis, caries, traumatismos o un desgaste inadecuado del diente debido al bruxismo o a fuertes traumatismos. En muchas ocasiones, el paciente no advierte el problema que está teniendo y pasa bastante tiempo hasta que el odontólogo hace un estudio de su caso y comprueba que es prácticamente inevitable la pérdida de la pieza dental. Esta pérdida suele ir acompañada por pérdidas en el hueso maxilar.

El hecho de no tratar una periodontitis a tiempo, o no sustituir un diente en el momento adecuado, puede resultar muy perjudicial y es necesario evaluar un nuevo tratamiento para ofrecer una solución al paciente que corrija los problemas ocasionados y le ofrezca ciertas garantías para el futuro. Está claro que cuanto más tiempo pase después de la pérdida de una pieza, habrá más probabilidades de que haya problemas cuando se coloque el implante.

El mejor consejo es que cuanto antes se intente solucionar el problema será mucho mejor para la salud del paciente y también el tratamiento será mucho más barato. De todas formas, hay que decir que, aunque haya pasado un tiempo desde la pérdida dental y se haya producido una reabsorción ósea, se han desarrollado técnicas para una regeneración óptima del hueso dental que puede proporcionar el soporte necesario a la hora de insertar el implante.

¿Cómo funcionan los implantes dentales?

Los implantes dentales son tornillos fabricados en un material especial que se colocan en el hueso maxilar, debajo de las encías, y que pueden reemplazar perfectamente las piezas dentales que el paciente ha perdido. Una vez fijados los implantes, se coloca sobre el tornillo una corona dental para lograr recuperar toda la funcionalidad que tenía el diente reemplazado.

El funcionamiento es idéntico para todos los implantes, pero, dependiendo del material con el que estén fabricados (zirconio o titanio), o también el fabricante, varía el procedimiento de colocación. Según el problema del paciente, puede ser más adecuado un determinado material o un fabricante. De ahí la importancia de hacer un estudio previo al paciente por parte del implantólogo que será el que determine el tipo específico de implante que necesitará el paciente.

Posibles complicaciones de los implantes dentales

Los pacientes que necesitan la colocación de implantes suelen hacer muchas preguntas al profesional que les está tratando porque tienen preocupación por el tipo de tratamiento que van a recibir. Lo que más suelen preguntar es sobre los posibles riesgos o complicaciones que pueden tener en el proceso y, sin duda, una de las principales complicaciones que puede darse cuando se lleva a cabo un tratamiento de implantología es la falta de hueso.

Para evitar esta complicación, el especialista debe hacer un estudio exhaustivo del hueso que va a sujetar los implantes, sobre todo si hay una cantidad suficiente para proceder a insertarlos, o si está demasiado debilitado. Si el implantólogo comprueba que existe alguno de estos problemas, debe optar por un tratamiento de regeneración ósea o una elevación del seno maxilar.

¿En qué consiste la elevación del seno maxilar?

Se trata de una técnica quirúrgica que se utiliza en implantología dental con pacientes que no tienen un volumen suficiente de hueso o la altura ósea necesaria en la zona posterior del maxilar superior. Mediante la elevación del seno, se aumenta la cantidad de hueso en las zonas donde el paciente tiene más carencia ósea y de esta manera se permite la sujeción de los implantes.

Las personas que tienen este tipo de problemas en su hueso maxilar, pueden someterse sin problemas a la intervención quirúrgica que requieren los implantes. También aumenta la efectividad de los implantes en la zona posterior del maxilar superior, ya que esta es la zona donde más suelen fracasar.

Estos fracasos, normalmente suelen venir por una pérdida de piezas dentales demasiado pronto o por una enfermedad periodontal. Esto provoca una pérdida progresiva de hueso y que éste vaya perdiendo altura ósea para que la fijación de los implantes se lleve a cabo con un mínimo de posibilidades de éxito. A veces se pueden colocar los implantes nada más efectuar el injerto óseo, pero otras veces es preciso esperar hasta seis meses.

La elevación del seno maxilar es un tratamiento muy efectivo y seguro, pero antes, el profesional debe asegurarse que es lo más adecuado para el paciente. El procedimiento consiste en injertar hueso dental en la zona posterior del maxilar superior, es decir, donde se sitúan los molares y premolares.

Pasos de la elevación del seno maxilar

1- Mediante anestesia local se insensibiliza la zona

2- Se crea el acceso al seno maxilar

3- Se sube el seno para conseguir el espacio que se necesita para injertar el hueso  

4- Se injerta el hueso

5- Se cierra la herida

Dependiendo de cada caso, se podrán insertar los implantes inmediatamente (siempre que el paciente cuente con 4 mm de altura de hueso) o habrá que esperar a que el injerto sea reabsorbido por las células del hueso del paciente. Para la colocación de implantes es necesario contar con 10 mm de altura del hueso, por eso se eleva unos milímetros el seno, para conseguir la altura mínima para la colocación óptima de los implantes.

Postoperatorio

Después de la intervención quirúrgica para elevar el seno maxilar, normalmente se presenta una inflamación en la zona intervenida que puede molestar al paciente durante las primeras 48 horas, pero con el tratamiento adecuado prescrito por su especialista, en pocos días remitirá. Las principales recomendaciones para una recuperación rápida son:

  • No enjuagarse la boca hasta pasados uno o dos días
  • No cepillarse los dientes hasta un día después de la intervención y evitar la zona dañada.
  • No comer hasta pasadas al menos dos horas de la intervención
  • Aplicar hielo en la zona intervenida durante las dos horas después de la operación
  • Seguir una dieta blanda el día de la operación
  • Reducir el consumo de tabaco y alcohol durante el postoperatorio

Con estas sencillas recomendaciones la elevación del seno será todo un éxito y el paciente podrá disfrutar de unos implantes sin complicaciones. En nuestra clínica dental de Argüelles dispone de los mejores profesionales en implantología y otras disciplinas odontológicas para solucionar cualquier problema bucodental que tenga. Somos su clínica de confianza durante cuatro décadas y velamos por su salud. Contacte con nosotros.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (5 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Cirugía periodontal

La caries y las enfermedades periodontales (gingivitis y periodoncia), junto a la pulpitis y otras afecciones, suelen ser los problemas de salud bucodental que más tratamos en nuestra clínica dental de Madrid. Según el SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), 8 de cada 10 personas mayores de 35 años, padece algún tipo de enfermedad relacionada con las encías.

Además, es importante saber que a medida que pasan los años aumenta la probabilidad de padecer enfermedades periodontales, de tal forma que a partir de los 65 años, nueve de cada diez personas sufren alguna de estas dolencias. Son datos muy esclarecedores de lo importante que es tener en cuenta la incidencia de este tipo de afecciones para tratar de atajar la principal causa que las provocan que no es otra que una higiene bucal deficiente. Sin embargo, no es la única causa a tener en cuenta, ya que hay otro tipo de factores que inciden directamente en nuestros dientes y encías, como pueden ser adicciones nocivas (consumo excesivo de alcohol y tabaco, por ejemplo) o incluso aspectos genéticos.

La higiene bucodental es muy importante para tener unas encías sanas

Siempre hacemos hincapié en este aspecto, pero nunca es suficiente. Si tenemos unos dientes y encías limpios y sanos evitaremos la proliferación de la placa bacteriana que es la principal causante de enfermedades como la gingivitis y periodontitis. No olvidemos que estas afecciones, si no se tratan a tiempo, pueden derivar en enfermedades más serias que necesitarán tratamientos más agresivos.

El sangrado de las encías que se da en la gingivitis puede combatirse una manera más sencilla siguiendo las recomendaciones de higiene bucodental del especialista. Es posible que el cepillado de dientes se lleve a cabo con un cepillo específico y que aumenten las medidas de higiene como por ejemplo, usando el hilo de dental y enjuagues al final del cepillado, en caso de que el paciente no tenga el hábito de utilizar estos elementos de limpieza.

Si no se trata adecuadamente la gingivitis, puede desarrollarse una periodontitis que es mucho más grave y con daños más complicados de solucionar. La periodoncia produce retracción de las encías y ataca la raíz del diente si no se toman las medidas oportunas. El resultado es la movilidad de los dientes e incluso su caída. Además, la periodontitis también puede afectar a la salud general del paciente, ya que las bacterias de la boca pueden llegar a otros lugares del organismo a través del sistema circulatorio. Enfermedades como la diabetes o afecciones como el infarto de miocardio o los partos prematuros están muy relacionados con la periodoncia.

Como vemos, la periodontitis es una enfermedad bucodental que debemos vigilar de una manera firme y siempre con un profesional cualificado y experimentado, ya que es posible que, en determinados casos, la cirugía sea la única solución.

¿Cómo saber si es necesaria la cirugía en una periodontitis?

Cuando un paciente tiene síntomas de periodontitis, el profesional realizará un examen bucodental para determinar si padece esta enfermedad. Si el diagnóstico es positivo resulta imprescindible saber la fase periodontal en la que se encuentra mediante distintas pruebas como radiografías, escáner intraoral o sondaje. Esta prueba consiste en medir a qué profundidad se encuentra el sarro que se ha ido acumulando en las encías, ya que si está demasiado profundo se forman las bolsas periodontales y hay que actuar con la máxima rapidez para evitar pérdida ósea.

El tratamiento básico que se utiliza en las primeras fases de la periodontitis consiste en un raspado y alisado radicular (también llamado curetaje), sin embargo, en los casos donde la enfermedad está muy avanzada, no es suficiente con este tratamiento y es preciso aplicar la cirugía periodontal. Normalmente es necesaria para tratar las bolsas periodontales profundas (más de seis milímetros), ya que el tratamiento básico no las puede eliminar.

La cirugía periodontal consiste en separar y levantar la mucosa que rodea al hueso de la pieza dental, de esta forma, el especialista puede retirar todo el sarro acumulado y desinfectar la zona de la mejor manera posible. Después procederá a una sutura para evitar la entrada de bacterias y seguidamente el paciente comienza el postoperatorio.

¿Cómo es el postoperatorio de una cirugía periodontal?

Dependiendo de cada caso, el especialista proporcionará unas indicaciones específicas al paciente para conseguir una recuperación óptima. En general, hay una serie de recomendaciones que son inherentes a todos los pacientes. Son las siguientes:

  • Uso de enjuagues bucales específicos que llevan clorhexidina para evitar una posible infección. Se suelen utilizar entre dos y tres semanas después de la cirugía.
  • Se tomarán analgésicos o antiinflamatorios si el paciente los necesita, pero siempre bajo la supervisión del profesional que será quien indique el medicamento y la dosis que mejor se adecúa a sus necesidades médicas.
  • La sutura normalmente se retira una semana después de la cirugía y en este intervalo de tiempo es imprescindible utilizar un cepillo de dientes quirúrgico y evitar el cepillado en la zona donde se ha intervenido. Después de quitar la sutura, el paciente podrá volver a utilizar el cepillo de dientes que utilizaba anteriormente.
  • Es imprescindible acudir a todas las revisiones que ha programado el periodoncista y seguir las indicaciones relacionadas con el mantenimiento periodontal. De esta forma evitaremos que la enfermedad vuelva a activarse, algo que puede suceder si no se llevan a cabo las medidas oportunas que considere el odontólogo especialista.

Acuda siempre a una clínica de confianza

 

La periodontitis es una enfermedad bucodental que puede provocar daños importantes en dientes y encías y es preciso una supervisión continua y un trabajo de prevención para evitar su desarrollo. De ahí que la principal recomendación a todos los pacientes es mantener la mejor higiene bucal posible y, en caso de advertir síntomas de una posible gingivitis, (por ejemplo si comprobamos que nos sangran las encías con facilidad durante el cepillado de dientes), acudir al odontólogo para que revise nuestra dentadura y nos aconseje convenientemente.

Mire nuestra clínica dental y descubra todo lo que podemos hacer por usted en casos de gingivitis o periodontitis, o en cualquier otra afección bucodental. Somos su clínica de confianza desde hace cuatro décadas y nuestra experiencia y la satisfacción de nuestros pacientes son el mejor aval posible.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Ortodoncia interceptiva, ¿cuándo es necesaria?

La ortodoncia interceptiva es un tipo de ortodoncia que, como su nombre indica, “intercepta” el crecimiento del hueso maxilar evitando así posibles complicaciones o anomalías en el futuro como maloclusiones o problemas de mordida.

La mejor edad para lograr un desarrollo óptimo de los maxilares es entre los 7 y los 11 años, cuando el niño está en fase de crecimiento. Es aquí cuando los padres deben llevar al niño a nuestra consulta dental en Argüelles y cumplir con las revisiones periódicas necesarias para poder corregir a tiempo cualquier problema funcional que pudiera darse.

En ocasiones, será necesario expandir los maxilares y en otras estimular o frenar el crecimiento mandibular dependiendo de cada caso. Los hábitos infantiles como chuparse el dedo o colocar de manera incorrecta la lengua al tragar se pueden solucionar con la ortodoncia interceptiva con más facilidad si se trata a tiempo en edades tempranas, ya que más adelante, el tratamiento se complica mucho más.

En caso de no aplicar la ortodoncia interceptiva a tiempo cada vez será más difícil rectificar los problemas óseos porque la anatomía del paciente ya se ha desarrollado y resulta muy complicado modificarla. Incluso podría darse el caso de ser necesaria la intervención de un cirujano maxilofacial para poder solucionar el problema.

Ventajas de la ortodoncia interceptiva

  • Coordina la posición y el tamaño de los maxilares con la estimulación o el frenado de su crecimiento
  • Equilibra las fuerzas de la masticación para que resulte más eficaz
  • Mejora la estética facial
  • Mejora la el funcionamiento de la articulación temporomandibular
  • Mejora la salud bucodental
  • Protege los dientes de todo tipo de desgastes
  • Evita enfermedades periodontales que afectan a las encías y a los huesos de soporte dental

La ortodoncia interceptiva en niños

La ortodoncia interceptiva solo se lleva a cabo con niños que están en edad de crecimiento y desarrollo porque es el momento de conseguir una colocación óptima de los huesos maxilares. Una vez concluido el tratamiento, normalmente se requiere la colocación de ortodoncia fija con brackets metálicos, o bien ortodoncia lingual u ortodoncia invisible para una colocación perfecta de los dientes y así terminar con los problemas de maloclusión.

Aparatos que se utilizan en la ortodoncia interceptiva

El ortodoncista puede recomendar distintos aparatos al paciente según la corrección que vaya a practicarle. Entre ellos podemos destacar:

  • Máscara de tracción extraoral: se utiliza para solucionar problemas de mordida originados por anomalías en los huesos faciales.
  • Disyuntor dental:  se utiliza en los casos donde el paladar es ojival o hendido. Este tratamiento dura unos pocos meses.

En nuestra clínica somos expertos en ortodoncia en Madrid. No dude en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta que necesite. Somos su clínica de confianza desde hace cuatro décadas.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…