prevención

Gingivitis: formas de prevenirla

La higiene y la visita al dentista son las claves

La gingivitis es una afección muy común en odontología y consiste en una inflamación de las encías por la presencia de bacterias. Como no es doloroso, muchos pacientes no acuden al especialista y el proceso de infección se va prolongando hasta que deriva en algo más serio como una periodontitis que puede afectar gravemente a las piezas dentales incluso llegando a la pérdida.

El mejor método de prevención para la gingivitis es consolidar una buena higiene bucodental, con un buen cepillado de dientes, uso del hilo dental y enjuagues antisépticos. A estos hábitos deben sumarse las visitas periódicas a la clínica dental de confianza para valoración del odontólogo. Si mantenemos una buena higiene dental, la placa bacteriana tiene pocas posibilidades de penetrar en la encía y causar la gingivitis.

El principal síntoma de la gingivitis es el enrojecimiento de las encías y su sangrado durante el cepillado. En condiciones normales, las encías no deberían sangrar cuando nos cepillamos los dientes. Esta puede ser una señal de alarma que nos indique que algo no va bien y es necesaria la supervisión de un especialista. Los pasos de la formación de la gingivitis sigue los siguientes pasos:

  • Primera fase: enrojecimiento de las encías y posibles sangrados. La enfermedad aún es leve.
  • Segunda fase: sangrados más abundantes, hinchazones y mayor enrojecimiento de las encías. La gingivitis ahora es moderada.
  • Tercera fase: el sangrado aparece sin el cepillado de dientes. Crece el surco gingival y el epitelio conectivo se ve afectado. La gingivitis en este punto es severa.

Los factores que pueden agravar la gingivitis van desde el tabaquismo, pasando por la falta de vitamina B3 o C, hasta otros más concretos como:

  • Diabetes, leucemia o SIDA
  • Embarazo, menopausia y uso de anticonceptivos orales
  • Coronas o empastes mal colocados
  • Mala alineación de los dientes

Tratamientos para la gingivitis

Es importante, aparte de unos buenos hábitos de higiene bucodental, acudir dos veces al año al dentista para llevar a cabo una limpieza profesional del sarro acumulado en los dientes y encías. De esta forma se frena la placa bacteriana y se evita el riesgo de una posible gingivitis. El odontólogo comprobará cuál es la profundidad que hay entre las encías y los dientes y determinará la mejor solución para el paciente.

Normalmente, el especialista recomendará los hábitos higiénicos que mejor le pueden venir al paciente, el tipo de cepillo y pasta dental que deberá usar y evitar ciertos alimentos y bebidas con el fin de preservar la salud de sus dientes y encías. El objetivo es frenar cuanto antes los síntomas de la gingivitis y evitar que el proceso vaya a más hasta derivar en la periodontitis que requiere tratamientos más específicos y una vigilancia más intensa por parte del odontólogo.

En nuestra clínica dental de Madrid, nuestros especialistas le aconsejarán sobre la curación de la gingivitis y pondrán a su disposición el mejor tratamiento posible para solucionar el problema de una manera rápida y efectiva. Estamos a su entera disposición.

                       

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…