brackets convencionales

¿Brackets o Invisaling?

Los brackets convencionales e Invisalign, también llamada la ortodoncia invisible, son posiblemente los dos sistemas de ortodoncia que más utilizan los profesionales en la actualidad. Ambos tienen ventajas e inconvenientes y los pacientes nos plantean muchas dudas a la hora de decidirse por uno o por otro.

En nuestra clínica dental, nuestros especialistas en ortodoncia se encargan de realizar un examen previo en la dentadura del paciente y, en base a sus necesidades de ortodoncia, le aconsejarán un sistema concreto de ortodoncia, o le darán la opción de elegir entre varios. Es en esas circunstancias donde los pacientes necesitan aclarar ciertas dudas para poder tomar la decisión correcta con toda la información posible.

Ventajas de los brackets convencionales

Es el tipo de tratamiento de ortodoncia más utilizado en todo el mundo, en primer lugar porque es el que primero se inventó y, por tanto, el pionero en la alineación dental y, en segundo lugar, porque es el más predecible ante cualquier posible complicación y por su continuo perfeccionamiento a lo largo de los años.

Se utilizan dos componentes imprescindibles: los brackets metálicos (o también de cerámica) y los arcos, que varían de grosor según las necesidades de alineación de cada paciente. Después de las revisiones marcadas por el ortodoncista, cuando el paciente acude a la clínica se corrige la posición de los brackets y los arcos hasta conseguir la alineación dental deseada.

Una de las principales ventajas de los brackets tradicionales es que la fricción del bracket con el arco es prácticamente nula y esto hace que el tiempo del tratamiento se reduzca de manera considerable. Por otro lado, al tratarse de aparatos fijos que no pueden quitarse, los resultados se pueden predecir perfectamente, algo que no siempre sucede con Invisalign, ya que el tiempo final del tratamiento depende de las horas que el paciente lleve puestos los alineadores que son totalmente removibles.

También hay que decir que los brackets metálicos pueden producir algún tipo de herida en las encías o la parte interna de las mejillas durante el tratamiento, pero actualmente se ha reducido considerablemente ese riesgo, ya que los materiales utilizados son de la máxima calidad para minimizar en todo lo posible las molestias en el paciente. 

Otra ventaja importante de los brackets metálicos es que es el tratamiento de ortodoncia más asequible en cuanto a costes, lo que no impide que los resultados finales sean realmente excelentes.

Ventajas de Invisalign: ortodoncia invisible

Invisalign es un novedoso sistema de ortodoncia llamado la ortodoncia invisible debido a los alineadores transparentes que utiliza. Estos alineadores se utilizan en la arcada superior e inferior como si fueran fundas y se fabrican de manera personalizada para cada paciente, con la medida exacta de su dentadura. El diseño avanzado de estos alineadores consiguen mover los dientes de manera progresiva hasta lograr la alineación prevista por el ortodoncista.

Otra ventaja de Invisalign es que el sistema es totalmente digital, ya que utiliza la tecnología 3D para prever los movimientos de los dientes y cómo quedarán después del tratamiento. Esta innovación permite al paciente comprobar en pantalla, gracias a un software específico, cómo será su nueva sonrisa una vez que termine el proceso. El sistema digital también permite al especialista conseguir una mayor precisión en el movimiento de los dientes y por tanto en los resultados finales.

Por otro lado, otra ventaja importante de Invisalign es el aspecto estético durante el tratamiento, ya que los alineadores solo son perceptibles en las distancias cortas y permite al paciente mantener una autoestima alta en sus relaciones sociales, algo que es más difícil de conseguir con los brackets convencionales.

Por otro lado, el sistema Invisalign es completamente indoloro y, a diferencia de los brackets normales, los alineadores se pueden remover, es decir, que pueden quitarse a la hora de comer o del cepillado de dientes. También en momentos puntuales que el paciente considere, aunque los ortodoncistas aconsejan mantenerlos al menos durante 22 horas al día para que el tratamiento no se prolongue demasiado en el tiempo. 

Esta quizá es la desventaja más importante de este sistema, ya que el paciente puede quitarse las férulas cuando lo crea oportuno y muchas veces no es coherente con el tiempo que los alineadores permanecen alejados de su boca. El ortodoncista siempre informará al paciente de que los dientes no efectuarán ningún movimiento mientras las férulas no estén colocadas en su sitio. 

Entre los usuarios de Invisalign, los pacientes que padecen bruxismo pueden dañar las férulas y, como consecuencia, originar algunos problemas durante el tratamiento. Por otro lado, como hemos dicho antes, el sistema Invisalign tiene un precio más alto que los brackets tradicionales, aunque es cierto que se compensa con las múltiples ventajas que presenta.

¿Qué tratamiento es mejor, brackets o Invisalign?

Hay que decir que los dos tratamientos son excelentes para conseguir una alineación dental perfecta, por tanto, la calidad final del tratamiento no debe ser un criterio por el que el paciente deba decantarse. Los criterios a la hora de decidir por uno u otro deben ser otros, ya sea la comodidad de los alineadores removibles de Invisalign o su estética, por ejemplo. 

En los dos tratamientos la colaboración del paciente debe ser total, ya que su actitud juega un papel primordial a la hora de que el tratamiento se desarrolle con todas las garantías. Eso es algo que el especialista deja claro desde el primer día, es decir, que los resultados no solo dependen de la técnica y los medios empleados, sino también de la propia persona que se está sometiendo al tratamiento.

Los especialistas siempre aconsejan a los usuarios de Invisalign que no abusen del tiempo en que los alineadores están fuera de la boca (como mucho 2 horas diarias), de ahí que los pacientes ideales son los jóvenes o adultos, aunque también los adolescentes pueden utilizarlos siempre que los padres supervisen el tiempo que llevan puestas las férulas. El hecho de que los brackets convencionales sean fijos, supone una ventaja para que el tratamiento dependa solo del trabajo del ortodoncista y los tiempos del tratamiento puedan reducirse.  

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los profesionales más experimentados y los medios técnicos más avanzados para desarrollar todos los tratamientos de ortodoncia, incluidos los brackets convencionales y la ortodoncia invisible. Si desea resolver todas las dudas relacionadas con estos u otros tratamientos pida cita con nosotros para decidir, con la ayuda de su ortodoncista, cuál es el que más le conviene. Le esperamos. 

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…