consejos

La caries y el azúcar

  • caries-y-azucar

La caries y el azúcar mantienen una estrecha relación entre sí, que es preciso conocer. Ha de tenerse en cuenta que, en definitiva, esta dolencia dental supone uno de los principales problemas de salud pública a escala internacional, por lo que es preciso prevenirla y combatirla con conocimiento de causa.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Dientes negros. Causas y soluciones

  • dientes-negros

Los dientes negros son un problema padecido por no pocos pacientes a día de hoy. Con el transcurso del tiempo, son muchas las personas que de pronto se encuentran con que tienen estas manchas indeseadas en algunas piezas dentarias, por lo que acuden al especialista.

 

Por más que estas manchas pudieran parecer insignificantes a simple vista, lo cierto es que en verdad suelen corresponder a problemas serios de nuestra dentadura. Es por ello que resulta de gran importancia revisarlas cuanto antes, precisamente para evitar males mayores.

 

Las manchas en los dientes: sus posibles causas

 

Algunas causas que pueden a priori generar manchas negras en los dientes, pueden ser las alteraciones del esmalte dental, o bien el sarro. Estas manchas oscurecen el tono blanco de nuestra dentadura y producen un efecto antiestético, pero además de ello pueden ser perjudiciales para nuestra salud dentaria. Es importante, pues, acudir al dentista para poder esclarecer los motivos de este problema en cada caso.

 

Hemos apuntado como posibles razones de los dientes negros, la acumulación de sarro y el deterioro o alteración del esmalte dentario, pero pueden darse asimismo otras causas más dispares:

  • Manchas dentales debidas a alimentos que manchan la dentadura, tales como colas, vino tinto, café, chocolate, té negro, etc, o al consumo habitual de tabaco.
  • Caries cuyo avance está destruyendo el esmalte de los dientes.
  • El uso prolongado de colutorios o enjuagues bucodentales con contenido en clorhexidina. Estos colutorios, generalmente empleados para enfrentar los problemas gingivales y periodontales, deben usarse por un periodo limitado de tiempo (dos semanas a lo sumo), pues de lo contrario manchan la dentadura.

 

Las manchas marrones en los dientes, así como las manchas negras, pueden ser eliminadas con un sencillo tratamiento odontológico, una vez el dentista haya diagnosticado sus causas y establecido el método terapéutico adecuado.

 

Las manchas en los dientes: ¿cómo deben combatirse?

 

En primer lugar, si tales manchas se deben al sarro (como es lo más habitual), han de combatirse con un tratamiento de limpieza dental, una forma posible de remover los cúmulos de sarro una vez estos ya no pueden ser eliminados con la simple limpieza dental. Tales cúmulos pueden atribuirse a diversas causas, según las situaciones concretas de cada paciente: apiñamiento dental, deficientes hábitos de limpieza de los dientes, o bien consumo habitual de café o tabaco. Es un tratamiento que no resulta especialmente costoso, y que además es muy eficaz contra este tipo de problemas concretos. Es una dolencia grave e irreversible, puesto que el hueso alveolar perdido es irrecuperable. Prolifera considerablemente en una sociedad como la nuestra, en que el consumo de cafeína, nicotina y azúcares son harto frecuentes. Por tales razones, la periodontitis deberá ser detectada y combatida, a ser posible, en sus fases más prematuras e iniciales. Si estas manchas negras en los dientes no son eliminadas, pueden avanzar hacia adentro de las piezas dentarias, originando periodontitis. Esta es una patología periodontal infecciosa de carácter grave, pues puede afectar al hueso alveolar, que es el que sustenta los dientes. Para evitar tal avance, es absolutamente necesario desinfectar las encías.

 

Además, las manchas en los dientes se deben también al avance de las bacterias en estos, concretamente hacia el interior de las piezas y hacia la encía, destruyendo el hueso. Para acabar con estas bacterias y su devastadora progresión, deberemos someternos a un tratamiento de curetaje raspado y alisado radicular. Consiste en raspar las raíces de los dientes para así acabar con las bacterias de estos.

 

El problema de los dientes negros, si bien pueda parecer superficial o meramente estético, ha de ser combatido para evitarnos complicaciones serias, y esto es algo que en la Clínica Dental González Baquero conocemos muy bien.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Cómo cuidar y prevenir la pérdida de encía

La pérdida de encía es una consecuencia de enfermedades como la gingivitis o la periodontitis. Un tratamiento inadecuado de estas afecciones puede propiciar la pérdida de tejidos importantes para la sujeción del diente. Por tanto, el cuidado de las encías resulta vital para evitar la pérdida de piezas dentales. A continuación detallamos una serie de recomendaciones para el cuidado de las encías:

  • Prevención en casa: la higiene diaria es fundamental para evitar la aparición de enfermedades periodontales, por ello, se deben cepillar los dientes tres veces al día, mínimo dos minutos por sesión, con un dentífrico específico, además de usar el hilo dental al menos una vez al día, o en su defecto cepillos interdentales o portahilos. También se recomienda el empleo de enjuagues antibacterianos para combatir la placa bacteriana, uno de los principales responsables del deterioro de las encías. En ningún caso el uso del enjuague bucal sustituye al cepillado o al uso del hilo dental.
  • Alimentación: debemos llevar una dieta sana y equilibrada y eliminar el exceso de azúcar e hidratos de carbono, ya que contribuyen a la proliferación de la placa bacteriana. El consumo de vitamina A y C, al tratarse de antioxidantes, previenen la periodontitis.
  • Restringir el tabaco: los cigarrillos y sus derivados aumentan la inflamación de las encías y la aparición de gingivitis y periodontitis. Nuestra recomendación es evitar su uso por completo si es posible.
  • Visitar su clínica de confianza: las visitas al odontólogo deben convertirse en un hábito y en una estrategia preventiva para preservar su salud bucodental. Como mínimo debe acudir al dentista una vez al año, aunque lo ideal es cada seis meses. El profesional dispone de los elementos necesarios para eliminar el sarro, que es el principal responsable de la periodontitis y la pérdida de encías. El sarro se adhiere e introduce en la encía provocando problemas en el ajuste del diente.

Cuando visite a su odontólogo revisará sus encías para comprobar que no existen bolsas periodontales, sangrados ni problemas de sujeción. En caso de detectar alguna anomalía, se encargará de tratarlo inmediatamente. Si se acude regularmente a la consulta será más fácil el tratamiento en una fase temprana, como una gingivitis, que no en fases más avanzadas como la periodontitis, donde es necesaria una mayor inversión de tiempo y recursos.

El profesional, además de revisar el estado de la boca del paciente, incluidas las encías, también puede dar pautas de higiene si comprueba que hay algún problema con ellas. A veces pensamos que nuestra higiene es buena y no es así.

Por ejemplo, hay personas que tienen el hábito de cepillarse de manera muy enérgica. Si además utiliza un cepillo de cerdas duras, puede provocar poco a poco un retroceso de las encías que puede derivar en otras afecciones más serias. Si el odontólogo comprueba este aspecto recomendará una serie de técnicas de limpieza y prevención que se ajusten a las necesidades del paciente para evitar problemas en el futuro.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales que le aconsejarán lo que necesite en cada momento para preservar su salud bucodental. No dude en visitarnos para cualquier consulta, estamos a su disposición. Aprovechamos para desearle unas Felices Fiestas.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

Reendodoncias, problemas comunes

  • Endondoncias, clínica dental en Madrid

 

Cuando un odontólogo realiza una endodoncia debe estar completamente seguro de que todos los conductos radiculares de la pieza intervenida han quedado limpios para evitar infecciones y la probable formación de fístulas. La infección, si no se trata a tiempo, podría desembocar en una progresiva pérdida de hueso con resultados nada deseables como la eliminación de la pieza dental.

Sin embargo, para evitar estas eventualidades, se puede llevar a cabo una reendodoncia para reparar y mejorar la endodoncia anterior, limpiando los materiales del interior de los conductos y sellándolos para evitar la proliferación de bacterias y cualquier agente externo que pueda provocar una infección.

Una endodoncia puede fracasar por los siguientes motivos:

  • Complicaciones en la anatomía de los canales radiculares no detectados en la primera endodoncia.
  • No se eliminaron bien los microorganismos en la primera endodoncia.
  • Existencia de canales curvos o restringidos.
  • Se retrasó demasiado la colocación de coronas u otras restauraciones.
  • La endodoncia practicada no impidió el contacto del interior del diente con la saliva.
  • Nuevas caries que exponen el canal de la raíz del diente a una nueva infección.
  • Pieza dental fracturada.

Los principales síntomas que tienen los pacientes que necesitan un tratamiento de reendodoncia pueden ser los siguientes:

  • Dolor que no ha remitido desde la primera endodoncia.
  • Hinchazón facial.
  • Sensibilidad en la palpación o percusión.
  • Conducto sinusal supurante.

Cuando el paciente acude a la clínica dental  con alguno de estos síntomas se le practica una radiografía para observar si los conductos radiculares han sido tratados correctamente. Si se observan conductos mal obturados, caries que pasaron desapercibidas o lesiones apicales que no existían es el momento de aplicar una reendodoncia.

El endodoncista debe comprobar antes de proceder con la reendodoncia que se puede reconstruir la pieza y que se puede acceder a los conductos sin necesidad de recurrir a la cirugía. También que el periodonto esté en perfectas condiciones y no se mueva la pieza.
¿Cómo se lleva a cabo una reendodoncia?

El endodoncista necesitará el uso de radiografías intraorales para comprobar con exactitud y claridad cuál es el estado de la pieza que ya recibió endodoncia. No todas las clínicas disponen de la última innovación tecnológica en este aspecto, por tanto es importante acudir a clínicas capaces de ofrecer la mejor respuesta tecnológica como es el caso de nuestra clínica dental de Madrid.

Una vez comprobado el estado de la pieza, se requiere anestesiar la zona, ya que el especialista debe practicar una cavidad para acceder al interior del diente y remover el material que se utilizó en la primera endodoncia. Después procederá a limpiar e irrigar los conductos radiculares para eliminar los microorganismos existentes y después rellenar con el material adecuado.

A continuación, se colocará un empaste provisional que será sustituido una semana más tarde por uno definitivo. Dependiendo de la morfología de los conductos y el estado previo de las piezas que necesitan reendodoncia se pueden necesitar más de una sesión para llevar a cabo el tratamiento.

En la clínica dental en Madrid González Baquero disponemos de los mejores profesionales y los equipos más sofisticados para llevar a cabo todo tipo de tratamientos de reendodoncia. Cualquier problema tiene solución en manos expertas. Visítenos.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (10 votos, promedio: 3,80 de 5)
Cargando…

Postoperatorio en la cirugía de implantes dentales

  • Postoperatorio implantes dentales

La colocación de implantes dentales, aunque se considera una intervención quirúrgica menor porque se utiliza anestesia local, requiere una serie de cuidados postoperatorios a tener en cuenta para favorecer la osteointegración de los implantes en el hueso y que el tratamiento sea un éxito.

Es imprescindible que el paciente siga las instrucciones del odontólogo y lleve a rajatabla todas las recomendaciones, ya que las primeras semanas después de la intervención son cruciales para dilucidar si habrá algún tipo de problema o todo va según lo esperado.

Las pautas a seguir pueden variar según el caso y el tipo de implantes que se han colocado, pero por ejemplo, una higiene bucodental correcta siempre va a estar entre las instrucciones del implantólogo, ya que es esencial evitar la infección en los tejidos que rodean a los implantes (periimplantitis).

Principales recomendaciones después de una intervención de implantes dentales:

  • Colocar gasas secas en la herida. En caso de hemorragia es importante sustituir las gasas por otras limpias.
  • Aplicar frío en la piel para reducir el dolor y la inflamación a la altura del implante.
  • Utilizar analgésicos y antiinflamatorios siempre siguiendo las instrucciones del odontólogo.
  • No masticar alimentos ni tomar bebidas ni comidas calientes hasta recuperar la sensibilidad en la zona intervenida.
  • Evitar masticar alimentos duros con los implantes los primeros días.
  • Durante una semana es preferible no realizar actividades que requieran un esfuerzo físico para mantener la presión arterial estable y así disminuir los sangrados.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • Continuar con la higiene diaria aunque evitando el cepillado en la zona de los implantes. Al día siguiente de la intervención se recomienda usar enjuagues de agua tibia con sal o colutorios que contengan clorhexidina.
  • Dormir con la cabeza elevada respecto al resto del cuerpo.

Con estas sencillas recomendaciones, junto a otras más específicas que dictamine el implantólogo para cada paciente, no habrá ningún problema para que los implantes se mantengan perfectamente. Sin embargo, debemos prestar atención a cualquier síntoma que pueda aparecer en el postoperatorio para ponerlo en conocimiento del especialista cuanto antes. Alguno de estos síntomas podría ser el dolor constante o el sangrado intenso, aun con los medicamentos prescritos. Por eso es tan importante acudir a las revisiones después de la intervención.

En nuestra clínica dental en Madrid disponemos de los mejores implantólogos para tratar cada caso de manera personalizada y con la tecnología más innovadora a nuestro alcance. No dude en consultarnos para cualquier duda.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Cómo tratar un flemón

Un absceso dental, o más popularmente conocido como flemón, es una afección bucodental muy común y una de las más dolorosas para los pacientes. Se trata de una inflamación de la encía provocada por una infección bacteriana que puede llegar hasta la raíz del diente. Cuando ocurre esto se produce un depósito de pus que es es causante de la inflamación de las encías.

Es importante que una clínica dental trate este problema, además de eliminar la infección para evitar que las bacterias puedan llegar hasta los huesos que sujetan los dientes ya que pueden llegar incluso a perderse piezas por esta razón. Normalmente, la infección tiene su origen en una caries no tratada, un traumatismo con fractura dental o una periodontitis.

Medidas preventivas para evitar un flemón

Las medidas preventivas son primordiales para evitar la aparición de un flemón. Para ello, lo principal es tener unos buenos hábitos de higiene bucodental, es decir, cepillarse los dientes después de cada comida y utilizar el hilo dental y enjuague bucal. Además de esto, también es muy importante acudir a nuestra clínica dental de confianza al menos dos veces al año para una revisión por el especialista. De esta forma, cualquier anomalía puede ser detectada a tiempo y así poner los medios necesarios para que no se desarrolle ninguna enfermedad.

El paciente también debe estar muy atento a cualquier síntoma o indicio que considere sospechoso. Por supuesto, si tiene alguna molestia o dolor, también debe acudir cuanto antes al dentista para un examen. Siempre es más fácil practicar un empaste que eliminar un flemón, ya que además de ser bastante doloroso, suele ir acompañado de un tratamiento farmacológico, endodoncias, etc.

Principales síntomas que presenta un flemón:

  • Dolor intenso: aparece de forma repentina, tanto en reposo como al tocar la zona afectada.
  • Hipersensibilidad: cuando se toman alimentos o bebidas fríos o calientes aparece el dolor.
  • Halitosis: el mal sabor y olor de boca se debe a la infección.
  • Puede aparecer la fiebre y malestar general
  • Inflamación de las mejillas
  • Dificultad al abrir la boca o al comer

Fases a la hora de tratar un flemón:

El odontólogo recetará antibióticos al paciente para tratar de eliminar la infección y también antiinflamatorios para rebajar la hinchazón y quitar el dolor al paciente.
En la siguiente consulta, el odontólogo valorará lo conseguido con los fármacos y determinará posibles procedimientos adicionales para tratar las causas que originaron el absceso. En muchas ocasiones suele ser la endodoncia.

El tratamiento farmacológico es necesario para atajar los síntomas del flemón, pero lo más importante es enfocarse en la causa directa de la infección para conseguir la curación total. Para conseguir esto, primero debe remitir la infección, de ahí que los antibióticos deben actuar de manera inmediata al principio del tratamiento.

En nuestra Clínica dental Gonzalez Baquero disponemos de los medios y los profesionales adecuados para cada afección. No dude en acudir a nosotros ante cualquier molestia. Le examinaremos y asesoraremos como merece. No olvide que nuestro principal objetivo es que sonría sin complejos y disponga de una dentadura fuerte y sana.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (3 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…

Pacientes dentales: Los problemas más frecuentes

  • Problemas dentales comunes

Después de varias décadas ejerciendo la odontología conocemos de primera mano los problemas más frecuentes de los pacientes que pasan por nuestra clínica dental y lo cierto es que la mayoría de ellos podrían evitarse con una buena higiene bucodental y una revisión anual, pero también es verdad que casi nadie cumple con estos dos requisitos imprescindibles.

Un buen cepillado de dientes, el uso del hilo dental y un enjuague no lleva más de diez minutos y la revisión dental anual tampoco excede de los veinte minutos. ¿Es demasiado tiempo para nuestra dentadura? Es algo que deben juzgar ustedes mismos.

Principales problemas bucodentales de nuestros pacientes

  • Caries: una caries es una infección y por tanto no es algo para tomarse a la ligera. Cuando hace su aparición destruye parte de las estructuras dentales y es necesario actuar cuanto antes. Es la enfermedad infantil más común y puede aparecer con los dientes de leche. Una detección a tiempo puede evitar su proliferación.
  • Sarro: se produce por acumulación de placa bacteriana. Sus causas son la falta de higiene y el abuso de ciertas sustancias como el tabaco. En principio afecta a los dientes, que adquieren un color amarillento, pero también puede hacerlo con las encías. Se elimina con una limpieza profesional (raspado radicular), que actúa sobre la superficie del diente y por debajo de la línea de las encías. Hay muchos remedios caseros que se cree son eficaces, pero no es así. Lo mejor es acudir a un profesional que valore el estado de sus dientes.
  • Gingivitis: las encías se inflaman y tienden a sangrar y a permanecer enrojecidas. No es una afección dolorosa si se trata a tiempo. La mala higiene suele ser la causa, aunque por ejemplo el embarazo puede facilitar su aparición. Hay personas que consideran normal que las encías sangren durante el cepillado de dientes, pero no es así. Un profesional valorará si es por el cepillo, la técnica utilizada o porque realmente padece de gingivitis.
  • Periodontitis: aparece por una gingivitis no tratada a tiempo y también debido a enfermedades generales como la diabetes. Los principales síntomas son el retraimiento de la encía y la separación del diente. Si no se trata a tiempo, la periodontitis puede provocar la pérdida de piezas dentales, ya que la infección puede afectar a la sujeción del diente e incluso extenderse por el resto del cuerpo a través de la sangre.
  • Mal aliento: el 25% de la población española padece halitosis y el problema suele ser de origen bucal. No siempre se debe a una mala higiene dental. Puede ser por placa bacteriana en la lengua, periodontitis, faringitis, sequedad bucal, uso de determinados fármacos o dietas hipocalóricas, sequedad bucal, etc. El odontólogo valorará el problema de cada paciente en su examen.
  • Sensibilidad dental: sucede cuando tomamos bebidas o alimentos demasiado fríos, calientes, dulces o amargos. Se produce porque estas sustancias chocan directamente con la dentina, una zona no protegida por el esmalte o la encía y conectada con las terminaciones nerviosas de los dientes. Está aumentando esta afección por el consumo de bebidas energéticas muy ácidas y el uso de blanqueamientos dentales sin supervisión médica. La sensibilidad puede esconder otras complicaciones como caries, periodontitis, dientes mal posicionados, etc.

Clínica dental en Madrid

Nuestras recomendaciones

Como siempre, nuestra recomendación es mantener una buena higiene dental diaria y no esperar a acudir al dentista cuando tenemos alguna molestia o dolor. Cuando sintamos cualquier síntoma anormal en nuestra boca debemos ir a la clínica dental de confianza para que valoren nuestro estado.

En la actualidad, la tecnología es tan avanzada en cualquier especialidad odontológica que las molestias en el paciente son prácticamente nulas, por tanto, le animamos a que venga a nuestra clínica dental de Madrid. Estará en las mejores manos y le informaremos con la máxima profesionalidad sobre su estado bucodental y los tratamientos que están a su disposición en caso de necesitarlo. Le esperamos.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La alveolitis, dolencia dental

La alveolitis es una complicación que puede suceder en las extracciones dentales. Una vez extraída la pieza, se forma un coágulo de sangre en el hueco del diente para sellar y proteger esa área durante la cicatrización. El problema viene cuando ese coágulo se desprende exponiendo el hueso y los nervios a una posible infección.  

Los cinco primeros días después de la extracción son críticos elevándose exponencialmente el riesgo de contraer alveolitis. Si se desprende el coágulo se produce un dolor intenso a partir del segundo día de la extracción que deberá tratarse inmediatamente por parte del odontólogo limpiando bien la herida y utilizando antibióticos para que el dolor remita.

La pérdida del coágulo es la consecuencia de la fibrinólisis producida por elementos bacterianos, salivares o tisulares locales. El perfil de pacientes con mayor propensión a sufrir alveolitis seca van desde los enfermos crónicos, pasando por pacientes con enfermedades periodontales, fumadores, o pacientes con extracción por trauma de piezas inferiores, sobre todo el tercer molar, o muela del juicio.

El alveolo debe tratarse de manera local desde el principio, irrigándolo cuidadosamente con suero salino o clorhexidina al 012% para eliminar cualquier residuo o resto de comida que pueda haber quedado en el interior del alveolo después de la extracción dental. Llevar a cabo una limpieza exhaustiva es mucho más importante que elegir el tipo de apósito.

Al principio, el paciente debe volver cada dos días para repetir el procedimiento de limpieza si el dentista lo considera oportuno. En los casos más extremos, incluso podría cambiarse el apósito a diario. Una vez que va cicatrizando el alveolo disminuye el dolor y la frecuencia de limpieza va disminuyendo. Si no se aplican estas medidas locales, los analgésicos pueden resultar ineficaces.

En la mayoría de los casos es necesario utilizar antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos para prevenir la infección y calmantes para el malestar. El odontólogo también aconsejará qué comer o beber y cómo lavar y cuidar el área afectada.

Cuando el paciente afectado por alveolitis se pone en manos de un profesional experimentado, los síntomas suelen mejorar en menos de una hora, o antes si el apósito contiene un anestésico local. Después del tratamiento proporcionado por el odontólogo en unos 10 días, el alveolo estará cicatrizado y todo volverá a la normalidad.

Muelas del juicio

Las muelas del juicio, o terceros molares, son las piezas dentales que más se extraen, ya que muchas personas no tienen suficiente espacio para su erupción y pueden permanecer sepultadas bajo las encías o erupcionando sin la alineación correcta con los demás dientes. Esto puede causar dolor o inflamación y es preciso la extracción para evitar futuros problemas.

Cuando es necesaria la extracción de una muela del juicio, o cualquier otra pieza dental, puede haber distintas complicaciones después de la cirugía. Estas son algunas de ellas:

  • Infección
  • Alveolitis
  • Rigidez de la mandíbula
  • Daño del nervio dejando insensibles el labio inferior y la lengua

En la clínica dental González Baquero disponemos de los mejores profesionales que le aconsejarán y le recomendarán la mejor forma de tratar la alveolitis en caso de sufrirla. Siguiendo nuestras recomendaciones la afección remitirá en un corto espacio de tiempo. No dude en contactarnos para cualquier duda o consulta.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…