clínica dental

Invisalign, la ortodoncia invisible

  • Invisalign

Invisalign es una de las modalidades de corrección dental en mayor auge en nuestros días. Cada vez es solicitada por más gente, por sus muchas virtudes intrínsecas. Hay que tener en cuenta que lo que los pacientes buscan a la hora de realizarse una corrección del alineamiento dentario es, lógicamente, que esta sea lo más indolora y menos molesta posible, y también, muchas veces, que resulte lo más discreta e incluso inadvertida que pueda ser.

 

Los tratamientos tradicionales para realizar una corrección dental van siendo paulatinamente desplazados por otras terapias más innovadoras y eficaces, a la par que menos molestas en la cotidianidad misma del paciente. Además, este tratamiento de que venimos hablando posee la gran ventaja sobreañadida de que es invisible, por lo que resulta idóneo para aquellos que, por razones fundamentalmente estéticas, hayan sido o sean en principio reacios  a la corrección dentaria.

 

La ortodoncia invisible: sus ventajas principales

 

Este tipo de tratamiento corrector posee una serie de beneficios que lo convierten en uno de los más solicitados de la actualidad. Al tratarse de fundas transparentes de plástico resistente y lavable, y ser además removibles, se tratan de un tipo de intervención terapéutica que no es la tradicional en este sentido. Veamos cuáles son las principales ventajas si nos inclinamos por esta opción en concreto:

  • Es mucho más estético, precisamente por su invisibilidad. De hecho, son directamente imperceptible a una distancia de aproximadamente medio metro, por lo que pueden ser los más indicados para mantener una elevada y sólida autoestima y autoconfianza del paciente en sus diarias relaciones sociales.
  • No ocasiona lo que comúnmente se conoce como resorción radicular: es decir, que consiste en la pérdida de tejido de los dientes y de la raíz dentaria (tejido cementario) por factores como la presión continua y prolongada sobre la raíz de la pieza dental.
  • Resulta mucho más confortable. El Invisalign resulta mucho más cómodo y menos molesto que los tratamientos tradicionales, pues los alineadores dentarios son de por sí completamente indoloros, y no producen alergias ni tampoco sensibilidad en la cavidad bucal.
  • No da problemas de higiene bucodental. Como es removible, no ocasiona problemas a la hora de realizarse la higiene, sea con cepillo o con hilo dental. He aquí otra ventaja considerable de la ortodoncia invisible sobre la clásica de brackets fijos.
  • Se da una menor necesidad de visitas a la clínica o centro especializado. La revisión del progreso de la terapia se produce cada dos meses, aproximadamente. Uno de los más notorios beneficios de esta terapia ortodóntica es precisamente que el propio paciente puede sustituirse los alineadores.
  • Si los alineadores producen problemas para tocar instrumentos musicales, pueden removerse sin más. Y a ello cabe añadir que, si por ejemplo, el paciente practica habitualmente deportes de contacto, puede usar estas fundas como férulas protectoras de la dentadura.
  • Además, este tipo de fundas de alineamiento pueden sustituir también a las llamadas férulas de mordida que emplean aquellos pacientes que padecen bruxismo o rechinar de dientes. Es otra de las funciones que puede desempeñar este tipo de tratamiento.
  • Son considerablemente resistentes, pues es muy difícil que este tipo de alineador llegue a romperse. En este caso, es muy fácil que el paciente lo sustituya por otro de repuesto.
  • Otra función para las múltiples a que puede ser destinada esta ortodoncia específica es la de blanquear los dientes, aunque en este aspecto es preciso saber si se utilizan otros componentes o aditamentos en la terapia.
  • Son excelentes para la corrección de la mordida abierta anterior, o corrección de la mordida vertical, entre otras ventajas.

 

Así pues, el invisalign es una espléndida opción. Y es posible realizarse este tratamiento con profesionales de alta cualificación y especialización, para así poder obtener un buen invisalign en Madrid.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Qué son los retenedores?

  • Retenedores

Los retenedores son uno de los elementos fundamentales de la ortodoncia, pues permiten mantener la corrección dental, por lo que es preciso conocerlos si vamos a realizar este tipo de tratamientos.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

La caries y el azúcar

  • caries-y-azucar

La caries y el azúcar mantienen una estrecha relación entre sí, que es preciso conocer. Ha de tenerse en cuenta que, en definitiva, esta dolencia dental supone uno de los principales problemas de salud pública a escala internacional, por lo que es preciso prevenirla y combatirla con conocimiento de causa.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Dientes negros. Causas y soluciones

  • dientes-negros

Los dientes negros son un problema padecido por no pocos pacientes a día de hoy. Con el transcurso del tiempo, son muchas las personas que de pronto se encuentran con que tienen estas manchas indeseadas en algunas piezas dentarias, por lo que acuden al especialista.

 

Por más que estas manchas pudieran parecer insignificantes a simple vista, lo cierto es que en verdad suelen corresponder a problemas serios de nuestra dentadura. Es por ello que resulta de gran importancia revisarlas cuanto antes, precisamente para evitar males mayores.

 

Las manchas en los dientes: sus posibles causas

 

Algunas causas que pueden a priori generar manchas negras en los dientes, pueden ser las alteraciones del esmalte dental, o bien el sarro. Estas manchas oscurecen el tono blanco de nuestra dentadura y producen un efecto antiestético, pero además de ello pueden ser perjudiciales para nuestra salud dentaria. Es importante, pues, acudir al dentista para poder esclarecer los motivos de este problema en cada caso.

 

Hemos apuntado como posibles razones de los dientes negros, la acumulación de sarro y el deterioro o alteración del esmalte dentario, pero pueden darse asimismo otras causas más dispares:

  • Manchas dentales debidas a alimentos que manchan la dentadura, tales como colas, vino tinto, café, chocolate, té negro, etc, o al consumo habitual de tabaco.
  • Caries cuyo avance está destruyendo el esmalte de los dientes.
  • El uso prolongado de colutorios o enjuagues bucodentales con contenido en clorhexidina. Estos colutorios, generalmente empleados para enfrentar los problemas gingivales y periodontales, deben usarse por un periodo limitado de tiempo (dos semanas a lo sumo), pues de lo contrario manchan la dentadura.

 

Las manchas marrones en los dientes, así como las manchas negras, pueden ser eliminadas con un sencillo tratamiento odontológico, una vez el dentista haya diagnosticado sus causas y establecido el método terapéutico adecuado.

 

Las manchas en los dientes: ¿cómo deben combatirse?

 

En primer lugar, si tales manchas se deben al sarro (como es lo más habitual), han de combatirse con un tratamiento de limpieza dental, una forma posible de remover los cúmulos de sarro una vez estos ya no pueden ser eliminados con la simple limpieza dental. Tales cúmulos pueden atribuirse a diversas causas, según las situaciones concretas de cada paciente: apiñamiento dental, deficientes hábitos de limpieza de los dientes, o bien consumo habitual de café o tabaco. Es un tratamiento que no resulta especialmente costoso, y que además es muy eficaz contra este tipo de problemas concretos. Es una dolencia grave e irreversible, puesto que el hueso alveolar perdido es irrecuperable. Prolifera considerablemente en una sociedad como la nuestra, en que el consumo de cafeína, nicotina y azúcares son harto frecuentes. Por tales razones, la periodontitis deberá ser detectada y combatida, a ser posible, en sus fases más prematuras e iniciales. Si estas manchas negras en los dientes no son eliminadas, pueden avanzar hacia adentro de las piezas dentarias, originando periodontitis. Esta es una patología periodontal infecciosa de carácter grave, pues puede afectar al hueso alveolar, que es el que sustenta los dientes. Para evitar tal avance, es absolutamente necesario desinfectar las encías.

 

Además, las manchas en los dientes se deben también al avance de las bacterias en estos, concretamente hacia el interior de las piezas y hacia la encía, destruyendo el hueso. Para acabar con estas bacterias y su devastadora progresión, deberemos someternos a un tratamiento de curetaje raspado y alisado radicular. Consiste en raspar las raíces de los dientes para así acabar con las bacterias de estos.

 

El problema de los dientes negros, si bien pueda parecer superficial o meramente estético, ha de ser combatido para evitarnos complicaciones serias, y esto es algo que en la Clínica Dental González Baquero conocemos muy bien.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿En qué consiste el mantenimiento periodontal?

El mantenimiento periodontal es la fase posterior a un tratamiento periodontal y su objetivo es preservar la salud periodontal del paciente y evitar posibles complicaciones. Esta fase es fundamental en el tratamiento de las enfermedades periodontales para minimizar las recidivas, reducir la posibilidad de pérdidas dentales y tratar otras posibles afecciones bucodentales.

Una enfermedad como la periodontitis es importante detectarla en sus primeras fases, de esta manera se puede evitar la posible pérdida de piezas dentales y la estabilización del hueso que las sujeta. En fases muy avanzadas de la enfermedad, cuando el deterioro es demasiado grande, no hay otra alternativa que la extracción de los dientes afectados, pero se pueden evitar estos casos tan extremos si se siguen las pautas marcadas por el especialista en el mantenimiento periodontal. Este tratamiento está basado en un diagnóstico preciso que ponga en marcha cuanto antes un tratamiento efectivo.

Muchos pacientes creen que el mantenimiento periodontal consiste en una profilaxis o limpieza profesional de la boca, pero esto no es cierto. En realidad tiene que ver con un tratamiento médico personalizado para cada paciente con el objetivo de que la periodontitis no vuelva a aparecer. En caso de que el paciente se haya sometido a un tratamiento de implantes dentales, el mantenimiento periodontal favorece el seguimiento del estado de los mismos y puede detectar algún tipo de infección de manera precoz.

En qué consiste el mantenimiento periodontal

Después de la fase del tratamiento periodontal el profesional debe evaluar el estado de salud bucodental y más en concreto el periodontal. Es muy importante identificar factores de riesgo que puedan derivar en una nueva progresión de la enfermedad, lo que se conoce como recidivas.

En el caso de los implantes, en el mantenimiento periodontal se tratará de evitar la inflamación y la infección de los tejidos periimplantarios y de esta forma minimizar en todo lo posible el riesgo de que el implante fracase.

Acciones que se llevan a cabo en el mantenimiento periodontal

 Anamnesis

Consiste en la actualización de la historia clínica del paciente siempre teniendo en cuenta todas las modificaciones durante el tratamiento y las molestias o complicaciones que se ha podido producir. El profesional también revisa y actualiza la medicación que toma el paciente en base a su evolución.

Control de la placa bacteriana

Es un control muy importante para comprobar la evolución de la enfermedad periodontal y, para ello, el especialista debe evaluar mediante medidores si la placa está aumentando o, por el contrario, ha desaparecido. También se comprueba si hay alguna caries, desgaste dental o hipersensibilidad.

Periodontograma

Es la prueba para comprobar la profundidad de las bolsas periodontales, el nivel de inserción clínico y la recesión gingival. También se comprueba la inflamación de las encías y la supuración. Este es un indicador de que la enfermedad periodontal continúa activa. Además, también se comprueba la movilidad de los dientes, ya que es un indicador de la progresión que está llevando la enfermedad, aunque también puede ser por otras causas totalmente diferentes.

El periodontograma también sirve para comprobar las lesiones de furcación donde en las zonas de difícil acceso, la acumulación de placa puede ser más peligrosa. Por ejemplo, en zonas muy sensibles es imprescindible controlar la ausencia de encías queratinizadas. Además del periodontograma también es necesario llevar a cabo un examen radiológico cada dos o tres años donde se pueden observar los cambios en el hueso alveolar, posibles caries y otras patologías a nivel periapical.

¿Qué ocurre si no se sigue un buen mantenimiento periodontal?

Es un hecho que los pacientes que no siguen las directrices del programa de mantenimiento periodontal descuidan su higiene bucodental y en poco tiempo presentan síntomas de deterioro periodontal. Por tanto, es el especialista el encargado de personalizar al paciente las medidas de higiene que debe tomar para revertir la situación.

Es imprescindible seguir un tratamiento para descubrir localizaciones que se han infectado posteriormente al tratamiento. Mediante una tartrectomía se elimina la acumulación de placa supragingival  y subgingival. En el caso de los implantes, en la actualidad hay cepillos diseñados especialmente para permitir un mejor acceso a las prótesis y así evitar la formación de placa. También es recomendable el uso de enjuagues bucales que contengan cloruro de cetilpiridinio y clorhexidina.

Fluorización y pulido

La fluorización es un procedimiento que ayuda a evitar la hipersensibilidad dentinaria en los pacientes con enfermedad periodontal. Esta hipersensibilidad sucede porque este tipo de pacientes tienen más expuestas las raíces de los dientes que una persona sin esta afección. En estos casos, la fluorización es muy eficaz.

En cuanto al proceso de pulido sirve para eliminar las tinciones dentales siempre que la dentina no esté expuesta. Sin embargo, hay que evitar el pulido en las piezas con caries, en dientes con el esmalte demasiado fino, en zonas desmineralizadas, en restauraciones o en implantes.

Visitas a la clínica durante el mantenimiento periodontal

El especialista en periodoncia será el que marque las visitas a la clínica en función de sus exploraciones y del riesgo que vea en la progresión de la enfermedad periodontal. Estos riesgos varían según el paciente y tienen que ver con su estado de salud general, el consumo de sustancias nocivas como el alcohol o el tabaco, influencias genéticas, factores psicológicos, estrés, etc. Normalmente, después de una enfermedad periodontal, el primer año se llevan a cabo visitas de mantenimiento cada 3 o 4 meses y según su evolución el profesional ampliará o reducirá la frecuencia.

A pesar de todos los controles y los tratamientos de mantenimiento, puede suceder que el paciente sufra pérdida de inserción periodontal por muchos factores. Esto puede provocar que se reinicie la enfermedad denominada ahora recidiva periodontal. Las recidivas son frecuentes en pacientes que no desarrollan una técnica de higiene bucodental correcta o no son lo suficientemente constantes. En estos casos se pueden utilizar antisépticos que contengan clorhexidina, ya que tiene efecto antiplaca y actúa contra la gingivitis.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales y los medios técnicos más sofisticados para llevar a cabo un mantenimiento periodontal eficaz para cada paciente. Pida cita con nosotros y resuelva todas sus dudas sobre este importante tratamiento bucodental.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Mantenedor de espacio: cómo conservar el espacio de los dientes permanentes de los niños.

  • espacio de los dientes

Un mantenedor de espacio es un aparato fijo o removible que se utiliza en odontología, y más concreto en odontopediatría, para conservar el espacio de los dientes permanentes de los niños. Es un procedimiento habitual ya que cuando se caen los dientes de leche resulta imprescindible mantener el espacio para la dentición definitiva.

Lo natural es que los dientes de leche se caigan empujados por la erupción de los dientes permanentes, pero también puede ser que desaparezcan por cualquier tipo de traumatismo o caries. Cuando esto sucede, los especialistas recomiendan la utilización de un mantenedor de espacio para evitar problemas futuros.

Es muy importante la presencia de los dientes de leche en los niños porque cumplen funciones esenciales para el desarrollo bucodental de los niños, como por ejemplo la formación de músculos y maxilares y también que suponen una referencia para la erupción de los dientes definitivos.

Además, el mantenedor no interfiere en el desarrollo de los huesos de la mandíbula y permite el restablecimiento de las funciones de la dentición temporal, como es la masticación, la deglución y la fonación.

¿Qué ocurre cuando un diente de leche se cae?

Cuando un diente de leche cae por diferentes razones, el resto de las piezas dentales empiezan a moverse hacia el espacio que ha dejado el diente caído. Sin embargo, el diente definitivo que está más cerca es el que erupciona, aunque no sea su sitio. Este hecho provoca el bloqueo del diente que debía aparecer en el lugar correcto y origina un problema en la dentadura que deberá tratarse con ortodoncia más adelante.

¿Cómo ayuda un mantenedor de espacio?

Este aparato evita que los dientes definitivos erupcionen en el lugar incorrecto, ya que su función es mantener el espacio que deja un diente de leche que se cae y evitar movimientos de los dientes cercanos. De esta manera, la dentición definitiva se va colocando en las posiciones correctas cuando vayan a erupcionar y se evita la utilización de ortodoncia para corregir la alineación dental. La sustitución de los dientes de leche por la dentición definitiva es una etapa clave para la salud bucodental de los más pequeños y es necesario acudir a la clínica para revisar su desarrollo.

Recomendaciones sobre el mantenedor de espacio

Es importante que los padres sepan cómo utilizar el mantenedor de espacio para comunicárselo a sus hijos y así evitar posibles contratiempos durante el tratamiento. En primer lugar es importante no tocar el mantenedor con los dedos y no empujarlo o presionarlo. Por supuesto, no está indicado comer productos pegajosos, como los caramelos, por ejemplo, ni tampoco masticar chicles ya que podría estropear el contenedor y evitar que cumpla su función. Por último, es importante mantener una buena higiene bucodental, tanto de los dientes como del mantenedor y también acudir a las revisiones del odontopediatra para comprobar la evolución del tratamiento.

¿Por qué utilizar un mantenedor de espacio?

  • Se evitan apiñamientos
  • Se permite la oclusión de los molares
  • Se mantienen las funciones básicas de las piezas dentales en caso de muchas pérdidas
  • Se consigue una guía de los dientes definitivos en los sectores laterales
  • Se evita la aparición de hábitos que pueden originar problemas como interponer la lengua entre los maxilares al tragar
  • Para evitar alteraciones estructurales en el esmalte
  • Contrarresta la fuerza de los dientes posteriores que es mayor en la arcada inferior

Tipos de mantenedores

Los mantenedores pueden ser de dos tipos: fijos o removibles.

Mantenedores fijos

Son metálicos y se colocan en los dientes que se encuentran adyacentes al espacio que ha dejado el diente de leche caído. Normalmente, mantienen el espacio de un solo diente y no reestablecen funciones dentales. La estética que proporcionan no es demasiado buena, aunque no precisa ningún tipo de colaboración por parte del paciente y requieren una vigilancia del odontopediatra menor. Por otro lado, los mantenedores fijos pueden dificultar la higiene bucodental del niño.

Se suelen emplear cuando se caen caninos, incisivos y molares o cuando se va a instalar una corona para restaurar un diente que se va a utilizar como pilar. Los pacientes que utilizan estos mantenedores son de corta edad y cuando son alérgicos a la resina.

Mantenedores removibles   

Se fabrican en un laboratorio con resina y se colocan en la boca mediante unos ganchos en los dientes. Están indicados para recuperar el espacio de varios dientes y sus funciones. También se pueden añadir otros elementos externos como resortes o tornillos para recuperar el espacio dejado por un diente.

Este tipo de mantenedor necesita más controles por parte del odontopediatra para ajustar los ganchos a medida que erupciona el diente definitivo. Su higiene es más fácil y el paciente tiene que poner de su parte para que el tratamiento funcione bien. Se utilizan para pérdidas dentales múltiples o para reemplazar molares o incisivos y sus funciones. Su estética es buena y está indicada en pacientes con propensión a las caries.

Estos aparatos mantienen la lengua en el sitio adecuado y facilitan la masticación, el habla y la deglución. Se ejerce menos fuerza en los dientes de apoyo debido a la participación de la mucosa y a la distribución más uniforme de fuerzas. Por contra, este tipo de mantenedor se rompe con más facilidad que el fijo y hay más propensión a la irritación de los tejidos blandos en caso de que la higiene sea deficiente.

Casos concretos

Hay algunos casos en los que el mantenedor hace un trabajo valioso, como por ejemplo cuando ya no hay segundos molares temporales pero sí los primeros molares definitivos. En este caso es importante mantener el espacio para los segundos molares una vez que han erupcionado los primeros.

También es importante utilizar los mantenedores cuando se pierden muchas piezas dentarias. En este caso, antes de la erupción de los primeros molares definitivos se colocará una placa removible que sustituya a los dientes que se han caído, junto a elementos adicionales de retención.

Cuando ya han erupcionado los primeros molares definitivos se coloca una placa que sustituye a los dientes perdidos con un anclaje en los molares que ya han salido, junto a un arco lingual pasivo y una barra transpalatina.

En nuestra clínica dental de Madrid disponemos de los mejores profesionales en odontopediatría para examinar la salud bucodental de sus hijos. Contacte con nosotros para resolver cualquier duda, le esperamos.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Qué son las incrustaciones dentales y cuáles son las diferencias con las coronas?

En nuestra clínica dental de Madrid atendemos numerosos casos de incrustaciones dentales. Este tipo de tratamiento consiste en la restauración dental del paciente cuando necesita una estética perfecta o cuando hay daños en la estructura dental y se opta por una alternativa a las coronas dentales. Podríamos decir que las incrustaciones dentales son empastes que se llevan a cabo en el laboratorio y que encajan en la pieza dental perfectamente respetando la armonía y la anatomía de la dentadura del paciente.

La incrustación dental supone un importante avance en la odontología conservadora por sus numerosas ventajas, como su resistencia mecánica, sus propiedades estéticas, biocompatibilidad y la posibilidad de reemplazar coronas dentales cuando la pieza dispone de suficiente estructura dental.

Pasos a seguir en las incrustaciones dentales

Se requieren dos sesiones en la clínica dental para proceder con el tratamiento de incrustaciones dentales. Vamos a verlo con más detalle:

Primera sesión

Es la que se emplea para la fabricación de las incrustaciones dentales provisionales. Se lleva a cabo la impresión de las piezas dentales mediante moldes y se envían al laboratorio para fabricar las incrustaciones dentales con el material más apropiado para el caso en cuestión.

Segunda sesión

En la segunda cita, una vez recibidas las incrustaciones del laboratorio, se prueban en la dentadura del paciente y se procede a la cimentación para fijarlas definitivamente y comprobar que a nivel estético se consigue un aspecto perfecto entre la pieza o piezas con incrustación y el resto de los dientes.

Principales ventajas de las incrustaciones

Estas son los principales beneficios que obtiene el paciente con el tratamiento de incrustaciones dentales: 

  • Reconstruyen a la perfección el tamaño, color y brillo del diente original
  • Proporcionan una gran estética dental y resultan casi invisibles
  • Se reducen las filtraciones de caries
  • Se controla mejor el contorno y el contacto entre los dientes
  • Apenas hay sensibilidad dental después de instalar la incrustación
  • La estructura remanente del diente queda protegida
  • Refuerzan el diente hasta un 75%, incluidos los endodonciados
  • Requieren menos desgaste dental que una restauración directa con composite

Diferencias entre las incrustaciones y coronas dentales

Las coronas dentales son unas fundas que tienen forma de diente y que se colocan sobre la pieza natural cubriéndola totalmente. Se utiliza un cemento especial para fijar la corona al diente natural y, de esta forma, se recupera el tamaño, la forma y la funcionalidad del diente.

Las incrustaciones dentales se suelen utilizar más que las coronas dentales en zonas de la boca donde la estética dental resulta necesaria. También en los márgenes supragingivales, en piezas con endodoncia, en restauraciones con prótesis dentales y en pacientes con pocas caries dentales.

Por el contrario, las coronas dentales se recomiendan en caries avanzadas, dientes desgastados, fracturas o implantes dentales. La principal diferencia entre una incrustación y una corona dental es que la primera proporciona mayor estética cuando se necesita y se restablece con más garantías la función de masticación. Además, a diferencia de las coronas dentales, no se necesita llevar a cabo el tallado de toda la superficie del diente y se puede preservar la estructura sana del diente.

Las incrustaciones disminuyen el riesgo de desgaste y fractura dental que sí existe en los dientes reconstruidos. El material de fabricación es otra diferencia importante. La incrustación suele ser de resina o cerámica, sin embargo las coronas tienen una amplia variedad de materiales como la porcelana, el zirconio, metal, composite o aleaciones de oro.

Tipos de incrustaciones

Hay tres tipos de incrustaciones (inlay, onlay y overlay) que se utilizan para la reparación de dientes posteriores con endodoncia o que han sufrido una importante destrucción por la caries. También sirven para la restauración de dientes fracturados o agrietados y siempre que no sea necesaria la utilización de una corona dental.

La incrustación inlay no alcanza ninguna cúspide dental. La incrustación onlay alcanza al menos una cúspide dental y la incrustación overlay cubre todas las cúspides. Cada una de ellas se instalan utilizando técnicas diferentes.

Para la instalación de una incrustación inlay se utiliza la técnica directa, indicada en restauraciones preventivas y con tamaños dentales pequeños y medios. Con una cita es suficiente para llevarla a cabo.

En la incrustación onlay se utiliza la técnica semidirecta, un procedimiento que se puede hacer de manera intraoral como extraoral y está indicada para restauraciones cementadas con tamaños medios o grandes. Se requieren dos citas en la clínica para llevarla a cabo.

En la técnica indirecta, utilizada en la incrustación overlay, se requieren varias citas en la clínica y debe intervenir el laboratorio en su elaboración. Se aplica en restauraciones de un tamaño muy grande.

Incrustaciones de composite

Este tipo de incrustación se realiza cuando la contracción de polimerización ya está controlada y se utiliza en restauraciones donde se pueden mejorar ampliamente las propiedades físico-mecánicas de las piezas dentales. Es una técnica con mejores resultados respecto a las técnicas de polimerización convencionales. El composite dispone de una resistencia muy alta a las fracturas, la torsión, tracción y compresión y además se desgasta menos que otros materiales.

Incrustaciones de oro

Este procedimiento restaurador consiste en la colocación y cementación de oro en la pieza dental. Están indicadas para las grandes cavidades, la protección de molares y premolares con endodoncia o aumentar el diámetro y la altura de molares que no llegan al plano oclusal.

Este tipo de incrustación es muy sólida y puede llegar a durar en un mínimo de 20 años, aunque también es más costosa. Se requieren varias visitas a la clínica porque es necesario conseguir impresiones muy detalladas para enviar al laboratorio.

Incrustaciones de zirconio

Se trata de un tipo de incrustación que ofrece una gran naturalidad porque no se utiliza ningún tipo de metal para su fabricación. De esta forma, proporciona una estética perfecta gracias a su integración con el color del diente original. El paciente puede seleccionar el tono que desea para que sea lo más parecido posible a las piezas contiguas y así se consigue la armonía en toda la dentadura.  Como no tienen metal, en caso de desgaste excesivo o fractura dental, es muy difícil que tengan que ser sustituidas por coronas dentales.

Si tiene cualquier duda sobre las incrustaciones dentales, pida cita con nosotros, estaremos encantados de atenderle.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Qué es la parestesia facial y cómo tratarla

La tecnología ha avanzado de manera exponencial en los últimos años y la odontología no ha sido una excepción. En la mayoría de sus disciplinas, la tecnología juega un papel muy importante y en la actualidad se utilizan técnicas poco invasivas para el paciente y materiales de última generación que mejoran los resultados y proporcionan al paciente el confort y bienestar que necesita en sus visitas a la clínica dental.

Pero, como siempre decimos, no basta con utilizar los mejores materiales, también es necesario disponer de profesionales con la cualificación y experiencia necesaria que garanticen al paciente una solución a sus problemas y unos resultados acordes a sus expectativas. Hay clínicas que ofrecen tratamientos muy baratos para conseguir más pacientes, pero por nuestra experiencia, sabemos que no disponen de profesionales lo suficientemente formados para llevar a cabo técnicas complicadas. 

En la actualidad, hay un fenómeno que se da de manera habitual en las clínicas y que tiene que ver con la falta de buenos profesionales en las distintas disciplinas odontológicas. Nos estamos refiriendo a la parestesia. En nuestra clínica recibimos numerosas visitas de pacientes que han recibido un tratamiento deficiente en otras clínicas y necesitan la intervención de verdaderos profesionales en odontología para reparar el daño.

¿Qué es la parestesia?

En odontología, la parestesia son los efectos secundarios que sufre un paciente derivados de un tratamiento dental que se ha realizado de manera errónea o deficiente. Suele ser una sensación de hormigueo o picor en la cara después de haberse sometido a un tratamiento bucodental. También tiene que ver con el entumecimiento o falta de sensibilidad en las zonas de la cara donde se ha llevado a cabo el tratamiento. La parestesia se produce porque el nervio que controla los músculos faciales sufre algún trastorno debido al tratamiento dental que ha recibido el paciente.

Causas de la parestesia facial

No solo la parestesia se puede producir por la mala praxis en tratamientos dentales, también pueden influir otras causas ajenas a la salud bucodental, como por ejemplo:

  • Fracturas de huesos faciales como los nasales
  • Enfermedades como la esclerosis múltiple o las migrañas
  • Cambios hormonales como la menopausia en las mujeres

En el caso de tratamientos dentales normalmente se producen, como hemos dicho antes por la presión del nervio, por operaciones de cirugía dental cerca del nervio y, en algunas ocasiones, porque el paciente sufre algún tipo de intolerancia relacionado con la anestesia recibida o los medicamentos recetados.

Los profesionales deben ejercer muy bien las siguientes tareas para evitar la parestesia facial:

  • Examinar cuidadosamente la zona que se va a tratar
  • Ser preciso durante la extracción de piezas dentales para evitar daños en el nervio
  • En caso de existir intervención quirúrgica, planificarla bien
  • Disponer de la experiencia y formación profesional adecuada 

¿Qué tratamientos dentales provocan la parestesia facial?

La extracción de una pieza dental, como pueden ser las muelas del juicio, puede dar lugar al hormigueo en la zona típico de la parestesia. Las raíces de la muela, al ser extraída, pueden incidir en el conducto que protege el nervio y verse afectado.

Sin embargo, si el profesional que va a realizar la extracción de la muela es avezado y tiene la experiencia necesaria puede evitar que el nervio termine dañado procediendo con pericia y cuidado.

La aplicación de anestesia local también puede ser un detonante para la aparición de parestesia. Sin embargo, esto puede evitarse si el profesional lleva a cabo un diagnóstico previo eficaz. Los índices de intolerancia de la anestesia en pacientes son muy bajos, por tanto, con un mínimo control por parte del odontólogo antes de aplicarla es suficiente para prevenir posibles complicaciones.

El tratamiento de implantes dentales es otro de los procedimientos que puede provocar parestesia facial, ya que durante la instalación de las prótesis se puede producir una lesión del nervio dentario inferior. Esto puede suceder si el implante presiona demasiado el hueso y esta presión termina comprimiendo el nervio, apareciendo así la parestesia facial en el paciente.

Esta circunstancia se puede dar en el caso de que el implantólogo no ha planeado de manera adecuada el tratamiento de implantología o no ha utilizado las técnicas a su alcance de manera correcta. Si el nervio solo ha sido afectado de manera parcial, los efectos de la parestesia serán temporales, pero si el nervio se ha visto afectado por una lesión más grave, los efectos pueden prolongarse en el tiempo o incluso ser permanentes.

Tratamientos contra la parestesia facial

La prevención sin duda es el mejor tratamiento para la parestesia facial y para ponerla en práctica, lo más importante es contar con profesionales con la cualificación y experiencia necesaria. Es imprescindible disponer de una buena preparación y los conocimientos adecuados para minimizar o eliminar completamente los efectos secundarios que se pueden producir después de un implante o una extracción.

En el caso de los implantes, por ejemplo, si el especialista comprueba que las prótesis están presionando el nervio, deberá actuar cuanto antes y reemplazar los tornillos por unos más cortos. De esta forma, el paciente dejará de notar el hormigueo o la falta de sensibilidad en la zona de los implantes.

En la actualidad hay numerosos avances tecnológicos que permiten descubrir con fiabilidad si se está dañando el nervio con alguno de los tratamientos dentales aplicados. Uno de ellos es el escáner intraoral que permite al odontólogo acceder a la dentadura del paciente y obtener radiografías panorámicas en 3D al instante para comprobar si efectivamente el nervio se está viendo afectado.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperar la sensibilidad facial?

Cuando ha ocurrido un cuadro de parestesia, la media de tiempo de recuperación de la zona oscila entre los 2 y los 6 meses. Estamos hablando de una parestesia normal. Si se trata de una dolencia más permanente, el tiempo de recuperación se puede prolongar. Sin embargo, lo normal es que las molestias desaparezcan por completo con el tiempo, incluso las que se han producido por tratamientos dentales muy complejos.

En nuestra clínica dental de Madrid, nuestros profesionales disponen de la formación y la experiencia necesaria para garantizar cualquier tratamiento dental. No olvide que nuestra clínica lleva más de cuatro décadas ofreciendo el mejor servicio a los pacientes y que sus resultados son nuestro mejor aval. Pida cita con nosotros si quiere disfrutar de la mejor salud bucodental.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

¿Cómo elegir tus brackets?

Los tratamientos de ortodoncia son de los más demandados en las clínicas dentales y la elección de brackets resulta muy importante para que el paciente se sienta cómodo durante todo el proceso que puede durar más de un año según cada caso. En la actualidad, la tecnología permite elegir brackets transparentes que aumentan la estética del paciente, aunque, por supuesto, también puede elegir los brackets de siempre o los nuevos procedimientos como la ortodoncia invisible o la ortodoncia lingual.

Después del examen previo que el profesional practica al paciente y una vez determinado cómo debe ser la alineación de sus dientes, le mostrará al paciente las alternativas que tiene en la elección de brackets. Como ya hemos dicho, hay un amplio abanico de posibilidades y todo dependerá de la compatibilidad de cada sistema con el tratamiento que debe seguir el paciente para resolver su problema de alineación. El profesional, a buen seguro de que explicará al paciente todos los tipos de ortodoncia existentes y los distintos brackets que se pueden utilizar.

¿Qué tipos de brackets se pueden elegir en la actualidad?

Si atendemos al material con el que están fabricados, estos son los principales brackets que puedes encontrar en las clínicas dentales y que tu odontólogo te recomendará para corregir la alineación de tus dientes:

Brackets metálicos

Son los brackets tradicionales y que siguen siendo los más utilizados por su eficacia y su bajo precio. Han evolucionado a nivel tecnológico y ya tienen ese aspecto frío y poco estético. Han mejorado mucho en este sentido y se pueden añadir colores según el gusto del paciente. Quizá el aspecto estético es su mayor desventaja frente a otros tipos de brackets y también las posibles molestias hasta que se ajustan perfectamente a la boca de la persona.

Brackets de cristal de zafiro

Son brackets transparentes y pasan desapercibidos a media y larga distancia. Además son muy efectivos, tienen una gran durabilidad y el paciente no debe tener ningún temor a que se manchen con los alimentos que ingiere. Estos brackets proporcionan mayor confort al paciente y podrá lucir su sonrisa sin complejo y con todas las comodidades.

Brackets de porcelana o de plástico

Estos brackets también son muy discretos a nivel estético y mejoran la imagen del paciente durante el tratamiento. La única desventaja de este tipo de bracket es que, dependiendo del tipo de alimento o líquido que se ingiera, podrían mancharse. Por tanto hay que extremar los cuidados y la limpieza para que siempre estén en perfecto estado. Tampoco está recomendado para fumadores.

Brackets de oro

Los brackets de este material ofrecen una excelente durabilidad y una resistencia magnífica a todo tipo de usos. Su funcionamiento es como los brackets metálicos y los resultados después del tratamiento siempre son muy buenos.

Según la manera de instalarse en la boca del paciente podemos encontrar estos brackets:

 

Brackets autoligables

Estos brackets disponen de un alambre movible que sujeta el arco. Mediante unos clips el arco dental queda fijado a los brackets y no se necesitan ligaduras ni gomas elásticas que, con el paso de las semanas, van perdiendo fuerza y dejan de ser eficaces para la alineación dental.

Brackets de adhesión

Estos brackets se adhieren a la superficie de los dientes con una resina especial que hace que su fijación sea perfecta. El proceso de colocación en el esmalte tiene muchas variantes, empezando por los materiales de adhesión utilizados y también si es una adhesión directa o indirecta. En cualquier caso, los resultados de esta técnica son también muy buenos.

Brackets linguales

Son quizá los brackets más revolucionarios del mercado ya que se colocan en la parte interna de los dientes y pasan totalmente desapercibidos, incluso en las distancias más cortas. También son los más caros por los materiales que se utilizan en su fabricación y están recomendados a personas que necesitan una estética dental impecable.

Ortodoncia invisible

La marca invisalign fabrica férulas transparentes que mejoran la estética de los pacientes, de ahí que lo llamen ortodoncia invisible. Además, sus férulas son removibles y el paciente se las puede quitar para comer o cepillarse los dientes. Proporcionan un gran confort al paciente.

¿Cómo elegir los mejores brackets?

El ortodoncista será el encargado de, una vez examinado el paciente, ofrecer una serie de alternativas para elegir los brackets más adecuados atendiendo al problema a resolver y al presupuesto de que dispone la persona. Otros aspectos como el estético también pueden ser importantes para el paciente, ya sea por su profesión o porque quiere preservar su imagen durante el tratamiento. En ese caso, el profesional le recomendará los brackets que mejores resultados pueden dar al paciente. 

Dependiendo de todos estos factores y según la edad del paciente, podemos hacer una aproximación a los brackets que podrían recomendar los ortodoncistas, aunque, evidentemente, esta clasificación puede variar según cada caso:

Para niños hasta doce años: los brackets metálicos y los brackets removibles

A partir de los 12 años: brackets convencionales o de colores

Adultos: para adultos cualquier tipo de bracket puede ser una buena opción si el ortodoncista le da luz verde. Todo dependerá de sus necesidades estéticas y el presupuesto disponible.

 

Como siempre, nuestro consejo es que acuda a su clínica de confianza como nuestra clínica dental de Madrid, donde disponemos de los profesionales más experimentados y cualificados y la última tecnología para aplicar cualquier tipo de tratamiento de ortodoncia. Nuestros ortodoncistas le aconsejarán los brackets que mejor encajan con sus necesidades para conseguir una sonrisa perfecta. Pida cita con nosotros. Estamos a su disposición para lo que desee.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…