alveolitis

La alveolitis, dolencia dental

La alveolitis es una complicación que puede suceder en las extracciones dentales. Una vez extraída la pieza, se forma un coágulo de sangre en el hueco del diente para sellar y proteger esa área durante la cicatrización. El problema viene cuando ese coágulo se desprende exponiendo el hueso y los nervios a una posible infección.  

Los cinco primeros días después de la extracción son críticos elevándose exponencialmente el riesgo de contraer alveolitis. Si se desprende el coágulo se produce un dolor intenso a partir del segundo día de la extracción que deberá tratarse inmediatamente por parte del odontólogo limpiando bien la herida y utilizando antibióticos para que el dolor remita.

La pérdida del coágulo es la consecuencia de la fibrinólisis producida por elementos bacterianos, salivares o tisulares locales. El perfil de pacientes con mayor propensión a sufrir alveolitis seca van desde los enfermos crónicos, pasando por pacientes con enfermedades periodontales, fumadores, o pacientes con extracción por trauma de piezas inferiores, sobre todo el tercer molar, o muela del juicio.

El alveolo debe tratarse de manera local desde el principio, irrigándolo cuidadosamente con suero salino o clorhexidina al 012% para eliminar cualquier residuo o resto de comida que pueda haber quedado en el interior del alveolo después de la extracción dental. Llevar a cabo una limpieza exhaustiva es mucho más importante que elegir el tipo de apósito.

Al principio, el paciente debe volver cada dos días para repetir el procedimiento de limpieza si el dentista lo considera oportuno. En los casos más extremos, incluso podría cambiarse el apósito a diario. Una vez que va cicatrizando el alveolo disminuye el dolor y la frecuencia de limpieza va disminuyendo. Si no se aplican estas medidas locales, los analgésicos pueden resultar ineficaces.

En la mayoría de los casos es necesario utilizar antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos para prevenir la infección y calmantes para el malestar. El odontólogo también aconsejará qué comer o beber y cómo lavar y cuidar el área afectada.

Cuando el paciente afectado por alveolitis se pone en manos de un profesional experimentado, los síntomas suelen mejorar en menos de una hora, o antes si el apósito contiene un anestésico local. Después del tratamiento proporcionado por el odontólogo en unos 10 días, el alveolo estará cicatrizado y todo volverá a la normalidad.

Muelas del juicio

Las muelas del juicio, o terceros molares, son las piezas dentales que más se extraen, ya que muchas personas no tienen suficiente espacio para su erupción y pueden permanecer sepultadas bajo las encías o erupcionando sin la alineación correcta con los demás dientes. Esto puede causar dolor o inflamación y es preciso la extracción para evitar futuros problemas.

Cuando es necesaria la extracción de una muela del juicio, o cualquier otra pieza dental, puede haber distintas complicaciones después de la cirugía. Estas son algunas de ellas:

  • Infección
  • Alveolitis
  • Rigidez de la mandíbula
  • Daño del nervio dejando insensibles el labio inferior y la lengua

En la clínica dental González Baquero disponemos de los mejores profesionales que le aconsejarán y le recomendarán la mejor forma de tratar la alveolitis en caso de sufrirla. Siguiendo nuestras recomendaciones la afección remitirá en un corto espacio de tiempo. No dude en contactarnos para cualquier duda o consulta.

 

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Extracciones dentales: la alveolitis

  • odontofobia que es y como superarla

La alveolitis dental es una afección que se da cuando se extrae una muela. El espacio que hay en el hueso de la mandíbula se inflama y puede dar lugar a infecciones importantes si no se trata correctamente. Suele producirse con la extracción de los molares y los síntomas aparecen al segundo o tercer día después de la intervención. Se produce un dolor muy agudo en la zona afectada y un aliento muy desagradable en la boca propiciado por las bacterias.

El hueco dejado por la pieza extraída se llena de sangre formando un coágulo para proteger la zona, pero a veces ese coágulo se forma mal o puede desprenderse. De esta forma el alveolo queda expuesto a los gérmenes por lo que se produce una inflamación y posterior infección.  Para evitar que el coágulo se desprenda se pueden seguir algunas sencillas recomendaciones. En la clínica odontológica después de una extracción colocan una gasa en el alveolo. Si el paciente se desprende de la gasa demasiado pronto puede arrastrar el coágulo y dar a pie a la infección. Otro aspecto importante es respetar la dieta blanda que el odontólogo pide a los pacientes con piezas extraídas. El hecho de comer alimentos duros los primeros días puede suponer un problema en el alveolo, así como el hábito de fumar y beber a través de una pajita. El poder de succión puede arrancar el coágulo fácilmente y dejar expuesta la zona para las bacterias.

Sobre los tratamientos dentales de la alveolitis dental cada odontólogo debe valorar al paciente y evaluar el mejor tratamiento posible. Normalmente el profesional lava la cavidad afectada y busca el efecto natural de nuevo de la intervención. Es decir, un sangrado para que se forme el coágulo de nuevo y esta vez no haya complicaciones. El uso de antibióticos puede estar indicado para evitar una posible infección, pero es improbable que vuelva a suceder. En nuestra clínica dental de Alberto Aguilera tratamos las extracciones con especial cuidado y hacemos un seguimiento de los pacientes para evitar posibles complicaciones.

¿Te ha sido util este post?

Muy pocoPocoUtilMuy utilMagnífico (Ninguna valoración todavía)
Cargando…