Gingivitis

Esta afección consiste en una inflamación de las encías debido a la acumulación de placa bacteriana.

Si no se actúa la placa puede llegar a la raíz del diente y causar pérdida de hueso y encía. Es una enfermedad que afecta a una gran parte de la población adulta. La gingivitis es el primer estadio de la enfermedad y la periodontitis supone un avance de la infección desde el diente hasta el hueso por lo que aumenta el riesgo de pérdida dental.

La buena noticia es que existe tratamiento para la gingivitis. Es preciso eliminar el sarro antes de que penetre por debajo de la encía y pueda llegar hasta el hueso. De ahí la importancia de acudir periódicamente al especialista para que valore el avance de la placa bacteriana en los dientes.

El sangrado de las encías es uno de los síntomas más comunes de la gingivitis, sobre todo en el cepillado de dientes o a la hora de comer. En el caso de los fumadores es menos probable que las encías sangren por el efecto de la nicotina, pero la afección está ahí.

Estos son los pasos para un tratamiento de gingivitis leve y moredada:

  • Examen bucodental y diagnóstico por parte del especialista.
  • Instrucciones para una correcta higiene dental
  • Limpieza profesional con uso de ultrasonidos para combatir el sarro, pasta de profilaxis y tiras interproximales para eliminar manchas y limpiar los espacios interdentales.

En el caso de gingivitis severa, aparte de los aspectos ya remarcados anteriormente, es necesario reforzar el tratamiento con antibióticos y colutorios con clorhexidina durante varios días. Es muy importante acudir al odontólogo para que examine la dentadura del paciente y pueda decidir el tratamiento más adecuado.